SELECCIÓN CHILENA

El nuevo escenario que espera a Vidal en su reintegro a la Roja

Con Lasarte, el elenco nacional actuó sin la presencia de un volante mixto neto, lo que genera inquietud en torno a qué hará el DT para incluirlo.

Arturo Vidal fue la gran ausencia que tuvo Chile en la reciente doble fecha de las Eliminatorias. Aquejado de coronavirus, el volante se perdió los duelos contra Argentina y Bolivia, pero ya fue dado de alta y, como su petición de disputar la Copa América la aceptó el DT Martín Lasarte, el certamen en Brasil marcará su retorno a la escuadra nacional.

Hasta ahora, y en los tres partidos de la Roja bajo la nueva conducción del uruguayo, el estratega del elenco nacional no ha podido contar con Vidal. Se quedó en Italia cuando Chile enfrentó en un amistoso a Bolivia en Rancagua y ahora aconteció lo que todo el país sabe. A partir de cómo Lasarte organizó el equipo -principalmente en las Eliminatorias- resulta claro que el mediocampista se encontrará con un nuevo escenario de cara a su titularidad de la Selección.

Sin volante mixto

El panorama de la Roja cambió en la zona de volantes en los dos partidos de las Eliminatorias. Contra Argentina, Chile empleó el sistema de juego 1-4-4-2 y, solo en los últimos minutos, Lasarte varió a un 1-4-1-2-3. Su objetivo fue conformar una línea de cinco hombres en el mediocampo, por el descenso de los punteros a la altura del trío de volantes, y así potenciar el Reagrupamiento Defensivo cuando el local atacó con intensidad.

La organización posicional dominante en Santiago del Estero no contempló la presencia de un volante mixto neto, labor en la que se desempeña Vidal. Entonces, la Roja contó con un doble '6' (Erick Pulgar y Charles Aránguiz) y otros dos mediocampistas externos (Pablo Galdames y Jean Meneses). En este diseño, el hombre del Inter podría tener cabida forzada actuando por uno de los dos costados o como volante central con libertad para atacar. Sin embargo, no son las funciones donde mejor rinde, pues es un jugador del eje de la cancha ubicado tras la línea ofensiva.

Ante los bolivianos, y aunque Lasarte modificó el sistema de juego de 1-4-4-2 a 1-3-4-3, tampoco el DT recurrió a la inclusión de un mediocampista mixto puro. Se repitió el doble '6' de Argentina y la novedad fue el ascenso como carrileros de Mauricio Isla y Eugenio Mena. En el contexto de esta distribución posicional, si el DT hubiese podido contar con Vidal tendría que haber 'sacrificado' a Pulgar o Aránguiz. No obstante, habría actuado desacomodado de función.

Con Vidal en la cancha

A partir de lo mostrado en los tres partidos dirigidos por Lasarte, la presencia del ex Barcelona en la titularidad posee dos cauces de participación. Ambos implican sistemas de juego distintos a los empleados en las Eliminatorias, aunque uno de ellos con una mínima variación. Esta última alternativa tiene que ver con variar del 1-3-4-3 ante Bolivia a un esquema 1-3-3-2-2, que contempla la presencia de dos volantes mixtos por delante un único '6'. 

De hecho, por momentos contra los altiplánicos, Chile se posicionó en la cancha de esta forma, debido al retroceso de Meneses al mediocampo y la centralización de la dupla Vargas-Sánchez comandando la ofensiva. Si así aconteciera, se reconfiguraría el tridente habitual de los últimos duelos de la Roja, integrado Pulgar, Aránguiz y Vidal. No asoma como una posibilidad lejana, estimando que las opciones en ataque no son prolíficas y Lasarte parece confiar plenamente, todavía, en Vargas y Sánchez.

La última posibilidad sería la implementación del sistema táctico 1-4-1-2-3 que mostró el DT uruguayo en su estreno durante el amistoso contra Bolivia, en El Teniente. Es la misma estructura posicional empleada también por Reinaldo Rueda, por lo que no significa grandes novedades. Sin embargo, le juega en contra la falta de cartas con peso ofensivo, realidad que lleva permanentemente a cuestionar si se justifica que a Roja forme con tres hombres nominales en el ataque.