ENTREVISTA AS

"Muchos hombres me hicieron llorar con sus comentarios": la campeona chilena que rompió los esquemas

Rafaela Burgos, piloto de alta velocidad, contó cómo fue entrar a un mundo dominado históricamente por el género masculino: "Cumplí un sueño grande".

"Muchos hombres me hicieron llorar con sus comentarios": la campeona chilena que rompió los esquemas

Rafaela Burgos, piloto de alta velocidad y amante del mundo motor, entró en un territorio dominado históricamente por hombres, pero con el tiempo ya se hizo un espacio y se ganó el respeto de sus pares.

Para lograrlo, eso sí, el camino no fue fácil. En diálogo con AS Chile, mientras se recupera de una grave lesión, "Rafa" decidió contar cómo fue ser el centro de las burlas del machismo más duro.

- ¿Cómo nació su pasión por el motociclismo?
- Nació desde que tengo memoria. Desde que era chica me gustan las motos y siempre me volvieron loca. Escuchaba los motores y veía las carreras. Después me enteré que mi bisabuela corría en moto en su tiempo, pero eso lo supe más grande. Supongo que lo llevaba en la sangre, porque nunca tuve ningún pololo o familiar que me incitara a meterme en esto.

- ¿Cómo fue entrar a un mundo dominado mayormente por hombres?
- Nunca me molestó ni me complicó que fueran puros hombres, porque tengo puros primos, hermanos y amigos hombres. Siempre lo vi como algo que venía dentro de hacer lo que me gusta y apasiona. Haber logrado correr en moto en ese entonces fue cumplir un sueño muy grande.

- ¿Se sintió discriminada en algún momento?
- Si, porque la verdad es que hace nueve años atrás era harto más raro que ahora. En la actualidad ya es mal visto y fuera de lugar al hombre que sigue siendo machista, que aún existe, pero mucho menos que años atrás. Hubo muchos comentarios feos de parte de hombres que siempre me decían: "¿Qué haces acá?, este deporte no es para mujeres, retírate, me cargan las mujeres que andan en moto". Yo siempre corrí contra hombres y muchas veces me hicieron llorar con sus comentarios, porque igual soy sensible. Hasta el día de hoy hay algunos que les molesta y que por ellos sería mejor que corrieran solo hombres y que no estuvieran mujeres. Obviamente esa no es la mayoría. Como en toda situación, me ha tocado hombres que me han apoyado mucho y hombres que me la han hecho más difícil.

- ¿Cuáles son sus metas en este deporte?
- Creo que he cumplido la mayoría de mis sueños en este deporte y tengo mas historias buenas que malas. El año pasado cumplí mi meta que era ganar mi categoría, así es que estoy muy contenta. Este año mi meta es mejorarme, porque tuve una lesión muy complicada, entonces estoy buscando recuperarme antes y lo mejor posible. El tema es volver a tener el nivel de antes, que es muy difícil después de una lesión fea como la que tengo ahora. Ya me ha pasado otras veces y me ha costado mucho volver, así es que mi meta ahora es volver a tener el mismo desempeño.

- Usted también es músico, ¿cómo lo hace para compatibilizar sus dos pasiones?
- Si, también soy músico, toco el piano. Es difícil compatibilizar ambas cosas porque la música, la mayoría de las veces, se toca de noche, entonces el trasnoche no complementa muy bien con el deporte. En algún momento traté de hacer las dos, pero ahora priorizo. Si me toca hacer una tocata o un entrenamiento tengo que elegir entre los dos, que no se topa mucho porque uno va eligiendo sus horarios y días de entrenamiento. Ahora, entre carrera y tocata, sí o sí hay que elegir una de las dos, porque no va de la mano el trasnoche con las motos. Lo otro que juega en contra son las lesiones, pues siempre está el riesgo de pasar a llevar mis manos, pero hasta ahora no he tenido ningún problema con eso.

- ¿Siente que se está valorando cada vez más a las mujeres en el deporte chileno?
- Si, siento que se está valorando mucho más. Primero, hay muchas deportistas chilenas que han dado mucho que hablar. Yo las admiro mucho a cada una, en el mundo hay mujeres impresionantes que han dejado el género femenino muy alto. Por otro lado, para mí ser machista ya es algo del siglo pasado. No valorar a las mujeres es muy mal visto ahora, o al menos, hace dos años. Siento alegría, admiración y satisfacción de ver a alguna mujer llegar lejos, así es que estoy orgullosa de cada una de ellas. Me gusta ver como va creciendo el deporte femenino, hasta las marcas se han dado cuenta de este cambio positivo en el mundo. Actualmente soy embajadora de G-SHOCK y me gusta serlo, porque es una marca que busca potenciar a mujeres power con un mensaje de empoderamiento.

Su grave accidente

Por estos días, Rafaela Burgos está en proceso de recuperación tras sufrir una grave. Ya son varios meses fuera de competencia, pero ella se mantiene fuerte para volver lo más pronto posible.

"Fue mala suerte, la verdad es que no estaba ni en moto de velocidad ni en carrera, sino que me prestaron una moto de enduro. Me subí y corrí, pero terminé cayendo sin aviso, de esos accidentes que uno no sabe por qué, y caí muy mal. No iba rápido y me fracturé la cabeza del húmero, se fracturó completamente y quede mirando para el otro lado. Ahí me tuvieron que operar para volver a fijar el hueso. Es una larga recuperación, porque es una de las lesiones más complicadas que tenemos en el cuerpo, por ser articulación", cuenta Burgos.

"Me operaron 2 veces y ya estoy con kine recuperando movilidad para estar bien y volver a la moto de competición. Van a ser seis meses de recuperación, es un camino largo y las sesiones con el kinesiólogo son muy dolorosas, pero vamos bien, con mucha energía y con toda la mente puesta en mejorarme para salir adelante lo antes y mejor posible", cerró.