CAMPEONATO NACIONAL

La historia del deseo cumplido por el uruguayo que lidera a La Serena

Tras años en el fútbol de ascenso, Enzo Ruiz pudo lograr lo que buscaba desde su arribo en 2014. "Jugar en Primera era una materia pendiente", expresa.

La historia del deseo cumplido por el uruguayo que lidera a La Serena
HERNAN CONTRERAS/PHOTOSPORT

Enzo Ruiz había sido uno de los jugadores destacados en el complicado inicio de temporada de La Serena hasta antes de la suspensión del torneo por la pandemia del coronavirus. El uruguayo pudo extender a Primera División el rol protagónico exhibido en el ascenso de los granates y esto ocurría en el momento en que pudo cumplir la gran meta trazada cuando llegó al país, en 2014, fichado por Deportes Concepción.

"Jugar en Primera División era una materia pendiente en mi carrera. Lo había hecho en mi país y en Suiza también. Grupal e individualmente estaba haciendo las cosas bien, así que finalmente se pudo dar esta posibilidad. Estoy conforme, pese a que los resultados aún no nos han acompañado en La Serena", manifiesta Ruiz a AS Chile.

"Me he sentido muy bien y muy cómodo en Primera División. Hemos demostrado un buen juego que quizás no se ve reflejado en los resultados, que es lo que manda. Personalmente me voy sintiendo cada vez mejor", agrega el volante, de 31 años, y con pasos por tres clubes en Uruguay y también por el fútbol de Suiza, en Europa. 

-¿En Primera División se juega como usted lo pensaba?
-Sí, creo que sí. Es una categoría más técnica, por decirlo de alguna manera, pero la B es más complicada para jugarla. Es más aguerrida, más luchada, con equipos más pragmáticos. En Primera lo que pasa es que son partidos más abiertos y al mínimo error te convierten. Siento que hemos sido un poco pecadores en ese sentido también.

-¿Cuando vuelva el fútbol, el objetivo principal será asegurar la permanencia?
-Sin duda, a eso apostamos, a seguir en la máxima categoría. También a seguir creciendo individual y colectivamente para poder conseguir ese objetivo.

-Actuaba de central y ahora lo venía haciendo de volante mixto. ¿Evolucionó acá?
-No, esa ductilidad ya la tenía. Hasta los 19 ó 20 años siempre jugué de volante. En Uruguay, un entrenador me puso de central y luego de lateral por una cuestión de urgencia y lo tuve que hacer. Pero donde siempre me sentí más cómodo es en el mediocampo.

-Anotó varios goles de cabeza en 2019. ¿Ese es su gran sello ofensivo?
-Sí, en mi etapa de formación en Uruguay siempre aparecí en el área, me gustaba cabecear. Hasta los 16 años fui goleador en todas las categorías. Jugaba un 'piso' más arriba, de delantero. Siempre me gusta llegar a tener opciones de gol. La idea es colaborar siempre con los compañeros que están más arriba.