UNIVERSIDAD DE CHILE

La confusión defensiva que enredó a la U ante El Campanil

La confusión defensiva que enredó a la U ante El Campanil

RAMON MONROY/PHOTOSPORT

En el papel, los azules emplearían una línea de tres, transformable a una estructura de cinco hombres, pero esto no ocurrió y el costo fue alto.

Un retroceso en su propósito de dar algunos signos de identidad de juego sufrió Universidad de Chile. En el balance global del partido, los azules fueron superados por Universidad de Concepción y cayeron con toda justicia por 3-1 en el Estadio Ester Roa.

Debido al castigo que pesa sobre Frank Kudelka, el cuadro capitalino fue dirigido por el ayudante del DT, Raúl Armando, quien fue muy enfático en su análisis del encuentro. "Fue un partido para el olvido", manifestó el también argentino, aunque no ahondó en la confusión defensiva que evidenciaron los azules en Collao.

¿Línea de 3, 4 ó 5?

El asunto estuvo poco claro desde un comienzo. Cuando fue divulgada la alineación no quedó claro cuál sería la posición final de Francisco Arancibia, cuyo puesto original es el de puntero derecho. El zurdo aparecía en el lugar de carrilero izquierdo en el posible sistema de juego 1-3-4-1-2 que emplearía la visita.

Sin embargo, la presencia de Sebastián Ubilla en el equipo hacía presagiar que todo fuera solo un 'volador de luces' y finalmente los azules ocuparan una línea ofensiva con Arancibia y Ubilla, junto al centrodelantero Ángelo Henríquez.

Pero desde el comienzo del partido todo pareció clarificarse. Arancibia se situó en la cancha como carrilero izquierdo y por la otra banda hizo lo propio Matías Rodríguez. Eso en el papel, o en la pizarra de Kudelka, porque el retroceso fue mínimo del zurdo, cuando atacaba El Campanil, y quien terminó jugando como lateral izquierdo tuvo que ser Rafael Vaz.

Esto en muchas oportunidades dio la sensación de que la U defendía con una línea de cuatro, conformada por Rodríguez, Christian Vilches, Gonzalo Jara y Vaz. Aunque la pretensión de los azules nunca fue abandonar la estructura de cinco hombres atrás antes los ataques profundos del rival. 

En esos términos, Vaz se enfrentó a la disyuntiva de cerrar para tomar la marca de José Huentelaf o abrirse para ir el encuentro del lateral derecho penquista Héctor Berríos. Al final, la confusión táctica tuvo un peso significativo: en las dos primeras cifras, el central brasileño quedó entre dos hombres de ataque oponentes y esto volvió improductivo su accionar defensivo.

0 Comentarios

Normas Mostrar