Materia prima

Materia prima

Pena me dio ver una selección chilena con una imagen tan deslavada como la que se presentó en este último campeonato Sub 20 que todavía se está jugando en Uruguay. Vi los partidos y se veía un equipo con pocos argumentos, con poca cancha. Más allá de jugar bien o mal, más allá de un esquema táctico, extrañé madurez y mañas para sacar adelante la tarea.

No estoy de acuerdo cuando muchos hinchas y periodistas hablan de los niños de la Sub 20. Les recuerdo que la vida profesional de un futbolista es corta, a los 35 años ya nos llaman de abuelos, por lo que a los 18, 19 ó 20 años, ya debe haber una maduración especial, ser más que una alternativa para el técnico de turno en su equipo.

La gran cantidad de extranjeros por plantel nos juega un poco en contra a la hora de darles oportunidades a los más jóvenes en el equipo estelar. Ojo, no tengo nada contra los extranjeros, al contrario me parece que, en general, se aprende de ellos. Fui extranjero gran parte de mi carrera, pero la exigencia era mayor conmigo. Si no era el mejor, simplemente me echaban.

Hay materia prima. En general, los futbolistas chilenos son talentosos. Hace tiempo se decía que éramos pecho frío, que no teníamos pasión ni garra. Cuando llegué al Peñarol campeón del mundo, mucha gente decía que cómo era posible que llevaran a un chileno, independiente de mis condiciones. Hoy eso ha cambiado, al talento y técnica se ha sumado la garra, las ganas de estar arriba, de pelear cosas importantes. Sólo falta que, de una vez por todas, demos ese salto de calidad que tanto nos falta.

Esta selección Sub 20 ya alterna algunos entrenamientos con la Roja adulta que se prepara para Copa América y de ahí tiene que sacar muy buenas experiencias. Creo que hay recambio, hay valores a destacar, pero que lamentablemente no pudieron mostrar todas sus credenciales en Uruguay.

A seguir trabajando no más para que estos muchachos sean el recambio que se requiere mirando a Qatar 2022. Ese es el objetivo.

0 Comentarios

Normas Mostrar