FÚTBOL CHILENO

Las falencias de Colo Colo en el inicio de la etapa de Salas

Las caídas en los primeros duelos amistosos no son casualidad y revelan que el plantel no avanza en la adquisición de la exigente idea de juego del DT.

Le ha ido cambiando el semblante a Mario Salas, luego de los malos resultados obtenidos por Colo Colo en los primeros partidos amistosos de 2019. No es para menos, pues los hechos en la cancha son incontestables e indican que el plantel albo no logra poner en práctica el fútbol que caracteriza al DT chileno: entre otras cosas, alta intensidad, llegadas versátiles y constantes, recuperación pronta del balón y manejo fluido de la pelota.

Hoy, el Cacique no juega bien y las tres derrotas -ante Estudiantes de La Plata (2-0), Unión Española (1-0) y Universidad Católica (3-1)- no son casualidad. Tras la última caída frente al elenco cruzado en el Sausalito, el DT colocolino achacó el traspié a la falta de eficacia en ataque, pero lo concreto es que la disfuncionalidad de los albos despunta ser más global que focalizada en un aspecto puntual del juego.

Apenas un gol

Manteniendo su esquema táctico clásico, Salas ha probado con un sistema 1-4-2-3-1, lo que ha simple vista implica la presencia de cinco hombres en el mediocampo para generar juego. Sin embargo, la producción de jugadas ofensivas no es alta. En esta merma productiva sin duda que ha influido el bajo desempeño de los volantes centrales y del '10' albo.

La conexión de la última línea, durante el inicio del juego, con los dos '6' no es fluida y eso incide en cómo el balón avanza hacia los hombres en ubicaciones ofensivas. El paso se torna lento e impreciso y que la acción inicial vaya 'sucia' perjudica la progresión del juego asociado.

Al respecto, uno de los perjudicados ha sido Jorge Valdivia, lo que en todo caso no oculta que el nivel del Mago tampoco ha sido concordante a su categoría. Ha mostrado gran disposición a involucrarse en la recuperación del balón, pero lo suyo son los pases profundos, arrastrar marcas en dribling y también aparecer en el área para anotar.

Su error repetido ha sido retroceder demasiado para recibir la pelota en la construcción de juego. Así se torna irrelevante, en circunstancias de que cuenta con recursos futbolísticos para intentar recepciones del balón en la espalda del volante central rival o hacia los flancos de este.

La faena de los mediocampistas externos está en déficit también. La idea es que se impongan en los duelos ante su marcador, desborden y envíen centros. También que acompañen cuando el ataque se desarrolla por el lado contrario como una especie de segundo centrodelantero. Que Esteban Paredes haya anotado el único gol en los duelos con público refleja que a los aleros les falta para llegar a su mejor forma.

Menos problemas en defensa

Durante el último partido del Cacique, la UC dominó el trámite y terminó imponiéndose por 3-1. Sin embargo, el control del juego no se tradujo en constantes ocasiones de gol al punto de convertir al arquero Brayan Cortés en figura de la cancha. Los albos resistieron con cierta eficiencia y, en los partidos anteriores también, por lo que el aspecto defensivo no se encuentra tan en déficit como sí lo está el plano ofensivo.

En general, la disposición de los jugadores ofensivos ha sido la adecuada para involucrarse en la recuperación del balón. Contra Estudiantes de La Plata, por ejemplo, llamó la atención el gigantesco esfuerzo de Paredes para iniciar la presión sobre los centrales rivales. También los largos retrocesos de los volantes externos para impedir el dos contra uno ofensivo de los oponentes sobre los laterales albos.

El bloque defensivo se arma con celeridad, lo que es una buena noticia para Salas, pues le permite concentrar esfuerzos en lo que le falta a Colo Colo en ataque. Hay sí un detalle que se repite y seguramente el DT ya debe haber tomado nota del asunto: dos goles en la Copa Fox Sports recibió al Cacique, tras centros que cruzaron el área y que el lateral del lado contrario no despejó, cerrando justo a tiempo o con un retroceso eficaz.