COLO COLO

5 anécdotas desconocidas de Colo Colo en la gira a Brasil de 1976

5 anécdotas desconocidas de Colo Colo en la gira a Brasil de 1976

42 años antes del viaje que realiza el plantel de Héctor Tapia, otro equipo fue hasta el mismo país para disputar cinco partidos amistosos. Era una gira imposible que terminó con recuerdos inolvidables.

Aunque pasen 42 años, las anécdotas más especiales son difíciles de olvidar. Y eso lo reconocen en un Colo Colo que se trasladó hasta Brasil el 1976 para hacer una gira que no estaba en los planes. A diferencia de la intermporada que realizará el actual plantel en un resort desde este domingo, ese equipo vivió el lado opuesto. Así lo recuerda Raúl Ormeño, uno de los más jóvenes de ese año, que revive episodios inesperados.

Entre pensiones y techos rotos

Instalaciones para diversos deportes, un gimnasio con muchas funcionalidades y parque acuático son solo algunas de los espacios que tendrá el Colo Colo de Héctor Tapia. ¿Cómo fue en el 1976? "Entrenábamos, pero no en cancha. En lugares cercanos a la hostería. No era el mejor hotel, llegábamos a unas pensiones. Era todo pobre. Varias veces hicimos la práctica en un gimnasio que se llovía entero porque esa fecha llovió mucho y el techo estaba roto", dijo el histórico que marcó dos goles en la derrota con Chapecoense.

"Nos pudieron haber linchado"

Era el 15 de marzo de ese año y Colo Colo disputaría su tercer partido del viaje: ante Avaí en Santa Carina. Los albos derrotaban al local por 1-0 con gol de Juan Carlos Orellana, cuando el defensa Augusto Vergara golpeó con el codo a un rival y provocó la furia del rival. De los jugadores y de la hinchada. "Ellos se ponen a pelear después del codazo y nos metimos todos. Pero eso fue un error porque ellos tenían como 20 jugadores más en la banca y nos querían pegar todos. Nos llevaron al camarín y se empezó a meter la gente a la cancha. ¡Casi nos linchan! Pudimos haber quedado en la historia", recuerda Ormeño con cierto humor. Esa vez fue la última vez que enfrentaron al Avaí que ahora está en la Serie B de ese país.

El rival que no esperaban

Colo Colo se relajaba un día antes para disputar el cuarto amistoso del viaje, ante Marcilio Dias, cuando una situación los desconcentró. "Apareció un transformista con tacos altos y otras cosas. Casi todos empezaron a bromear y la persona se puso a conversar con varios 'cabros'. Él estaba trabajando", cuenta el ex volante. El hecho aparentemente pareció quedar ahí. Sin embargo, la sorpresa, para ellos, llegó al día siguiente: "Llegamos al estadio a jugar el encuentro y ¡el transformista era uno de los jugadores rivales! Lo más llamativo es que era buen futbolista. Nosotros no lo podíamos creer, imagínate en esa época", relata. La historia terminó con un final que ellos no esperaban: el protagonista fue la gran figura del partido: "¡Nos hizo tres goles!", señala. El duelo que se jugó un 17 de marzo terminó 4-0 en contra para los albos.

Las precariedades de una gira imposible

Colo Colo de Orlando Aravena vivía una de sus crisis económicas más complicadas. "No teníamos recursos para viajar. Solo fuimos gracias a un empresario que lo hizo con esfuerzo", cuenta Ormeño. El traslado fue de Santiago hasta Porto Alegre en avión. Luego, todos los traslados internos fueron en bus. "Eran por lo menos seis horas de lugar a lugar. No teníamos viatico, ni nada. No era habitual hacer giras, además que Colo Colo no era tan conocido. En ese entonces aún siendo vicecampeón de América fuimos a jugar con equipos de Segunda División. Eran equipos de barrio, de pueblo", relata. Esa vez tuvieron solo dos triunfos: ante Sadía por 3-2 y Avaí por la cuenta mínima.

La intervención de la Dictadura

Colo Colo perdió tres de los cincos partidos que disputó. Dos fueron por goleadas. Eso fue el comienzo de un oscuro momento de la historia de Colo Colo, pues a días del regreso se desencadenó un lío dirigencial por la intervención de la Dictadura Militar. El presidente Héctor Gálvez enfrentaba a Antonio Labán en la elección del club, pero la Dirección de Inteligencia del Ejército negó la realización de la votación porque en uno de los bandos participaba el dirigente Tucapel Jiménez que sería asesinado varios años después. La propia Dictadura entregó la administración de la Corporación al grupo económico BHC, y se profundizó un año que no tuvo títulos ni recuerdos positivos.

0 Comentarios

Normas Mostrar