Temas del día Más temas

CORONAVIRUS

Ex Cobresal describe la brutal crisis que atraviesa Ecuador

Muriel Orlando actúa en el Mushuc Runa y aunque reside en Ambato, lejos de Guayaquil, el epicentro del Covid-19, no oculta su preocupación: "Hay algo de temor y pánico".

Ex Cobresal describe la brutal crisis que atraviesa Ecuador
JAVIER TORRES/PHOTOSPORT

Los cuatros años en Chile, anotando goles y alzándose como figura en los clubes donde actuó, generaron un fuerte nexo de Muriel Orlando con nuestro país. El delantero argentino, quien pasó por Copiapó, Antofagasta y Cobresal, hoy vive la pandemia del coronavirus en Ecuador, nación fuertemente golpeada por el Covid-19, sobre todo en Guayaquil, con imágenes de fallecidos incluso en las calles de la ciudad.

Orlando llegó el año pasado a Olmedo y en 2020 fichó por el Mushuc Runa, de Ambato, en la sierra ecuatoriana. "Hasta hace poco sabía que en esta zona habían 10 casos y un fallecido. La verdad es que para lo único que salgo es para pasear por un par de cuadras al perro, nada más, menos de cinco minutos. Donde vivo yo anda muy poca gente en la mañana, después en la tarde hay toque de queda, desde las dos de la tarde hasta las cinco de la mañana", cuenta el ex Cobresal a AS Chile.

"No estoy lejos del centro de la ciudad y no he ido hace más de dos semana, pero no se ve mucha gente ni se escucha ruido. El tema es lo que ayer me decía el doctor del club: por ahí que hay gente que viene de Guayaquil y se esconde en camiones, aunque no está confirmado, pero eso se comenta. El gran problema está en Guayaquil", agrega Orlando.

- ¿Ha sido muy chocante lo que se informa desde Guayaquil?
- Sí, ha sido bastante fuerte y la verdad es que no pensábamos que iba a llegar a ser así. El sistema de salud colapsó y el tema de ver algunos fallecidos en las calles, me llama la atención que no estén organizados para retirarlos. Eso es lo que se ve en los videos y obviamente que a las dos o tres horas puede ser que los recojan. Por ejemplo, ayer vi un video en el que supuestamente le estaban prendiendo fuego a un ataúd con un fallecido adentro y al final era solo un mueble. Algunos compañeros están afectados por eso.

- ¿Percibe temor en la gente por los sucesos de Guayaquil, aunque ustedes están a un poco menos de 300 kilómetros de allí?
- Hablo con mis compañeros y obvio que hay algo de temor y pánico. La mayoría de ellos está en las casas y no tienen problemas, pero al salir sí hay un poco de miedo. Sobre todo por las imágenes que se vieron de Guayaquil. El gran problema ahí es que colapsó el sistema de salud y la tasa de fallecidos es bastante alta en relación a los infectados que hay. Yo creo que ahora la gente está tomando un poquito más la dimensión. El problema ahí también es que al ser una ciudad tan grande, la gente necesita salir de sus casas, porque no tienen ni para comer, aunque creo que en toda Sudamérica está pasando un poco eso.

Volver a Argentina y preocupado de Chile

- ¿Qué piensa en medio de todo esto? ¿Ha evaluado en algún momento en regresar a Argentina?
- En lo primero que pienso es en que esto se solucione lo más pronto posible en todo el mundo, aunque no hay muy buenas perspectivas. Por ahora tengo contrato acá hasta que termine el año y como todo el mundo estoy viendo cómo sigue esto. Volver a Argentina es difícil y buscar otro lugar en cuanto a lo futbolístico va a ser lo mismo. Está pasando lo mismo casi en todos lados. Lo único sería volver a mi casa en Argentina, pero tampoco puedo porque está cerrada la frontera.

- ¿Esta informado de lo que pasa en Chile? ¿Tiene contactos con amigos o conocidos que dejó acá?
- Sí, tengo contacto permanente. Acá soy compañero de 'Nacho' (Ignacio) Herrera, compañero chileno con el que converso bastante y me tiene al tanto de lo que está pasando en el país. Además en Chile dejé amigos también que todavía están jugando allá, tanto argentinos como chilenos mismos. Hablamos de vez en cuando y me cuentan cómo está la situación allá.

- ¿Cómo le estaba yendo futbolísticamente antes de que se suspendiera la Serie A de Ecuador?
- Mira, el técnico que tuve el año pasado en Olmedo se vino a este club y me vine con él. El año pasado me fue bastante bien e hice bastantes goles. Ahora habíamos arrancado más o menos con el equipo y en las últimas fechas ganamos. Llevábamos cinco partidos y había metido dos goles. Estoy jugando siempre, así que voy recuperando el nivel que en el último momento en Chile no tuve, debido a algunas lesiones.