ANTOFAGASTA

Garcés revela su drama tras el dopaje y adelanta su futuro

Cumplida la sanción por dopaje, a raíz del consumo de un quemador de grasa, el arquero sufrió una lesión. Ahora vive días claves para su futuro.

0
Garcés revela su drama tras el dopaje y adelanta su futuro
MARCELO HERNANDEZ/PHOTOSPORT

El 2 de diciembre del año pasado, Paulo Garcés disputó su último partido en Antofagasta. Luego vinieron la oficialización de su castigo por dopaje, a raíz del mal informado consumo de un quemador de grasa, y una lesión en la espalda que lo excluyeron de la actividad por los puntos. Hoy, el arquero ha vuelto a entrenar y espera volver pronto a las competencias.

"Tengo contrato hasta diciembre de 2020. Estoy a la espera de propuestas para ver cuál va a ser la situación del técnico que llegue al club (por Gerardo Ameli). Recién esta semana me acabo de recuperar de la lesión que tuve en la espalda. Entonces estoy empezando a entrenar con normalidad, gracias a Dios, después de este semestre tormentoso que me tocó vivir por distintas cosas", manifiesta Garcés a As Chile.

"Espero tomar la mejor decisión, pero lo primero es esperar que llegue el nuevo técnico y ver lo que él requiere de mí. Si va a contar conmigo o con mis servicios, sino buscar nuevos horizontes para volver a jugar", agrega.

- Acá en Santiago se ha dado su nombre en algunos clubes de la capital.
- Sin mentirte son solo acercamientos de empresarios, de representantes, pero nada concreto con el club. Yo me dedico 100 por ciento a lo que es hoy Antofagasta. Después de hablar con el técnico que llegue, voy a ver qué decisión voy a tomar.

- ¿Y a usted qué le gustaría hacer?
- Uno tiene que estar consciente de que en algunos lugares lo quieren y en otro no. El fútbol tiene estas cosas y no puedo tomar una decisión a tontas y locas, porque tengo una familia detrás. Son decisiones que hay que tomar en conjunto. Cuando llegue el técnico, se hablará en su momento qué es lo que él pretende de mí tanto como jugador y persona, que es lo que me ha caracterizado. Siempre he sido frontal y le voy a preguntar si pretende contar conmigo para el semestre o el año que queda.

- ¿Cómo afrontó el proceso de la suspensión?
- Mira, he tratado de enterrar el tema. No quiero hablar más de eso y reconozco que fue un tema tormentoso porque no solo toca al jugador, sino que a la persona cuando a uno lo involucran con algo tan fuerte. Lo que saco de lección es no confiar tanto en la gente que uno piensa que está capacitada. Hay que tomar todos los resguardos posibles, habidos y por haber. Los tomé casi todos y lamentablemente, me tocó a mí, como le podría haber tocado a cualquiera.

- ¿Qué conclusión saca de todo esto?
- Que uno no debe confiar mucho y buscar todos los resguardos posibles antes de ingerir un medicamento. Para lo que sea, para quemar grasa o una aspirina para el dolor de cabeza. Hoy lo único que tomo es paracetamol para cualquier dolor. Quedas con un medio latente desde aquí hasta que se termine mi carrera. Saco muchas lecciones de todo lo que viví. Ya quiero dejarlo atrás, quiero tener mi revancha ahora en el segundo semestre y volver a jugar. Era lo que estaba haciendo bien.

- ¿Ya estaba habilitado para jugar desde principios de abril?
- Desde el 5 de abril. Después de eso me tocó la lesión, lamentablemente. Recién ahora ya estoy entrenando con normalidad. Por lo menos, la primera fase del campeonato ya pasó para mí. Pienso en la Copa Chile, por ahora, y en lo que resta del torneo.

- ¿Podría jugar ya mismo? ¿Se siente en condiciones?
- Estoy de alta, pero llevo seis meses sin jugar. Es mucho tiempo y espero ponerme a punto para jugar en la Copa Chile, en Antofagasta o en otro club. Después, con los entrenamientos y los partidos uno va recuperando la confianza que tuve hasta antes de la sanción.