ENTREVISTAS AS

"Es como un hermano": la historia que une a Brayan Cortés con promesa chilena

Julio Bórquez, ex arquero mundialista Sub 17 sancionado por dopaje en 2020, habló con AS sobre su relación con el meta albo. "Cuando se conoció la sanción me llamó al tiro".

"Es como un hermano": la historia que une a Brayan Cortés con promesa chilena

Después de la sanción por doping que recibió Julio Bórquez en febrero de 2020 y que lo tiene alejado de las canchas hace 11 meses, muchas personas se fueron de la vida del ex mundialista. Solo un puñado de personas lo apoyó en todo momento y uno de ellos fue el actual arquero de Colo Colo, Brayan Cortés.

- ¿Cómo conoció al actual arquero albo?                                                                               
- Cuando me subieron por primera vez al plantel, en la cancha acá en Iquique. Tuvimos confianza de inmediato. Él me tiraba tallas de que yo era, como se dice en el futbol, un 'poto pelado'. Rodrigo Naranjo y Sotomayor (los otros arqueros) igual me tiraban tallas en ese tiempo. Después empezamos a entrenar en Alto Hospicio, donde me iba y devolvía con Brayan. Ahí empezó toda nuestra amistad y confianza. Cuando él estaba en la Selección juvenil me aconsejaba sobre cómo tenía que hacer las cosas. El día que me tocó ir a la Roja, me dijo: “Tienes que hacer esto y centrarte de esta manera”. Funcionó y por suerte pude disputar el Sudamericanos y el Mundial. Todo por sus consejos.

- Era como una especie de figura paterna...                                                                        
- Sí, él es un joven súper amigable y divertido, nunca lo vi enojado. Se dio cuenta de que no tenía lo recursos para viajar a Alto Hospicio y me llevaba. Estoy agradecido de eso y de ahí se empezó a generar nuestra amistad.

- ¿De qué forma estuvo con usted en los momentos después de la sanción por dopaje?                                                                                                                                               - El día que me notificaron de la sanción, a la hora después recibí un llamado de él preguntándome qué sucedió y diciéndome qué debía hacer. Me dijo que estuviera tranquilo y muchas cosas más que uno agradece. Él, que es una figura pública y juega en un equipo grande y en la Selección Chilena, se dio el tiempo de llamarme por media hora, en vez estar tiempo con su hijo, su esposa o descansar. Estoy agradecido de él y de toda la gente que hizo lo mismo. No sé si sea lo mismo para él, pero para mí es como un hermano. No te voy a mentir, no hablo todos los días con Brayan, pero siempre está pendiente. En los partidos lo apoyo, le digo 'vamos hueón', pero todo en mi mente. Tenemos una amistad muy sana.

El paso a Colo Colo y la 'Roja'

- En los partidos Brayan Cortés es alguien que grita mucho y se muestra enérgico, ¿cómo es fuera de la cancha?
- En la cancha es un hombre, pero afuera es como un niño. Es inteligente, alegre, divertido. Es hiperquinético, no puede estar quieto. Le gusta hacer cosas nuevas. Con la gente que aprecia es súper cercano. No tiene rencor con nadie. Es muy buena persona en general.

- ¿Cómo ve todo los pasos que ha tenido Brayan Cortés?                                                       
- Se lo merece. Es un tipo esforzado que siempre trabajó a mil. Es el primero en llegar y el último en irse. Yo creo que los primeros meses en Colo Colo no debe haber sabido dónde estaba parado, después debe haber ido asimilándolo.

- ¿Qué opina de las críticas que ha recibido por su rendimiento en Colo Colo?                        - Cuando pierdes todos miran para atrás. Yo no le veo ninguna falla a él, al equipo tampoco, es un mal momento que todos los clubes pasan. Es normal en el fútbol.

- ¿Qué le ha dicho Brayan Cortés en este último tiempo, ahora que se encuentra buscando club?
- No he hablado con él en estos momentos, pero sí lo he hecho con Sebastián Pérez. Él igual es súper amigo mío y hablamos siempre. Me aconseja que debo despegar de una vez por todas y no mirar para atrás. Es una persona muy buena.