Competición
  • Primera B de Chile
  • Final ATP World Tour
Primera B de Chile
Magallanes Magallanes MAG

-

Cobreloa Cobreloa COB

-

Final ATP World Tour
novak_djokovic Novak Djokovic Novak Djokovic
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
FINALIZADO
roger_federer Roger Federer Roger Federer
7 6
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
6 3

David Tonijuan, de las cometas de playa a 4° del mundo en kite

Kite

David Tonijuan, de las cometas de playa a 4° del mundo en kite

Adicto a los deportes, especialmente a los de riesgo, el kitesurfista de Barcelona aspira a alcanzar algún día el número uno del ranking mundial.

"Antes que a andar aprendió a navegar" dice Borja Infante, un amigo de la infancia de David Tonijuan Colomer. Realmente no fue así, pero seguro que a 'Handel' (así le conocen sus amigos) no le habría importada que así fuera.

La realidad es que el rider teal team internacional de F-One y Manera Waterman empezó cuando apenas tenía 10 años. Curiosamente, por la gran pasión de su padre por el kitesurf y a su vez frenado por la familia debido a su corta edad y poco peso, así como por las escasas medidas de seguridad de las cometas en esa época. Insistente como pocos -su madre confiesa que le llamaban Señor Puc ("puedo" en catalán) por sus peticiones insistentes- se pasaba horas y horas en la playa con cometas de juguete, preguntando e interesándose por el kitesurf, hasta conseguir que le dejaran entrar en el agua.

David Tonijuan de pequeño

 

De una miniramp a competir en kite

Poco después, con 13, en un campamento de kite junior organizado por Jaime Portas, conoció a José Chiado, que a la postre sería su entrenador y guía en su "viaje" por el mundo del kite.

Chiado recuerda dos momentos muy especiales en dichos inicios. El primero, que en aquella época tenía una mini ramp en el patio de casa y él siempre se colaba allí para patinar: "escuchaba a alguien patinando, me asomaba y siempre veía a David". El segundo, cuando un día paseando con su perra le llamó para decirle que quería tomarse el kite en serio, competir y ganar; y quería que le ayudara a conseguirlo. "No le pude decir que no", confiesa.

Preguntado por sus inicios en el kite, David Tonijuan también recuerda dos momentos clave. Uno de ellos era "estar en clase viendo a través del móvil como mis rivales y amigos estaban compitiendo y entrenando por el mundo cumpliendo mi sueño". Reconoce que se moría de envidia y que ignoraba las explicaciones de los profesores, pero tuvo que olvidarse "porque encasa no veían que pudiera tener una salida con este deporte".

El segundo momento tiene que ver con un grave problema de salud de su hermano pequeño. "Se me paró el mundo", dice, "y más adelante decidí cumplir mi sueño y no perder más el tiempo". Así pues, terminada la selectividad se puso las pilas y decidió recuperar el tiempo perdido viajando primero a Brasil, para volver con el nivel suficiente y entrar en el campeonato del mundo; y luego a Cape Town (Sudáfrica), donde perfeccionaría su inglés y se pondría a prueba en las condiciones más extremas, ganando en polivalencia.

David Tonijuan, puesta de sol

 

La difícil compaginación de estudios y deporte

Que David siga hoy en día estudiando (Marketing e investigación de mercados en la UOC), sin embargo, es en gran parte gracias a sus padres. Cuando con 15 o 16 años pedía competir, le dejaban hacerlo en alguna prueba nacional siempre y cuando tuvieras buenos resultados. Su madre, Mònica Colomer, recuerda incluso anular un billete de avión a última hora -se enteraron tarde pero a tiempo- "por culpa de unas malas notas".

Había que controlar de alguna manera la pasión desenfrenada e intensa que sentía Handel por el kitesurf. Cuenta su amigo Borja Infante que "era capaz de cancelar cualquier plan, por divertido que fuera, si veía que entraba algo de viento". Entonces se iba a por su cometa y su tabla y a la playa de Sant Pere Pescador, Tarifa o Cabrera a navegar hasta que se pusiese el sol. Incluso si eso suponía dejar de estudiar para un examen del día siguiente. "¡Volvía con las líneas del neopreno marcadas y el pelo de un color rubio que parecía artificial!", recuerda como anécdota su amigo.

Cuando quiso quiso compaginar los estudios con la competición a nivel mundial, sus padres se lo negaron, pero se comprometieron a permitírselo si aprobaba el bachillerato y la prueba de acceso a la universidad. "Creíamos que sin madurez suficiente era muy difícil que pudiera hacer las dos cosas. Ahora estamos convencidos de su buena elección", se justifican los padres de la criatura.

Los estudios no le van mal, pero la competición le va fenomenal. Con tan solo 21 años, David Tonijuan ha terminado el año como cuarto del mundo en kite freestyle en categoría masculina, pero llegar hasta aquí -como suele pasar- no ha sido fácil.

José Chiado conserva como el mejor recuerdo el Mondial du Vent del 2013 en Leucate (Francia), cuando consiguió pasar los primeros trials y colarse por fin en un main event del World Tour: "en aquel momento es cuando piensas que todo el esfuerzo y el trabajo realizado durante años han valido la pena y tienen su recompensa".

Gracias a esa clasificación, una marca quiso apostar por él, lo que era su mayor preocupación dada la dificultad de viajar a las pruebas del campeonato del mundo, repartidas por todo el globo. La frase que me había dicho José al exponerle mi preocupación, "entrena duro, adquiere el nivel y tranquilo que todo llegará", se cumplió. La motivación fue tan grande que terminó el primer año entre los 10 mejores del mundo.

Sus amigos, en cambio, no siguieron mucho su evolución hasta que se enteraron un día que iba a competir en una prueba del campeonato del mundo, en Trípoli (Libia). Ahí se dieron cuenta de que su pasión y dedicación "tenían sentido y realmente David tenía nivel", explican. Poco a poco, Handel se fue haciendo un nombre y los colegas quedaban para verlo en streaming, apoyándole en la medida de lo posible.

David Tonijuan 'Handel', shaka

 

La tozudez, clave

Entre todas las fuentes destacan su tozudez como uno de sus rasgos característicos, tanto para lo bueno como para lo malo. Precisamente, José Chiado cree que "aunque a veces te saque de quicio, es lo que le ha ayudado a estar donde está".

"Lo que más me divierte es tener una tabla en los pies y no puedo vivir sin música, una de las fuentes más inspiradoras de mi vida", relata sobre él mismo @handelkite.

Amigos y familiares hablan de él como un niño alegre, simpático, cariñoso y muy familiar, además de activo, aventurero y arriesgado. "Él siempre era el primero en probarlo todo, la chispa que prendía nuestra curiosidad, las ganas de saborear la vida y arriesgarnos a disfrutar", dice su amigo Borja Infante. "Sigue siendo el mismo de siempre y sigue acordándose de sus amigos y familiares, con muchísima honradez y felicidad", añade.

Sí ha cambiado una cosa. Su madre lo tiene claro: "es curioso porque ahora está casi siempre fuera de casa compitiendo o entrenando y en cambio, cuando era pequeño, no había forma de que saliera de campamentos con sus amigos, primos o hermanos".

David Tonijuan Colomer, perfil

 

¿Futuro campeón del mundo?

Tanto tiempo fuera de casa entrenando y compitiendo y su tozudez le podrían llevar un día a lo más alto. José Chiado confiesa que se le hace difícil hablar objetivamente de David, pero personalmente le ve como futuro campeón del mundo: "le va a costar, no será fácil y tendrá que entrenar mucho, pero estoy seguro de que lo conseguirá". Y le da un consejo: "no pares, no te relajes, sabemos que no todo es tan bonito como sale en los vídeos y que hay que sacrificar muchas cosas, pero nadie mejor que tú sabe que el trabajo duro y el esfuerzo tienen su recompensa".

A día de hoy ya ha sido campeón de España, tercero de Europa y cuarto en el ranking mundial. "No son malos resultados, pero mi objetivo es alcanzar la cima", explica convencido David Tonijuan.

Lo que ya nadie le quitará es "haber conocido lugares increíbles y gente fantástica de diferentes países gracias al kite". No obstante, sin lugar a duda, "los mejores viajes que he raelizado en mi vida han sido con los amigos y la familia. Nunca olvidaré la vida bajo el mar Rojo, las aguas cristalinas de Zanzibar, una sesión nocturna en Kenia o montarme sobre los icebergs de Islandia", concluye 'el futuro campeón del mundo de kitesurf'.

David Tonijuan, kite entre icebergs en Islandia

Más información sobre David en su página web.Sigue todos los vídeos y noticias de nuestra sección de Deportes de Acción en el Facebook y el Twitter de As Acción.

0 Comentarios

Normas Mostrar