LUIS MARCOLETA

"Si fuese defensivo, no me buscarían todos los años para ser campeón"

El entrenador de Rangers, escolta de la Primera B, comparte algunas ideas de fútbol con AS, analizando el presente de su equipo, que trae consigo la ilusión de un nuevo ascenso.

"Si fuese defensivo, no me buscarían todos los años para ser campeón"
ANDRES PINA PHOTOSPORT

Luis Marcoleta (61) ostenta una sorprendente marca que pretende seguir extendiendo. Liderando a Rangers, el duodécimo elenco de su dilatada trayectoria como entrenador, el antofagastino persigue el octavo ascenso de su carrera y, a la vez, el sexto a la serie de honor. Un escenario que cobra fuerza si se considera la expectante segunda posición que el cuadro talquino ocupa en la Primera B.

Marcoleta confía en su mística, pero sobre todo en el trabajo. Y así lo deja en evidencia, desde el otro lado de la línea, cuando atiende el llamado de AS. Se le escucha tranquilo y, por momentos, también desliza algunas bromas. Su ánimo se ajusta al presente de su escuadra, que esta tarde recibe a San Marcos. Aunque cuando comienza a exponer sus ideas futbolísticas, asoma una faceta marcada por la seriedad.

- ¿Cómo analiza este retorno al fútbol? Su equipo ha conseguido 11 de 18 puntos posibles.
- Era una vuelta inesperada, que no sabíamos cómo se iba a presentar. Era una incógnita para todos, y por eso no tuvimos ningún partido preparatorio. Y lo futbolístico lo hemos adquiriendo a través de los partidos. Los equipos nunca habían estado parado cuatro o cinco meses. Creo que nos ha ido bien porque estamos en un lugar expectante, hemos ido rotando gente y han jugado casi todos. Esta etapa es para preparar al equipo, y así llegar de la mejor manera posible para una instancia final. Hemos podido ganar por goleada, como visita, a última hora; hemos podido empatar 5-5 (ríe); hemos perdido de local. Mientras más experiencia, mejor.

- Y más allá de los resultados, ¿se ha cumplido lo que pretende en la cancha?
- Sí. Nosotros tenemos futbolistas de buen juego y buen pie, lo que nos permite ser un equipo que trabaja bien los partidos, que procura ser protagonista y, de hecho, lo hemos sido. Eso me agrada. Los rivales nos miran con respeto y saben que les va a costar ganarnos.

- Rangers tiene el mejor ataque de la división y dos de los goleadores del torneo son de su equipo: Ábalos (8) y López (7). ¿Ha trabajado algún aspecto específico en términos ofensivos?
- Nuestras ejercitaciones están orientadas a finalizaciones ofensivas. Siempre buscamos que el equipo llegue con un buen porcentaje de gente en ataque y que genere opciones de remate. Después de Manuel y Ábalos, está bien distribuida la cantidad de goles. Hay varios jugadores que han anotado y eso es positivo para el equipo, ya que nos hace tener muchas alternativas. Tratamos de ser un equipo equilibrado y que sabe a lo que juega cuando entra a la cancha.

- Imagino que usted, que fue un goleador, le debe enseñar ciertos movimientos a sus delanteros.
- Sí, sin lugar a dudas. Yo siempre cuento que a mi me sirvió mucho haber jugado básquetbol. Me permite entender muchas conceptos que el fútbol le ha robado al básquetbol: el pressing, el doblaje, la pantalla, la cortina. A mis delanteros les enseño a perfilarse, que tienen que atacar siempre, y dando la cara al arco. Todas esas situaciones, que uno las vivió, las va trabajando y desde arriba le da otro enfoque. Lo más importante es que siempre busco jugadores que se dejen entrenar, lo que permite el crecimiento.

- ¿Está conforme con la idea de juego que ha plasmado a lo largo de su carrera? Mucha gente lo ha tildado de 'ratón'.
- Me tratan de defensivo. Pero si yo lo fuese, no tendría 10 títulos, siete ascensos y no me buscarían todos los años para ser campeón o subir de categoría. Eso es lo más contradictorio. Siempre tengo el equipo más goleador y la defensa menos batida. Lo que pasa es que yo trabajo con lo que tengo y a eso le saco rendimiento. Ahí está mi virtud, porque en los equipos que he estado no tienen un presupuesto para ir y escoger a los mejores. Entonces como no lo tenemos, escojo a los adecuados, y si se estos se dejan entrenar y logramos los objetivos a fin de año, se convierten en los mejores. Con los años, el concepto de 'ratón' se ha ido borrando...

- Si bien han hecho varios goles, también le han convertido bastante, como contra Magallanes.
- Ese fue el partido que más nos convirtieron. Y hubo mucha gente que se extrañó, diciendo '¿cómo que al profe Marcoleta le hicieron cinco goles?'. No lo podían creer. Pero más que retar a mi defensa, hay que darle mérito a Magallanes. Nos hicieron golazos, que fueron tres, el cuarto fue penal y el quinto nos anticipan en una táctica fija.

- El golazo de Leal. ¿Legítimo o mal cobrado?
- No correspondía cobrarse. Hay dos hombres que, de manera notoria, pasan la mitad de la cancha a la hora de golpear el balón. Lo más llamativo es que el árbitro estaba en la misma línea, al igual que el cuatro árbitro y el lineman. Hay una falla reglamentaria de la que no se dan cuenta.

- ¿Teme que algún equipo de Primera quiera llevarse a Ábalos, la estrella de su equipo, al término de la presente rueda?
- No sé. En ese sentido, a los muchachos que uno busca y que contrata se les hace ver cuál es el objetivo, y ellos adquieren un compromiso. En el caso de Alfredo, le ha ido bien con el 'Método Marcoleta' (ríe). Con nosotros rinde, y muy bien. Él va a querer seguir en Rangers y tratar de llegar lo más arriba posible.

- Respecto a Ñublense, el principal contendor en la Primera B. ¿Cuáles cree que son sus principales virtudes y falencias?
- Yo creo que Ñublense, Magallanes, Barnechea, San Felipe, Melipilla, por nombrar algunos, van a dar la pelea. El campeonato de esta división es complicado. Aquí no hay que tener miedo, pero sí respeto por todos los rivales. El último le puede ganar al primero y así ha ocurrido. Ñublense tiene jugadores talentosos, pero hay más equipos. Cobreloa y Temuco, por ejemplo, buscan resucitar. Habrá una lucha cerrada como el año pasado.

- En marzo vencieron por 1-0 a Ñublense. ¿Nota diferencias entre ese equipo y el actual?
- No. Yo creo que Ñublense no ha mostrado el juego de las primeras cuatro fechas, pero tiene jugadores y fondo, y tarde o temprano va a recuperar ese nivel. Porque, así y todo, no teniendo el nivel, va puntero y eso es meritorio.

- ¿Cómo ve la situación de Deportes Valdivia, un equipo donde usted es ídolo? ¿Se mantiene en la Primera B?
- Absolutamente. Tengo la convicción que sí, porque lo he visto. Entre el Valdivia de las primeras fechas y el de ahora, hay diferencia. Está mejor armado, tiene individualidades y ha contratado bien. En ese sentido, (Lucas) Simón le ayudará mucho cuando pueda jugar. Creo que quizás le ha faltado saber cerrar los partidos.

- Falta bastante, pero... ¿Luis Marcoleta consigue su octavo ascenso?
- En eso estamos, con todas las fichas, trabajando y peleando para aquello. Con humildad, sacrificio, tesón y, sobre todas las cosas, tenacidad y perseverancia, dos características de nuestro cuerpo técnico. Estas han sido transmitidas a nuestros jugadores y, de hecho, fueron demostradas en el último partido. Un equipo que, a pesar de ir perdiendo 3-1, 4-2, nunca bajó los brazos. Estamos muy contentos con esa respuesta. Es más o tan importante como ganar un partido. Demuestra que el futbolista está preparado para luchar.