COLO COLO

El acierto más grande de Colo Colo: un guerrero que va por Lasarte

Leonardo Gil, héroe del Superclásico, no llegó al Monumental para ser un jugador del montón. El inagotable luchador del mediocampo arribó para buscar un espacio en la Roja.

0

Tal como ocurrió con Martín Rodríguez, Leonardo Gil había estado en duda para el Superclásico. El ex volante de Vasco da Gama sintió una molestia durante la semana y entrenó de forma diferenciada. El resto de la historia es conocida y reciente: el futbolista fue el héroe ante Universidad de Chile, tras marcar el único tanto del partido. Es otra señal de uno de los mejores fichajes del fútbol chileno, que busca un espacio en la Roja.

Gil fue el acierto más grande de Colo Colo en su agitado mercado de pases. El entrenador necesitaba un mediocampista, y encontró el nombre ideal. No solo porque el futbolista llegó a préstamo y tiene nacionalidad chilena, también porque aporta una serie de características que demostró este domingo en el Monumental.

Con menos de dos meses en Colo Colo, Gil ya es un líder. Sus compañeros lo tienen claro. Gonzalo Espinoza, también. Cerca del minuto 25, mientras Julio Bascuñán revisaba el VAR por dos jugadas dudosas, el mediocampista tomó el balón. El jugador de la U se la intentó quitar, pero el ‘colorado’ reaccionó con furia. Nadie le pudo robar la pelota, hasta que el árbitro tomó una decisión.

Gil choca con Espinoza durante el Superclásico.

Minutos más tarde, el argentino-chileno recibió una fuerte infracción de Camilo Moya en la mitad del terreno. Solo duró unos segundos en el suelo. Se paró antes de que llegara el cuerpo médico, quien también corría a asistir a Martín Rodríguez. Gil es aguerrido y luchador. Ese es el carácter fuerte que proyecta cada fin de semana. Sus rivales lo observan.

En el juego, también es desequilibrante. Se anticipa, es movedizo, encuentra espacios, apoya en defensa y también se proyecta en el ataque. Ante la U no solo marcó el tanto, también generó una jugada de peligro que continuó Iván Morales y lanzó un centro preciso que Ignacio Jara falló. Gil nunca se complicó ante la presión de la U e incluso resolvió con tacos cuando era necesario.

El ‘colorado’, como lo apodan, vibra con los partidos de Colo Colo de una forma diferente al resto. Lo demuestra. Y es que, para él, su arribo al Monumental tiene una meta mucho más ambiciosa: llegar a la Selección. Así lo reconoció mucho antes: “Jugar en la Roja es un sueño que no he cumplido. No pierdo la esperanza”. Gil ya conquistó a Quinteros, con quien se abrazó después del Superclásico, y ahora va por Martín Lasarte.