Jorge Aravena

"Ningún futbolista ha podido hacer un gol mejor que ese"

Han pasado 35 años de uno de los goles más recordados del fútbol chileno. "Fue una manera distinta de golpear el balón", dice el 'Mortero'.

El 24 de marzo de 1985, Jorge Aravena anotó uno de los goles más recordados en la historia de la Roja y del fútbol chileno. El llamado 'Gol Imposible', apodo que entregó la FIFA para una verdadera obra de arte. Un tiro libre de ejecución inverosímil. Salvo para el 'Mortero'

Durante una durísima eliminatoria para el Mundial de México, Aravena anotó un gol de tiro libre ante Uruguay que aún sigue asombrando. Por la derecha en el sector norte de la cancha del Nacional, y a pasos del borde del área penal y de la línea de fondo, el Mortero se despachó un tiro libre con chanfle que cayó de golpe en el segundo palo. El disparo superó sin apelación al arquero Rodolfo Rodríguez, un portento de 1,91 metros de altura, que en esa época era uno de los mejores goleros de Sudamérica.

Fue el 2-0 del encuentro, pues la cuenta la había abierto Eduardo Rubio en el primer tiempo. Algún tiempo después, la FIFA catalogó el tanto de Aravena como el ‘Gol imposible’ y paulatinamente comenzó a tejerse la leyenda, que el paso de los años sin duda ha ido incrementando.

“Tengo claro que mi carrera quedó marcada con ese gol para siempre. Que la FIFA le haya dado ese rótulo ayudó a darle más importancia a la jugada. Fue una satisfacción enorme. Que lo distingan como el autor de un gol con muy pocas probabilidades de marcarlo, llena de orgullo. También esto abarca al fútbol chileno, porque hasta el día de hoy no ha existido ningún futbolista en el planeta que haya logrado marcar un gol igual que ese”, manifestó el ex mediocampista de la Roja, Universidad Católica, Puebla de México, Deportivo Cali de Colombia y Portuguesa de Sao Paulo, entre otros clubes.

“Ya pasó un montón de tiempo. Me alegra muchísimo que la gente lo recuerde. ¿Por qué lo recuerda? Por la trascendencia que tuvo el gol, por el tipo de partido que era ante Uruguay en una clasificatoria y porque hasta el día de hoy nadie ha podido hacer un gol mejor que ese. Me alegra que el ‘Gol imposible’ lo haya marcado un futbolista chileno”, manifestó el zurdo, quien dio detalles de cómo se gestó la histórica conquista.

"En los entrenamientos practicaba desde diferentes posiciones y había acertado en algunas ocasiones marcando un gol así, aunque sin barrera y sin la trascendencia del juego. En un principio la idea fue pegarle fuerte al primer palo, porque Rodríguez se había ubicado en el segundo palo. Después se movió y vino a pararse a uno o dos metros del primer palo, entonces me dejaba solo la opción para el segundo. Así la única opción era pegarle fuerte al balón, que tomara altura y cayese fuerte a la espalda del arquero para que no tuviese opción de reaccionar. Eso fue lo que sucedió finalmente", agregó.

Aravena marcó una enorme cantidad de goles de tiro libre en todos los clubes en los que se desempeñó. Sin embargo, en relación a cómo le entró a la pelota aquel día de marzo de 1985, señaló que "fue una manera distinta de golpear el balón a como siempre lo hacía. No es muy común que se den tiros libes desde esa zona y que vayan directamente al gol. En la imagen se ve cómo le pego a la pelota y cómo trato de envolverla mucho para que subiera y bajara rápido. La idea era pegarle con velocidad para que el arquero no tuviera opción de reaccionar. Si le pegaba un chanfle suavecito le hubiera dado la posibilidad al arquero de tomar una segunda opción".

"Fue un partido durísimo ante una selección uruguaya de muchísima calidad. Ellos tenían jugadores realmente espectaculares y el partido en sí fue muy fuerte. Nosotros logramos imponernos a Uruguay dos a cero, lo que nos permitía ir a Montevideo en igualdad de condiciones para disputar el partido definitorio. Desafortunadamente no logramos el objetivo que era clasificarnos al Mundial de México. Fue un partido trascendente en la vida de todos los que participamos en este encuentro", añadió el zurdo.

Tiempo después, y cerca del cierre de su carrera, el 'Mortero' coincidió con Rodríguez en el plantel del club Portuguesa de Sao Paulo. "Cuando llegué al equipo, él ya estaba y nos saludos, pues nos conocíamos por haber jugado muchas veces en contra. Después vinieron las correspondientes puteadas, porque hasta ese día no lo habían dejado de joder por el gol que le había marcado", contó.

Por último, Aravena admitió la relevancia del recordado tiro libre en el desarrollo de su trayectoria como futbolista. "La trascendencia del partido, lo apretado que estaba y el arquero que atajaba -Rodríguez era uno de los mejores de Sudamérica en ese momento- hicieron que sin duda sea uno de los mejores goles que logré marcar en mi carrera", reconoció el 'Mortero'.