ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ARCOS

Cuánto se le ha faltado el respeto a Pellegrini

"En la alta competencia, todos quieren ganar, pero no todos dejan una herencia. Pellegrini lo hace. Les guste o no como juegan sus equipos".

Actualizado a
"En la alta competencia, todos quieren ganar, pero no todos dejan una herencia. Pellegrini lo hace. Les guste o no como juegan sus equipos".
Fran SantiagoGetty Images

La frase fue publicada por la prensa española tras el triunfo del Betis al Rayo Vallecano en el primer partido de la semifinal de la Copa del Rey, que fue victoria para los andaluces 2-1 en calidad de forastero.

Cuánto se le ha faltado el respeto a Pellegrini.

La respuesta es bastante, pero no es exclusividad del medio español. Otro entrenador, con los números de Pellegrini, sería reconocido de otro modo.

Todos los entrenadores son proclives al análisis y a la crítica, justificada en varios factores: resultados, capacidad de trabajo, legado, identidad. En casi todos los equipos que ha dirigido, Manuel Pellegrini ha logrado plasmar todos esos elementos, en mayor o menor medida. Tiene malos registros, como todos los técnicos, incluido un traumático descenso con la Universidad de Chile. ¿Hay algún DT que sólo tenga buenos resultados? Pocos, por no decir ninguno. ¿Guardiola? Puede ser, cuando no es campeón pega en el palo. Así y todo el gran mérito del catalán es algo que comparten los buenos técnicos, independiente del estilo que prediquen: convertir a sus escuadras en equipos de autor. Lo hace Guardiola, lo hace Ancelotti, lo hace Bielsa, lo hace Klopp, lo hace Simeone. Y también lo hace Pellegrini. Cuerdas diferentes, maneras de atacar y defender distintas, pero rápidamente los equipos que dirigen demuestran en cancha la idea del técnico.

Pellegrini fue campeón en Argentina con San Lorenzo y River Plate. En España llegó a semifinales de Champions con el Villarreal y a cuartos de final con el Málaga. Con el Real Madrid tuvo una campaña que habría terminado con la vuelta olímpica en casi todos los campeonatos, pero ese año compitió contra el Barcelona de Guardiola en el mejor registro histórico de toda la liga española. En el Manchester City fue campeón y ahora, en el Betis, marcha tercero, detrás del Real Madrid y el Sevilla, por sobre el Barcelona y el Atlético de Madrid.

Muchos, de manera antojadiza, se fijan solamente en las que Pellegrini no ganó y las recitan de memoria. Descendió con la U, no fue campeón con la UC, no fue campeón de la Libertadores con River, no ganó Champions ni con el Madrid ni el Manchester City (nadie lo ha sido aún), perdió por goleada con el Alcorcón, no le fue bien en el West Ham United. Contar sólo las malas es un error, así como contar sólo las buenas. Eso nos lleva a mirar el panorama completo y si lo vemos, nadie objetaría el respeto hacia el técnico chileno.

El lugar común dicen que sobre gustos no hay nada escrito. Al contrario. Sobre lo que más se ha escrito es sobre los gustos, los paladares, en todo tipo de disciplinas. El tema es cuando el gusto choca con la realidad y la posición a ultranza parece antojadiza. Dicen que Pellegrini es defensivo, por ejemplo, pese a que las cifras demuestran que sus equipos habitualmente están entre los que más convierten. En la actual liga española, por ejemplo, es el segundo equipo con más goles convertidos, sólo superado por el Real Madrid, que tiene muchos más puntos en la canasta.

Otro debate, agotador a ratos, es tratar de analizar el fútbol desde un punto de vista binario. Si te gusta Pellegrini, no te puede gustar Bielsa. Si te gusta Bielsa, no puedes respetar a Simeone. Si valoras a Simeone, debes despreciar a Guardiola, si desprecias a Guardiola, no podrías aplaudir a Marcelo Gallardo. Agotador. Mezquino. Y falso debate.

Habitualmente las estaciones por las que pasa Manuel Pellegrini son mejores tras su desempeño. Es la diferencia de los entrenadores que entienden que la profundidad del trabajo está en la nobleza de los recursos utilizados. Porque no se equivoquen, en la alta competencia, todos quieren ganar, pero no todos dejan una herencia. Pellegrini lo hace. Les guste o no como juegan sus equipos.