Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Hoy en As

El peso del director deportivo

Si uno menciona el nombre de Ramón Rodríguez Verdejo quizás nadie lo conoce. Si decimos Monchi lo detectarán algunos pocos, los más futboleros. Uno de los grandes méritos del actual director deportivo de la Roma es pasar casi desapercibido para el gran público. Pero su trabajo silencioso lo ha convertido en una estrella en el fútbol del más alto nivel.

Monchi fue un arquero discreto. Una vez retirado siguió trabajando en el Sevilla, su último club, hasta llegar a ser director deportivo del club andaluz. Desde ahí trazó las directrices de su nuevo oficio. El equipo blanco venía de un gris período deportivo y su caja económica era escuálida. Por eso Monchi puso el foco en las divisiones inferiores y en un trabajo de captación de jugadores jóvenes y baratos no sólo en España, sino que contrató veedores en todo el mundo. Eso que los siúticos llaman scouting.

Los resultados no llegaron de un día para otro. En el Sevilla entendieron que la construcción de este nuevo club era lenta pero potente. Monchi golpeó la mesa con un concepto que en este lado del mundo no se entiende aún: el director deportivo arma el plantel. Él contrata, transfiere, arma el equipo, busca los refuerzos. El entrenador se dedica a dirigir, gestionar lo que tiene.

En su período al frente del club surgieron de la cantera futbolistas como Sergio Ramos, José Antonio Reyes Calderón, Jesús Navas. Todos transferidos después en cifras millonarias. Contrató a Julio Baptista, Dani Alves, Carlos Bacca, Luis Fabiano, Gary Medel, Seydou Keita, Alvaro Negredo, Federico Fazio, Franco Vásquez. Todos rindieron en la cancha y después fueron traspasados en cifras muy superiores a su adquisición.

En su período el Sevilla ganó cinco Europe League con dos entrenadores. Juan de Ramos y Unay Emery, dos casi desconocidos antes de fichar en el equipo andaluz.

La temporada anterior el mercado de fichajes sorprendió por un traspaso inédito. La Roma contrataba no a un jugador pretendido por todos, sino que sumó a un nuevo director deportivo: Monchi dejó el Sevilla después de quince años para asumir ese rol en el cuadro italiano. En su primera temporada llegaron a las semifinales de Champions eliminando al Barcelona. Luego vendieron al arquero brasileño Alisson Bécker al Liverpool a cambio de 87 millones de dólares. Hoy Monchi aparece en la órbita del Manchester United.

En Chile muchos se sorprenden que el Tati Buljubasich y Marcelo Espina armen los planteles en Universidad Católica y Colo Colo, antes incluso de contratar a un entrenador. Les comunico que es el sino de los tiempos. Para allá va la cosa. En Europa mandan los directores deportivos. Hay que actualizarse o, al menos, no sorprenderse tanto.

0 Comentarios

Normas Mostrar