ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

FÚTBOL CHILENO

El secreto de un éxito inesperado

Everton pelea hoy la punta gracias a un fútbol dinámico, funcional y con eficacia ofensiva, luego que el DT Sensini implementó una variante clave en la campaña.

Actualizado a
El secreto de un éxito inesperado
ANDRES PINA/PHOTOSPORT

Everton no tuvo problemas para superar por 3-0 a Cobresal, durante la fecha pasada, y se introdujo de plano en la disputa de los primeros lugares del Campeonato Nacional. Los viñamarinos, con 23 puntos, se encuentran a dos unidades de los líderes Universidad Católica. Universidad de Chile y Unión La Calera y apenas un punto los separa de Colo Colo (24), elenco que ha dado mucho de qué hablar en las últimas semanas por su buen nivel de juego. 

Como sea, la escuadra dirigida por el argentino Néstor Sensini pugna hoy mano a mano con los albos por exhibir el rótulo de ser el equipo con mejor juego en esta etapa del torneo. El momento colectivo e individual de los oro y cielo llama mucho la atención y comenzó a gestarse en un instante clave de la presente campaña.

La partida

El elenco conducido por Sensini debutó en el campeonato con un empate 1-1 contra O'Higgins, en el Sausalito de Viña del Mar. Ese sábado 27 de marzo, el DT argentino organizó al equipo con un sistema de juego 1-4-3-3, en la línea táctica de lo que realiza la mayoría de los equipos no solo en Chile, sino que también a nivel internacional. 

Sin embargo, en la jornada siguiente Sensini rearmó todo ante Antofagasta, al parecer, inquieto por el nivel de juego inconsistente del estreno. En el norte del país, los viñamarinos se ordenaron posicionalmente con un esquema 1-4-4-2 y la variante dio resultado. Con un juego más directo en ataque e importante seguridad defensiva, vencieron por 2-1.

Pero esa presentación ni siquiera fue un balbuceo de todo lo bueno que estaba por venir. El elenco oro y cielo luego registró dos empates e igual número de derrotas, inquietando el ambiente en Viña del Mar. En esta fase del torneo, Sensini volvió del módulo 1-4-4-2 al sistema de juego 1-4-3-3 del estreno en 2021 y todo se fue al diablo contra La Serena. El local cayó por 4-0 en el Sausalito, en un duelo desnaturalizado por tres expulsiones de los ruleteros en el primer tiempo.

Innovación crucial

Fue un golpe duro para Everton y Sensini sacó lección del traspié. Entonces optó por una nueva estructura posicional y desde ese momento no ha variado, ya que los resultados han sido óptimos. Ante Universidad de Chile, el cuadro viñamarino salió a la cancha en El Teniente con un esquema 1-3-5-2 y el mundo cambió favorablemente para los oro y cielo.

Vencieron por 1-0 en Rancagua y luego agregaron cuatro nuevas victorias y también dos empates. En total, de 21 puntos Everton obtuvo 17 unidades y lo hizo con un juego caracterizado por la seguridad en defensa, avances y retrocesos veloces en la cancha y capacidad de gol para concretar en sus llegadas al arco rival.

En toda esta etapa favorable, Sensini jamás ha variado en la presentación de tres zagueros en la última línea, asistidos en defensa organizada por el retroceso profundo de ambos carrileros para conformar una sólida estructura de cinco hombres. En ataque, la labor de estos volantes externos también resulta crucial, ya que se transforman en punteros o extremos, llegando hasta la línea de fondo si la situación de juego lo exige.

La única variante en este espectro táctico ocurrió en el 0-0 contra Ñublense como local. El DT optó por actuar con tres atacantes, pasando a un sistema 1-3-4-3, con Maximilano Ceratto, Matías Leiva y Juan Cuevas en ofensiva. Sin embargo, fue apenas una excepción, puesto que Sensini retornó al diseño posicional con cinco hombres en la mitad de la cancha para nutrir de juego a la dupla de atacantes.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?