CHILENOS POR EL MUNDO

Así encajará Vidal en el nuevo Inter que se perfila en Italia

Antonio Conte busca un cambio radical en el mediocampo. Ya asegurado el chileno, iría por otro jugador top para concretar la reingeniería con los volantes.

Ya es un hecho que Arturo Vidal es nuevo jugador del Inter de Milán, reencontrándose con Antonio Conte, principal precursor del retorno del chileno a Italia. El DT del cuadro lombardo dirigió al volante de la Roja en Juventus, lo conoce al dedillo y desde la temporada anterior esperaba sumarlo al plantel.

La temporada de Inter no concluyó en mala forma, pero todavía la sensación en Milán es que pudo ser mejor. Cierto declive de la Juve en el tramo final de la Serie A abrió la posibilidad de pelear el Scudetto, pero el equipo no respondió. Lo mismo pasó en la final de la Europa League: la escuadra careció de juego para superar a Sevilla. Fueron dos subcampeonatos que, por como terminó todo, dejaron más decepción que conformismo.

Vidal como eje

Conte desea que lo anterior no vuelva a suceder y piensa en Vidal como eje de su nuevo proyecto. El DT espera aplicar principalmente una profunda reingeniería en el mediocampo, lo que ha ocasionado que varios volantes estén al borde de la salida, según revela la prensa italiana. Pero no es solo eso porque, en el contexto del cambio radical, ya con el chileno en el equipo, también puede llegar otro mediocampista top de Europa: el francés N'golo Kanté.

El gran cambio que se visualiza en la zona media del Inter es de tipo conceptual y por supuesto que atañe a Vidal. Conte pretende avanzar de un mediocampo esencialmente de toque a uno de juego y agresividad. No es factible que el DT abandone el sistema táctico 1-3-5-2, pero sí busca modificaciones de fondo variando los perfiles de quienes integren esa zona, en especial del único '6' y los dos volantes mixtos.

La idea de Conte

Al igual que en todo su paso por el Barcelona, Vidal será uno de los mediocampistas del par de volantes mixtos que conforman el trío que alínea Conte por el eje de la cancha. El italiano promueve un estilo de ida y vuelta, con el balón a ras de piso pero sin descartar el juego frontal y directo. A esto le suma en la fase defensiva una presión intensa para rehacerse de la pelota, regularmente en la zona media alta (sector entre la línea de medianera y los tres cuartos de cancha) y Vidal calza a cabalidad con esta requisitoria, cosa que no ocurrió con algunos de volantes en la temporada pasada.

Los mayormente titulares fueron Brozovich, Gagliardini y Barella. De los tres solo continuaría este último, quien fue uno de los jugadores destacados en la fase final de la Europa League disputada en Alemania. El italiano posee muy buena técnica, sus movimientos son constantes e intensos y aparece con frecuencia en el área rival. Acompañaría a Vidal en el tándem de volantes mixtos y, aunque su fuerte no es la recuperación del balón, con el chileno al lado puede crecer mucho en esta faceta.

¿Compañero de Kanté?

Para respaldar la labor de Vidal y Barella, Conte pretende contar con Kanté, a quien dirigió en  Chelsea campeón de la Premie League en 2017. El francés es una copia táctica del chileno, pero actuando en la posición de volante central, lo que lo hace convivir más con el orden. Tiene buen juego con el balón, es agresivo en la recuperación, siempre está bien posicionado delante de la línea defensiva y, si cuenta con relevos apropiados, va y viene por el eje de la cancha. 

Kanté podría generar una relación sinérgica potente con Vidal, como elemento estabilizador del caos benéfico que para todo equipo entrega el chileno. Con ambos, Conte dispondría de un par de volantes de alta valoración en el fútbol europeo, pero lo más importante: con los perfiles de agresividad tanto defensiva como ofensiva que le complacen. En el entendido de que el mediocampo para el DT es un zona de acción y reacción inmediata y con alta intensidad, rasgo del que adoleció el Inter en la temporada pasada.