U. DE CHILE

Los refuerzos de los grandes que llegaron con lesiones

En los últimos años los tres grandes han sufrido con jugadores de renombre que no llegaron en su mejor forma física. Celso Ayala, Paulao, Celio Silva...

Los refuerzos de los grandes que llegaron con lesiones

Los refuerzos internacionales causan muchas expectativas en los hinchas, pero también pueden gatillar más de un conflicto cuando llegan con inconvenientes físicos y no pueden rendir a la altura. Esto último ha pasado más de una vez en los equipos grandes y aunque la lista no es extensa, sus nombres permanecen en la memoria de Colo Colo, Universidad Católica y la U.

Ayala y otros en Colo Colo

El más recordado, sin duda, es Celso Ayala, zaguero central que llegó a Colo Colo, en 2006. El paraguayo, de 35 años, había concluido su segunda etapa en River Plate, club en el que fue gran figura, y fue presentado en una Noche Alba en el Monumental.

Sin embargo, inmediatamente las dudas se instalaron en torno a su futuro desempeño. Había trascendido que Ayala fichó en el Cacique con una dolencia en la cadera, lo que a la postre le jugó en contra. Solo disputó algunos partidos y se marchó, eso sí, siendo parte del plantel que obtuvo el título en el primer semestre de 2006, bajo el mando de Claudio Borghi.

Hace algunos años, en diálogo con AS recordó su paso por Colo Colo: "Sabía que estaba en el ocaso de mi carrera, pero era muy difícil decirle que no a un equipo tan grande. Era todo un reto después de una lesión importante. Para mí fue maravilloso retirarme así. Teníamos un equipo extraordinario".

En los años 90, algo muy similar aconteció con Paulao, zaguero central brasileño de gran trayectoria que llegó también a Colo Colo. Seleccionado del Scratch y multicampeón con Gremio y Cruzeiro, además de un paso por el Benfica de Portugal, era un fichaje de lujo en 1997. Sin embargo, las lesiones le permitieron disputar solo dos partidos, ante Mineros y Minervén, en Venezuela, por la Copa Libertadores.

Con Agustín Alayes pasó lo mismo. En 2011, y bajo la dirección técnica Diego Cagna, el central argentino llegó con 33 años a Colo Colo. Pero no respondió a su cartel de campeón de la Copa Libertadores, con Estudiantes de La Plata, y sólo jugo dos partidos, a raíz de sus lesiones. Retornó a Argentina para reforzar a River Plate, en la segunda división trasandina, luego de algunos meses en Chile.

Casos en la UC y la U

Las universidades también pasaron por una situación similar con algunos refuerzos. El brasileño Celio Silva llegó en 2001 a la UC, con 32 años. Exhibía una larga y exitosa trayectoria en clubes como Vasco da Gama, Internacional, Caen de Francia, Corinthians, Goias, Flamengo y Atlético Mineiro, pero no pudo rendir en San Carlos de Apoquindo.

Solamente disputó 8 partidos. Una lesión de rodilla, que ya padecía, recrudeció en el elenco cruzado y su aporte no fue el esperado. En 1997 había sido parte de la selección brasileña que ganó la Copa América de Bolivia, junto a estrellas como Ronaldo, Rivaldo, Cafú, Roberto Carlos y otros.

El protagonista de un hecho similar en la U fue el ecuatoriano Eduardo Morante. Fichó por azules en 2012 para potenciar la defensa del campeón de la Copa Sudamericana, que bajo la conducción de Jorge Sampaoli, apuntaba alto en la Libertadores. El traspaso implicó un pago de 2 millones de dólares, pero al zaguero le fue mal en Chile.

Durante el primer semestre de 2012, solamente disputó un partido en el campeonato que ganaron los azules. En la segunda etapa del año actuó en 6 encuentros, uniendo el Clausura y la Copa Chile, pero nunca pudo rendir de acuerdo a las expectativas, debido a la repetición de lesiones. Al finalizar la temporada, salió a préstamo a Liga Universitaria de Quito y no volvió más a la U.