Temas del día Más temas

Entrevista AS

La joya de Everton que estuvo con Vidal en el Bayern Múnich

Gianfranco Sepúlveda debutó en Primera a sus 19 años. En AS, recuerda cuando conoció las instalaciones del 'Gigante de Baviera' y compartió con el 'Rey'.

La joya de Everton que estuvo con Vidal en el Bayern Múnich

Gianfranco Sepúlveda (19) vive la concreción de lo que siempre fue su sueño. El joven volante de Everton debutó en la división de honor del fútbol chileno en la primera jornada, cuando ingresó por Gary Moya a los 73' en el encuentro ante O'Higgins. "Estaba un poco nervioso, pero traté de dar lo mejor de mí", confiesa en conversación con AS.

Pese a su corta edad, 'Gian' ya tiene muchas historias que contar. Como, por ejemplo, cuando en 2016 tuvo la posibilidad de viajar a Alemania y conocer las instalaciones del Bayern Múnich, club en el que se desempeñaba Arturo Vidal. "Fui una semana, estuve cuatro días ahí y tres días en Suiza, donde fui a conocer el país. Fue una experiencia increíble. Un regalo que hasta hoy atesoro", adelanta.

- ¿Cómo surgió esa posibilidad?
- La verdad, no recuerdo bien, creo que fue un acuerdo entre un diputado, un canciller chileno y Everton*. Un día me llamaron desde el club y me contaron que estaba la opción de partir a Alemania, conocer donde entrena el Bayern y estar con Vidal y los demás jugadores. Pasaron dos semanas en las que no volví a saber del tema, y de la nada me volvieron a contactar, así que armé mis cosas y me fui. Fue todo muy rápido. Ellos querían enviar a alguien de escasos recursos que jugara fútbol, así que fui a Múnich durante unos días.

*N. de la R: se debió a la Fundación Vamos Que Se Puede, encabezada por el senador Francisco Chahuán y a las gestiones del embajador nacional en Suiza, José Luis Balmaceda.

- ¿Pudo entrenar con las inferiores del club alemán?
- No, yo no entrené. Leí en varios lugares que supuestamente yo lo había hecho, pero no fue así. La pasantía fue conocer las instalaciones y compartir un rato con los jugadores, específicamente en un almuerzo después de un partido contra el Frankfurt.

-  ¿Conversó ahí con Arturo Vidal?
- Claro, estuve almorzando con él (risas). Fue muy buena persona, se comportó excelente conmigo. No sé si él me veía ahí como jugador profesional, yo apenas tenía 13 años así que creo que no, pero aún así me dio varias consejos. Me dijo que fuera humilde, que si quería jugar a la pelota y llegar lejos, que luchara por mis sueños, y que entrenando y siendo perseverante no había ningún límite. Fue muy bonito porque él es uno de mis referentes. Bueno, él y todos los jugadores de la Generación Dorada.

- ¿Algún otro jugador que soñaba conocer?
- Yo quería conocer a Robben, que en ese partido no estuvo por lesión, y también a Ribéry, que esa vez, recuerdo, hizo un gol de chilena con el que ganaron el partido. Pero él no subió a almorzar con el resto del equipo, así que me quedé con las ganas. Pero quienes me llamaron la atención fueron Douglas Costa y Thiago Alcántara. Se veían muy buena onda, tirando bromas todo el rato, se reían... se notaba que eran de una onda más latina. De lejos también vi a Lewandowski y Neuer, pero eran como más fríos. Y lo mejor de todo fue conocer el Allianz Arena.

Gianfranco Sepúlveda ante O'Higgins en la 1° fecha, lo que significó su debut en el profesionalismo.

"Siempre tuve la esperanza de ser futbolista"

Sepúlveda, que también participó en un spot de la Copa América 2015, reveló cómo fueron sus inicios en el fútbol: "Empecé a jugar a los seis años en el Club Alemania, un equipo de barrio. Y antes, mis primeras pichangas fueron con mis tíos y amigos en el pasaje donde vivía, por diversión, como cualquier niño. Después en el club comenzó la época de campeonatos, ganamos algunos y comencé a motivarme con la idea de ser futbolista. Desde ahí, en mi mente siempre tuve la esperanza de serlo. Hasta que a los 10 llegué a Everton".

- Usted es una las figuras más prometedores de Everton, además de haber sido seleccionado juvenil en varias categorías. ¿Cómo toma eso? ¿Siente alguna responsabilidad mayor?
- No, para nada. Me siento súper tranquilo. Creo que cada uno hace su camino. Además yo todavía no he demostrado nada, estoy recién empezando. Pienso que lo más importante es no estar pensando en cumplir las expectativas que la gente tiene de mí, sino que yo estar tranquilo con lo que hago.

- ¿Cuáles son sus próximos objetivos?
- Uf, tengo varios. La verdad es que pienso en grande. En el futuro me gustaría jugar en la selección chilena y representar bien al país. Y a corto plazo, lograr cosas importantes con Everton. Ni siquiera pienso en hacer un buen torneo o meternos en copas internacionales... creo que podemos pelear por el campeonato. Hay un muy buen equipo. Y a nivel personal, bueno, seguir sumando minutos y afianzarme. Lo bueno es que el profe Roberto (Sensini) nos da la confianza a los más chicos, y eso es importante.