La U gana con lo justo y se aferra al liderato del Apertura

UNIVERSIDAD DE CHILE 2 - PALESTINO 1

La U gana con lo justo y se aferra al liderato del Apertura

La U gana con lo justo y se aferra al liderato del Apertura

Photosport

Photosport

Sin brillar, los azules vencieron en un ajustado duelo a Palestino, respondieron a la presión de Colo Colo y Wanderers y por una fecha más mirarán a todos desde lo más alto.

Sufriendo también cuenta. Incluso se disfruta más a veces. Este domingo Universidad de Chile sacó adelante una tarea difícil ante Palestino en el Estadio Nacional y con un triunfo por 2-1 respondió a la presión que antes le habían legado Wanderers y Colo Colo. Los azules recuperaron la cima exclusiva del Torneo de Apertura y aseguraron por una semana más mirar a todos desde arriba.

La U salió a arrasar con el rival. A pasarle por arriba y las diferencias llegarían rápido en Ñuñoa. Enzo Gutiérrez, reemplazante del lesionado Gustavo Canales, le respondía a Martín Lasarte y abría la cuenta cuando el duelo recién iniciaba. 

Era el desahogo. La U comenzaba a desmarcarse de las dudas que había dejado el Superclásico y volvía a ser el equipo imbatible de las fechas anteriores. Lorenzetti y Fernández manejaban el mediocampo y obligaban a la visita a replegarse, apostando sólo a algún contragolpe para hacer daño.

Sin embargo, con el correr de los minutos la U perdió intensidad. Se fue diluyendo. Los azules mantenían la pelota, pero no lograba marcar diferencias. Hasta que a los 43 minutos, Lorenzetti recuperó una pelota en la salida, Corujo sacó un centro preciso y Rubio definió de forma magistral para extender las cifras.

En la segunda etapa el panorama cambiaría radicalmente. Pablo Guede apostó por hacer cambios y con poco los árabes desnudaron las falencias de un equipo que presentaba una defensa inédita en el torneo. Bastó una patriada de Cesar Valenzuela recién comenzando el complemento, para llenar de dudas a un equipo que se quedó sin respuestas.

Después del gol Palestino creció. La U sintió el cansancio, bajó su nivel, perdió la pelota y dejó acercarse peligrosamente a un rival que estuvo cerca de cambiar la historia y llevarse el empate, que por momentos parecía merecido.

El reloj avanzaría lentamente pero al final el marcador no se movería más. La U sacó adelante la tarea y se puso a prueba ante la presión. Sin brillar, ni jugar bien, también vale y los azules mantuvieron su campaña perfecta como local. La próxima aparece un nuevo clásico y el cuadro de Martín Lasarte llegará con la confianza renovada.

Comentarios

Comentarios no disponibles