Hora de definiciones

Hora de definiciones

Si dijimos que el concepto clave del partido anterior contra Irán eran las conclusiones que debía sacar Jorge Sampaoli para definir al plantel que estará en la Copa América Chile 2015, este duelo con Brasil viene a reafirmar eso.

Hubo diferentes titulares en ambos partidos. Repitieron en estos dos amistosos el capitán Claudio Bravo, Gonzalo Jara y Rodrigo Millar. Aparte de ellos, estos dos amistosos le permitieron al técnico ver prácticamente todo el abanico de jugadores con los que podrá contar para el certamen continental.

Jugar contra Brasil siempre va a ser complicado, más que por el desarrollo del partido en si, los verdeamarelhos saben desde la cuna cómo amarrar un resultado. Especialmente cuando la estadística histórica les es favorable. De 70 partidos les hemos ganado sólo siete. Eso sí, cuando la Roja se impone, el marcador suele ser expresivo.

En este partido jugado en Londres, me parece que Chile careció de profundidad. Manejó el balón, tuvo el control del juego, pero no supo llegar claramente al arco rival. En esto influyó mucho que Alexis Sánchez no hiciera su habitual juego de desbordes. Al centralizarse mucho no permitió las llegadas limpias, con espacio y sorpresa de Charles Aránguiz y Arturo Vidal.

Como dije un par de párrafos más arriba, esta fecha FIFA debe ser clave para que Sampaoli tenga claro en su cabeza el 85 por ciento del equipo. Ya no queda tiempo. La Copa América está a la vuelta de la esquina y los elegidos ya deberían estar en la cabeza del DT. Estamos frente a una generación dorada de futbolistas chilenos, que compiten en las grades ligas y frente a los mejores del mundo todos los fines de semana. Por eso es que creo que esta es la gran oportunidad de ganar nuestro primer torneo grande.

La Copa América es el campeonato de selecciones más antiguo del mundo, tiene un prestigio increíble. Desde este lado del mundo siempre han salido los mejores futbolistas de la historia. Creo que ya es hora de ganarla. Tuve la oportunidad de jugarla sólo dos veces y en ambas quedé con la sensación de que pudimos hacer más. En Uruguay 1967 salimos terceros y en 1979, perdimos una final infartante contra Paraguay en Buenos Aires. Espero que 2015, y en casa, sea el año de celebrar nuestro primer título. Confío en que este grupo de jugadores nos darán esa alegría.

0 Comentarios

Normas Mostrar