COPA LIBERTADORES

Lado B de la UC vs América: estampida y serios incidentes

Universidad Católica y América de Cali animaron un interesante duelo en la cancha, pero en las tribunas de San Carlos también pasaron muchas cosas.

El 2-1 en favor de América de Cali sobre Universidad Católica quedará registrado como un duelo más de la Copa Libertadores. Sin embargo, los asistentes al encuentro difícilmente olvidarán una jornada en donde el público se llevó todas las miradas.

Diablos en masa

Desde un comienzo, incluso antes de las 18:00 horas, se pudo apreciar el buen número de hinchas de América de Cali que estaban en San Carlos de Apoquindo. Muchos sin entrar, otros paseándose por el recinto, algunos buscando entradas y otros lisa y llanamente buscando la aglomeración para ingresar en estampida.

Fue así como algunos entraron sin pagar y otros se quedaron fuera por billete falsificado o porque no se dejaba entrar más gente, lo que provocó serios incidentes.

Apareció el guanaco

Carabineros tuvo que intervenir en varias ocasiones. La primera, cuando hinchas de América de Cali botaron una reja para trenzarse a golpes con los hinchas cruzados apostados en galería. La riña duró algunos segundos y rápidamente la fuerza policial disolvió a los protagonistas.

Fuera del estadio, pero dentro del recinto, hinchas del conjunto caleño alegaban por no poder entrar. Hubo peleas, gritos, bombas de ruido y de humo, además de fuegos de artificio. Carabineros optó por sacar el carro lanza agua y dispersar a la masa.

Fuegos artificiales y cantos xenófobos

Los hinchas de la UC no tuvieron el mejor comportamiento y, además del uso indiscriminado de fuegos artificiales, lanzaron una bengala al terreno de juego, agredieron a tres jugadores de América con proyectiles y no titubearon en cantar "el que no salta es colombiano mar…", por lo que arriesgan serios castigos de la Conmebol.

De Buonanotte y Núñez

Los hinchas cruzados comenzaron a pedir desde el minuto 10 a Diego Buonanotte. Varios lo hicieron cerca de la banca en donde estaba Ariel Holan y, una buena mayoría, cantó al unísono en el segundo tiempo.

Con Marcelino Núñez fue distinto. Al menos con dos adultos apostados tras el cuarto árbitro, que constantemente le gritaban a Holan para que sacara al juvenil, que no era el momento de hacerlo debutar como titular y que tenía mejores opciones. Así una y otra vez durante 40 minutos, hasta que Núñez marcó el empate parcial y los dos amigos recibieron las burlas de la gente que los rodeaba.