COLO COLO

La duda que persigue a Quinteros

Los albos encontraron su mejor nivel con el formato 1-4-4-2. Sin embargo, en ocasiones el DT intenta volver a la fórmula posicional anterior y el desempeño no es el mismo.

0
La duda que persigue a Quinteros
FELIPE ZANCA/PHOTOSPORT

Colo Colo volvió a dejar en evidencia de que hoy es uno de los equipos con mejor juego en el Campeonato Nacional 2021. Anteriormente, los dirigidos por Gustavo Quinteros contra Melipilla, fueron capaces de revertir un bajo primer tiempo para terminar goleando de manera inobjetable por 4-2. Luego de los cambios introducidos por el DT, el Cacique fue otro conjunto en el Nicolás Chahuán de La Calera y obtuvo una victoria que solidifica su autoestima futbolística.

Este domingo pasó algo similar, pero sin la angustia para los albos de tener la obligación de revertir un marcador adverso. Colo Colo superó sin grandes contratiempos a Curicó y, esta vez ante la presión de vencer para quedar como único puntero a la espera del duelo del actual líder La Calera, el equipo otra vez respondió en la cancha. 

Fórmula adecuada

En este buen momento de los albos existe, sin embargo, una aspecto en la gestión táctica de Quinteros que llama la atención. El argentino-boliviano emplea los sistemas de juego 1-4-4-2 y 1-4-2-1-3, ordenamientos posicionales que incluso son desarrollados en el curso de un mismo partido.

Así aconteció ante los melipillanos y también en el tramo final contra Curicó. Durante la fecha antepasada, Colo Colo cambió y actuó con el primer sistema mencionado, luego de la insolvencia de la primera parte con el diseño 1-4-2-1-3. El DT rearmó espacialmente el equipo desde el mediocampo hacia arriba y todo cambió, operando bajo las premisas del módulo 1-4-4-2, que entrega claros indicios de ser el más funcional para el Cacique.

Esta fórmula los albos empezaron a utilizarla a partir de la segunda fecha del torneo, durante el triunfo por 2-1 ante Cobresal. En El Salvador, Quinteros optó por una dupla de volantes centrales (Leonardo Gil y Bryan Soto) eliminando del eje al tercer mediocampista, los punteros se transformaron en volantes externos, conformando una línea de cuatro hombres en el sector medio, y en ofensiva se configuró una dupla de ataque o doble '9'.

Desde ese momento, Colo Colo inició una etapa de franca evolución futbolística. Tal ha sido su avance en la cancha que hoy la campaña lo tiene de vuelta en los primeros lugares de la tabla de posiciones y, cada semana, da muestras de sus potencialidades para disputar el título del campeonato.

Volver atrás

Por lo mismo, no deja de sorprender que Quinteros en ocasiones insista en volver al formato posicional anterior, consistente en agregar un volante ofensivo en el mediocampo, deshaciendo el doble '9' para volver a atacar con dos punteros junto a un único centrodelantero. De hecho, en la Copa Chile probó con Leonardo Gil de '10' en algunos duelos y el resultado parece que lo satisfizo.

En la reanudación del Campeonato Nacional, contra Universidad Católica, mantuvo al argentino-chileno en la posición. No obstante, en la jornada siguiente contra Audax Italiano retornó al sistema de juego 1-4-4-2 y, desde entonces, la alternancia en el uso de ambas fórmulas ha sido constante. .

Como estrategia de variabilidad táctica para sorprender a los rivales o como forma de adaptación a la coyuntura cambiante de un partido, el traslado de un esquema posicional al otro es absolutamente pausible. Sin embargo, los hechos en el campo de juego demuestran que el rendimiento de los albos es superior bajo el formato con el que terminaron desempeñándose en la goleada por 4-2 a Melipilla y cómo iniciaron en el 2-0 frente a Curicó.

Actualmente, Colo Colo no posee un '10' nato que entregue garantías de un desempeño satisfactorio. Leonardo Valencia podría asumir la función pero su puesto natural es de extremo o volante extermo y además hoy no entra para nada en la consideración de Quinteros.

Jara, por su parte, entra y sale de las convocatorias y, por lo mismo, fue una sorpresa su titularidad pasada ante los melipillanos. No obstante, el volante dejó la cancha en el entretiempo y luego se sumó Vicente Pizarro (59') con el objetivo de atacar con dos hombres (Iván Morales y Marcos Bolados) y configurar una línea de cuatro en el mediocampo, constituida por Pablo Solari, Pizarro, Gil y Gabriel Costa. 

Este domingo, otra vez Quinteros varió el esquema al sustituir a Solari contra Curicó. El argentino dejó la cancha por César Fuentes, quien se ubicó junto a Pizarro en el doble '6' del mediocampo y Gil ascendió a la posición de '10'. Desapareció la dupla de arietes y en su lugar el sector ofensivo quedó compuesto por Bolados y Costa como punteros y con Morales en el puesto de }centrodelantero. Del 1-4-4-2 del comienzo, Colo Colo terminó jugando con un sistema 1-4-2-1-3.