Superclásico universitario

Los grandes ganadores de la fecha fueron Universidad Católica y Universidad de Chile, precisamente los animadores del clásico universitario del próximo fin de semana. Un partido donde los dos se juegan mucho.

La UC ganó el partido que tenía que ganar, a su escolta inmediato. Lo hizo con un marcador estrecho, pero fue una victoria justa. El equipo de Beñat San José presentaba muchas bajas y logró sobreponerse a este factor con el reclutamiento de actores de reparto, jugadores que sumaban poca participación con el técnico vasco. Superaron la valla, lo que demuestra una señal de plantel por parte de los cruzados y no sólo de una formación tipo que dependa de individualidades. Universidad Católica, subestimada hasta por sus propios hinchas, llega al clásico contra la U con fortaleza futbolística y mental.

La Universidad de Chile ha vivido un año de turbulencias. Tres entrenadores, fracaso en la Copa Libertadores, polémico éxodo de algunos jugadores, eliminación de Copa Chile, derrota en los clásicos, indisciplina reconocida por una de sus principales figuras. En este contexto, no es tan malo estar a pocas unidades de clasificar a la Copa 2019, con cuatro partidos aún por jugar.

Es cierto que los azules han hecho de la irregularidad su marca registrada en esta temporada, pero llegan al clásico venciendo con contundencia a Everton. A excepción de un remate de Patricio Rubio que dio en el poste en la génesis del cotejo, después casi no le patearon al arco. Kudelka logró recuperar a un jugador muy útil como Rafael Caroca para el equilibrio en la mitad, se preocupó de su zona defensiva que hacía agua, tomó decisiones importantes y llega al clásico con mucho que decir y demostrar.

En el caso de los clásicos los lugares comunes son ciertos: son partidos diferentes, la posición en la tabla es relativa, no existen favoritos claros. No tengo idea si será un gran partido o no. Pero de que se jugará como una final, eso es seguro.

0 Comentarios

Normas Mostrar