Elecciones en la ANFP

La dura carta del club social Colo Colo en contra de Arturo Salah

"Es difícil discutir en torno a las propuestas concretas del directorio electo de la ANFP, porque no las hay. No ha presentado ningún programa de lo que quieren hacer", acusan.

La dura carta del club social Colo Colo en contra de Arturo Salah

Un extenso comunicado entregó el club social y deportivo Colo Colo, referido a la elección de Arturo Salah como presidente de la ANFP. En el escrito, las dudas sobre el accionar del ex presidente de Blanco y Negro son explícitas, las que acá replicamos de manera íntegra.

"El pasado 19 de diciembre la Asamblea de Socios del Club Social y Deportivo Colo-Colo acordó no entregar su apoyo a ninguna de las dos listas en competencia de cara a las elecciones de la ANFP. Ambas candidaturas profundizan el actual modelo de las sociedades anónimas deportivas (Recordemos que incluso una de las candidaturas proponen que la misma ANFP pase a conformarse como S.A.). Ninguna de las candidaturas garantiza un cambio de gestión al interior de la ANFP, que promueva la participación y transparencia de todos los actores involucrados en el fútbol nacional”.

Conocidos los resultados este lunes, el Club social y deportivo Colo Colo abordó el escenario, a través de los juicios de su presidente, Fernando Monsalve, su vicepresidente Edmundo Valladares y de los directores Pablo Acchiardi y Alejandro Zúñiga, representantes del club en el directorio de Blanco y Negro.

"Es difícil discutir en torno a las propuestas concretas del flamante directorio electo de la ANFP, porque no las hay. Y es que hasta la fecha esta lista, más allá de un par de cuñas en la prensa, no ha presentado ningún programa de lo que quiere hacer en la ANFP, con lo que obliga a especular, y para ello remitirse a su trayectoria”, dice Acchiardi. Afirmación respaldada por Monsalve, quien añadió que “es impresentable la desfachatez de presentarse a dirigir los destinos del fútbol chileno sin un mínimo proyecto escrito”.

Privatización del fútbol

En el escrito se hacer ver que Arturo Salah encabezó Chiledeportes (actual Instituto Nacional de Deportes, IND) entre los años 2001 y 2003 y que dicho periodo se caracterizó entre otros aspectos "por ser uno de los principales promotores de la actual Ley de Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales", como dice Edmundo Valladares. “Salah estuvo directamente involucrado en la génesis de este modelo, que impulsó una concepción puramente comercial del fútbol y dejó de lado por completo a los socios”, añade el personero.

Monsalve agrega que “Salah fue un colaborador incansable de los grandes empresarios y articuladores de las SADP, siendo el rostro utilizado por algunos empresarios que han llegado a los clubes por la única vía que podían llegar que es el dinero, porque nunca iban a ganar unas elecciones”.

Zúñiga, en tanto, repasó la trayectoria de Salah señalando que "resulta curioso que quien desde Chiledeportes encabezara la batalla por la privatización del fútbol luego cayera como Presidente de Blanco y Negro con carácter rentado, recibiendo un sueldo de $10 millones más una ‘asesoría’ por otros cuantos millones más. Una situación al menos poco ética, ocupar un cargo político para impulsar una ley y luego ser beneficiario directo de ella, algo no demasiado distinto a un Pablo Wagner (ex Subsecretario de Minería e involucrado en los Casos Penta y SQM)”.

En definitiva, aseguran en la carta que "la trayectoria de Salah ha estado marcada por buscar hacer del fútbol una instancia exclusivamente comercial, desplazando lo social”, como agrega Acchiardi. “Esa concepción es lo que ha llevado a cosas como lo que pasó con Jadue: cuando el único fin es ganar más dinero nos encontramos con tipos que se vuelven codiciosos y finalmente delincuentes”, cierra el mencionado directivo.

Exclusión de los socios

El rechazo a la dimensión social del deporte es algo que también se le achaca a Arturo Salah durante su gestión en la concesionaria Blanco y Negro. Edmundo Valladares asevera que “en su experiencia como Presidente Ejecutivo de Blanco y Negro S.A. en ningún momento propició ningún acercamiento ni tuvo la voluntad de escuchar la voz del Club Social, la voz de los socios. Peor aún, muchas veces mintió acerca de la real vinculación de la sociedad anónima para con el Club”.

Aseguran que existe "una vocación de exclusión a los socios que también se ha visto reflejada en las bases de apoyo de su lista, la cual representa aquellos intereses y valores lejanos a Colo Colo, a un sinnúmero de personajes que han acrecentado el declive del fútbol chileno y su falta total de democracia”, según Monsalve. Mientras, Valladares ejemplifica con el caso de “Azul Azul, uno de los principales apoyos de la candidatura de Salah, empresa que ocupa el nombre de la U. de Chile y de frentón disolvió por completo la Corporación deportiva. Esas visiones no pueden ser respaldadas por el Club Social y Deportivo Colo-Colo”

“Salah representa todo lo contrario a lo que queremos: la democracia, la participación, la voz de las mayorías. No que el dinero determine la dirección de clubes que interesan a miles de chilenos”, añade Monsalve. Acchiardi, en tanto, agrega que “la sustentabilidad del deporte solamente se alcanza entendiendo su carácter social. Y Salah no propone nada de eso, ni hay nada en su trayectoria que apunte hacia allá”.