Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

Rueda encontró el equipo

Cada partido tiene su propia historia. No existen duelos iguales. Para ganarle a Ecuador en el segundo pleito de esta Copa América, Chile tuvo que mostrar recursos distintos a los exhibidos en el debut. El oficio de un equipo donde varios jugadores tienen más de cien partidos oficiales en el cuerpo, se notó. La experiencia sirvió para enfriar los momentos complicados y potenciar al máximo los atributos que muestra el once de Reinaldo Rueda.

Chile partió bien y tuvo la fortuna de marcar rápido. Cuando Ecuador alcanzó el empate el partido no era parejo, la Roja era superior. Muchas veces los goles llegan a partir del buen juego. En esta ocasión no fue así. El Tri empató antes de jugar bien. Fue el gol de penal el que levantó al cuadro del Bolillo Gómez. Le quitó la pelota a Chile, hizo que la selección corriera demasiado detrás del balón, se vio incómodo y no logró hilvanar juego. Lo supo sacar adelante, sin brillar, pero clausurando la zona defensiva.

En la segunda parte Chile supo cuando acelerar. Alexis Sánchez anotó el segundo gol en el momento preciso, inclinando la cancha a su favor. Se generó más opciones que en la primera parte. Un cabezazo de Pulgar, par de buenas diagonales de Eduardo Vargas poco exitosas en la definición, Sánchez preocupando con sus gambetas y piques a toda la zaga ecuatoriana.

Chile fue, otra vez, un equipo solidario. El Juego parte con Pulgar, Fuenzalida y Aránguiz que han protegido a un Arturo Vidal que contagia entusiasmo pero no ha podido brillar. Cuando era necesario cerrar el arco, Chile lo hizo. A Arias no le dispararon a portería en todo el segundo tiempo. Ni una sola vez. Ingresó Paulo Díaz a reforzar la zona derecha. Jara llegó a sumarse a Medel y Maripán para sostener el resultado sobre el final. Hernández refrescó la mitad de la cancha dejando a Alexis como exclusivo delantero cuando salió Vargas. Llegó menos, es cierto, pero no pasó riesgos.

Al cabo de dos partidos, la Roja está clasificada a la segunda ronda. Contra Uruguay no arriesga eliminación, sino la posición final en el grupo y esperar al rival de cuartos. Pensando en la solidez colectiva, Reinaldo Rueda encontró su once. A partir de esa base se construirá lo que se viene.