Fútbol Nacional

El polémico caso de Lautaro de Buin y Melipilla: mismo dueño, mismos funcionarios

El Consejo de Presidentes de mañana tendrá en tabla el ingreso de Lautaro de Buin a Primera B, escuadra cuyo presidente cumple funciones paralelas en dos clubes asociados a la ANFP.

El polémico caso de Lautaro de Buin y Melipilla: mismo dueño, mismos funcionarios

Mañana se realizará el Consejo de Presidentes del fútbol Chileno. Uno de los puntos a considerar en la tabla es la aprobación del ingreso de Lautaro de Buin desde la Segunda División Profesional a Primera B.

El cuadro metropolitano se ganó por derecho deportivo el acceso a la segunda categoría. Sin embargo, y más allá del tema deportivo, en su historia actual destaca por tener un curioso –y polémico- tema, que ha sido discutido ampliamente en el fútbol nacional actual: la doble militancia de su dueño.

En efecto, Carlos Encinas aparece como controlador de la concesionaria de Lautaro, escuadra en la que se consagró como técnico campeón el pasado 8 de febrero. También es propietario de Melipilla, equipo que obtuvo el ascenso a la máxima división en Chile, justo un día antes del hito logrado con los “Guerreros”.

Pero todo no termina ahí. El presidente de Melipilla es Leonardo Zúñiga, quien también posee un cargo administrativo en Lautaro, dualidad que también cumple Vladen Canales, que se desempeña como asesor. Ambos estuvieron en la celebración (en cancha) de los dos ascensos, con un día de diferencia entre una y otra.

Leonardo Zúñiga (de lentes) aparece celebrando el título de Melipilla en la foto de arriba; abajo, aparece en los festejos de Lautaro de Buin, solo un día después. Mismo caso de Vladen Canales, asesor de ambos clubes (arriba de azul, abajo de camisa).

Conflicto de interés

La mencionada dualidad genera conflicto de interés, punto que ya ha sido abordado en la ANFP, en sus estatutos lo explicita como una falta.

Sin embargo, el hecho ya se ha repetido en otros clubes. Es por ello que el tema será mencionado en el consejo de mañana, con la finalidad de poner orden en la materia, para evitar nuevos casos.

AS se puso en contacto con Leonardo Zuñiga, pero hasta la hora no ha recibido respuesta por mensajes ni llamadas.