Entrevista AS | Parte I

El triste adiós de un ex azul en la B: "Me dijeron por celular que no seguía en el club"

Mauricio Arias hace sus descargos tras salir de Santiago Morning. En ese sentido, apunta hacia Fabián Marzuca, el DT. "Un técnico no puede meterse en los contratos", acusa el lateral.

0
El triste adiós de un ex azul en la B: "Me dijeron por celular que no seguía en el club"
RAMON MONROY PHOTOSPORT

"No lo quería hablar con nadie de la prensa. Pero ahora estoy acá, lejos, y no tengo ningún problema en que publiques todo lo que te estoy diciendo", asegura Mauricio Arias (36) en un pasaje de la conversación con AS. El lateral izquierdo afirma estar sumamente dolido por cómo salió de Santiago Morning, donde estuvo tres años y fue una de las voces fuertes. Incluso, se encargó de llevar la cinta de capitán. Lo cierto es que ahora está fuera de Chile: se transformó en el nuevo refuerzo del Atlético San Cristóbal, en la incipiente liga de República Dominicana.

Sus descargos surgen a raíz de una consulta sobre su opinión acerca de la forma en que Walter Montillo se marchó de la U, club donde justamente Arias coincidió con la Ardilla. "Me parece muy mal, porque es un ídolo. Por todo lo que le dio a la U, no merece ese trato. Pero como están las cosas en el fútbol chileno... A mí me pasó algo parecido en Santiago Morning", manifiesta el Laucha. "No lo merecemos. A mí me dijeron por celular que no seguía en el club. Imagínate, siendo el capitán por tres años. Me encargaba de todo, mejoré muchas cosas", añade.

Y profundiza, apuntando hacia su ex DT y al manejo del fútbol en Chile: "Al técnico que llegó (Fabián Marzuca) le jugué con la nariz fracturada. Jugué todos los partidos, en tres puestos. Pero eso no lo valoran. Da lata para la gente que ha conseguido cosas con los equipos importantes. Lo mismo que pasó con Esteban Paredes. Es una falta de respeto. La gente que ahora está encargada de los equipos, los empresarios, están echando a perder el fútbol chileno. Ya no se ve lo mismo que antes. Hay técnicos que vienen de afuera, habiendo buenos entrenadores en nuestro país".

- A quienes lideran los clubes. ¿Los ve más como empresarios que como dirigentes?
- Sí. Para mí, es un tema más de figurar en lo monetario que verlo por el equipo, la institución. Ahora todo es así. Están echando a perder el fútbol. No tienen idea de fútbol, solo de números. Quieren sacar el mayor provecho de esto.

- ¿La relación con Santiago Morning está quebrada?
- Me fui muy dolido del club. Me voy sentido. El único que se portó gente conmigo fue Luis Faúndez. Nada que decir de esa persona. Hasta el último día me agradeció los tres años que estuve allí, porque, cuando llegué de Malasia, yo tenía ofertas de equipos de Primera y preferí el Morning. Le tenía un cariño al club y siempre quise jugar ahí. El trato que me dieron ahora último no me lo merecía. Era un tema con Sebastián Nasur. Me acuerdo de que a mitad de campeonato, me llegó una oferta del fútbol argentino, para volver, de Belgrano de Córdoba. Me llamó Caruso Lombardi, el técnico, y ahí hubo un problema que no me dejaron salir. Estaban pidiendo plata. Allá me ofrecían tres o cuatro veces el valor que me estaban dando. Lo hablé con ellos, y no fueron palabras adecuadas a mi persona. Hablé con Fabián Marzuca y dijo que quería contar conmigo. Hice un esfuerzo. Después necesitaba alargar mi contrato, para mi tranquilidad y la de mi familia. No lo hicieron así y me tramitaron mucho. Me dediqué a entrenar, a jugar y pasó el tiempo. Después, a la hora de renovar el contrato, no hubo ninguna señal. Y ellos sabían que yo tenía la mejor disposición. El técnico (Marzuca) no dio la cara para llamarme o citarme a su oficina. Solo lo hizo por teléfono. Antes me había dicho 'Mauro, tú eres mi capitán y te quiero para el 2021. Eres un referente'. Y ahora no estaba en sus planes. Capaz que no era de su gusto. Pero lo que más me molesta es que él no me lo dijo en la cara.

- Lo llamó Luis Faundez, ¿no?
- Sí, me dio la explicación. Se portó bien. Dijo que no me merecía el trato que me estaban dando. Yo le dije que si fuera por un tema futbolístico, que no juego nunca, pero en los tres años que estuve fui el que más partidos jugué. Gracias a Dios nunca me lesioné. Las estadísticas me lo marcan. Si fuera por rendimiento, está bien. Pero no fue así. A lo mejor querían un jugador más joven, y no tenía problema si me lo decían a la cara. Si eso pasa. Pero a Fabián Marzuca le jugué en tres puestos. Nunca me salí de un entrenamiento, y mis compañeros se dieron cuenta. Me dieron a entender que yo era muy caro, y con esa plata podían traer dos jugadores.

- ¿Siente que el que le jugó chueco fue Fabián Marzuca o parte de la dirigencia?
- Para mí, el técnico es el que toma las decisiones. Si me va a querer, me va a querer sí o sí. Primero que todo, un técnico no puede meterse en los contratos de cada uno. Él se metió en los montos de cada uno. Yo le dije 'Fabián, tú acá no estás en Recoleta. Este es un equipo profesional'. Me molestan esos detalles. Fabián estudió, está bien. Pero nunca jugó fútbol. Esa es la gran diferencia con un técnico que sí jugó. Hay varios que son ex jugadores, que se convierten en técnicos, y que merecen en una oportunidad en el fútbol chileno. Pero no la tienen. Está bien que la gente estudie, pero es distinto cuando uno vivió en una cancha, estuvo en un camarín o jugó fútbol profesional.

- ¿Entonces cree que Marzuca se metió en los contratos?
- A mí me dijeron de buena fuente que él se metió en esa cosa. No sé si será verdad o mentira, pero la gente del club me dice eso. Así que me deja mucho que pensar. Pero yo le agradecí por todo los meses que estuvimos trabajando, aunque le dije 'el fútbol da vueltas, Fabián. Tú tienes 29 años y yo tengo una carrera larga, 18 años jugando'.

- Pero lo que menciona sobre el técnico y los contratos le quita peso a la voz del presidente...
- Sí... Es que yo con Sebastián (Nasur) todo bien. El papá, ningún problema. Don Miguel (Nasur), para mí, lo que necesitaba. Lo que pasa es que la mano derecha de Sebastián Nasur es un abogado y empresario, ¿me entiendes? Lo mismo que te contaba antes: están ensuciando el fútbol. Aparte, trae a sus jugadores. Si él mismo trajo a Marzuca. Estos empresarios no vienen solo con él técnico, sino también con varios jugadores igual. Acá le tapas las puertas a los chicos que vienen de abajo.

- ¿Cuál es el nombre del empresario?
- Javier Rojas.

- ¿Qué dijo su familia o su círculo más cercano cuando salió de Santiago Morning?
- Estaba triste. La que más sufre es la familia en estos momentos, pero hay que cambiar el chip. Ya pasó todo. Me voy con los mejores recuerdos de mis compañeros, que uno por uno me llamaron. Ahí se ve el cariño y la persona que fui en los tres años que compartí con el plantel. Me llamó hasta el utilero, el coordinador, los doctores. Eso se valora mucho. Me voy con eso.

Recomendado | Un chileno en el Caribe: "Los más chicos me veían por la TV; yo les regalo zapatos de fútbol"