CAMPEONATO NACIONAL

Las fortalezas del nuevo Chupete Suazo que amenazan a la U

El goleador de La Serena vive un gran momento en su regreso al fútbol, con una versión más amplia en su labor en ataque, lo que lo convirtió en pieza clave del equipo.

Las fortalezas del nuevo Chupete Suazo que amenazan a la U
DRAGOMIR YANKOVIC/PHOTOSPORT

En medio de su notable repunte en la tabla de posiciones, La Serena irá por el séptimo triunfo consecutivo este jueves. Los granates recibirán a Universidad de Chile en La Portada, a partir de las 17:00 horas.

Humberto 'Chupete' Suazo, de buen desempeño en su regreso a Primera División tras cinco años de ausencia, es el emblema del renacer nortino. Y por supuesto que se perfila como una importante amenaza para los azules.

La vuelta

El ex goleador de la Roja sorprendió a todos en su reestreno en el fútbol de honor. Su imagen deportiva es muy distinta a la que dejó en 2016 cuando se marchó de Colo Colo tras un enfrentamiento con el DT José Luis Sierra para temporalmente retirarse de la actividad competitiva.

Hoy, tres factores son clave en el lidezgo que Chupete Suazo ejerce en el terreno de juego con la camiseta de La Serena. La tríada de mejorías se fue consolidando junto al avance del Campeonato Nacional, después de un inicio de temporada dubitativo al igual que todo el plantel nortino.

Otro físico

Las primera transformación en el goleador que llamó la atención fue evidente. Nunca antes -y también según su propia confesión- estuvo tan delgado, exhibiendo una contextura más acorde con las exigencias físicas del puesto.

Del ariete de complexión ancha ya queda poco en el '9' serenense, lo que por cierto lo tornó más ágil, veloz y explosivo en los tramos cortos del eje del ataque, aunque su talante tampoco fue una contrariedad antes en su desempeño. Sin embargo, al borde de los 40 años sin duda que ahora cumple un rol más importante en su desempeño.

Movilidad inteligente

Otro rasgo relevante en Chupete Suazo es la reformulación que exhibe en su juego de desmarcaciones. El ex albo siempre fue un ariete circunscrito en su accionar al hábitat del centrodelantero. Lo suyo -hasta esta nueva etapa en La Serena- normalmente fue ejercer el rol de finiquitador de la mayoría de las maniobra. La lucidez y calidad para resolver en ataque no lo estimularon a recorrer otros espacios ofensivos.

Sin embargo, hoy el ex goleador del Monterrey de México muestra una movilidad que no se encontraba en los registros de su repertorio. Es común que aparezca por la punta derecha e izquierda o bien en la zonas laterales externas de los centrales rivales para recibir el balón con tiempo y espacio de resolución. En el triunfo por 1-0 en el clásico nortino, esto último fue un recurso que el trío de zagueros de Coquimbo jamás logró neutralizar.

Rol de asistidor

La movilidad hacia los costados ha incidido además en otro rasgo llamativo del goledor de La Serena. Desarrolla un incipiente perfil de asistidor, que se nutre de su visión de juego en ofensiva y también de su capacidad técnica.

En sus descenso o apariciones por las puntas, y tras la recpeción del balón, no va por una segunda jugada de beneficio individual. Lo recurrente es la búsqueda de la conexión con uno de los otros dos atacantes de La Serena, quien ataca el espacio liberado por Chupete Suazo en busca de que la habilitación concluya finalmente en una asistencia. Así, los granates se impusieron ante Coquimbo con un pase-gol de su máxima figura.