CHILENOS POR EL MUNDO

La innovación de Gallardo que le dio un giro a Díaz en River

En los dos duelos oficiales de 2020, el DT Gallardo innovó con un nuevo sistema de juego, lo que le abrió las puertas de la oncena inicial al chileno.

En 2020, River Plate ha disputado dos partidos oficiales y Paulo Díaz fue titular en ambos encuentros. Con buenos desempeños, el zaguero chileno comienza a ganarse un lugar en la oncena estelar que conduce Marcelo Gallardo y en ello también han incidido la variante táctica que el DT tiene en mente con miras a la nueva temporada del cuadro argentino.

Díaz actuó en el triunfo por 2-1 como visita ante Independiente en un duelo pendiente por la fecha 14 de la Superliga. Luego repitió su presencia en el equipo inicial durante la victoria por 1-0 en Mendoza contra Godoy Cruz en el marco del reinicio del torneo trasandino. Ambos resultados favorables dejaron a River Plate como único líder del torneo, faltando siete jornadas para el fin del certamen que comenzó en julio de 2019.

Los triunfos en los complejos partidos como forastero acrecientan la sensación en el medio argentino de que Gallardo insistirá en la postura táctica estrenada en 2020. El DT volvió a actuar con tres zagueros centrales, un par de carrileros, tres volantes en el mediocampo y una dupla de centroatacantes en ofensiva. Un nítido sistema de juego 1-3-5-2, en el que Díaz ocupa el puesto de zaguero derecho, junto al paraguayo Robert Rojas y al argentino Ricardo Martínez Quarta.

Por ahora, en River Plate parece haber quedado atrás la etapa en que Gallardo se mostraba inflexible en modificar la dupla de centrales en el eje de la defensa conformada por Javier Pinola y Martínez Quarta. Precisamente, el primero parece ser el principal perjudicado con la irrupción del trío de defensores que incluye a Díaz, pues el argentino de 36 años hoy es suplente.

"Cuando veo que un jugador está mejor, la competencia es sana. Saben que hay que competir. Respetamos los momentos, se llamen como se llamen... Javier (Pinola) va a volver en cualquier momento. Eso es lo bueno, mantenernos con la forma e idea de que nadie puede bajar los brazos. Si se baja el nivel, hay otros que vienen atrás", afirmó al respecto Gallardo.

La nueva ubicación de Díaz calza plenamente con sus atributos futbolísticos. El chileno es agresivo en la marca, no rehuye el uno contra uno defensivo incluso junto a la línea de banda y su pasado en la función de lateral lo dotó con una salida lúcida durante el inicio del juego desde la última línea (aportó con una asistencia en el triunfo contra Independiente).

Además uno de sus puntos fuertes es el juego aéreo. Esto cobra importante relevancia en la neutralización de los pelotazos aéreo diagonales que frecuentemente se emplean para poner en jaque la labor de los tríos de centrales.

"Hay que aprender de estar afuera. No es algo malo tampoco, porque el entrenador me tiene como primera opción en caso de hacer una sustitución. En algún momento se dará, pero no soy de los que se conforma con eso, porque siempre quiero estar jugando", decía hace unas semanas Díaz y ahora parece concretarse su anhelo.