Entrevista AS

Estuvo con Reinaldo Rueda en la Roja y hoy busca levantarse: "La he pasado mal, pero lucharé"

Con la intención de sumar minutos, José Bizama dejó la MLS y partió a la USL, la segunda categoría de Estados Unidos. "No tenía muchas ganas de venir", se sincera el lateral.

0

José Bizama (27) cambió de equipo en Estados Unidos. El lateral derecho dejó Houston Dynamo y se fue a préstamo al Charlotte Independence. "Si te soy sincero, no tenía muchas ganas de venir, pero en el club, con el cuerpo técnico actual, no estaba siendo considerado", explica el ex Huachipato a AS, evidenciando incomodidad por el traspaso. En parte, por abandonar la MLS para jugar en la USL, la segunda categoría. Sin embargo, es consciente de que era su única escapatoria al ostracismo. "Sabía que no iba a jugar hasta fin de año", dice el chileno, cuyo vínculo con el elenco de Carolina del Norte será hasta el cierre de la temporada.

"Decidí venir para ver si puedo tomar un poco de ritmo, un par de partidos, y a fin de año analizo bien qué es lo que me espera para el futuro", manifiesta Bizama, que también profundiza en la relación que tuvo con Tabaré Ramos, el DT del Houston Dynamo, y su staff. "Este último tiempo ya no teníamos comunicación. Trataba de entrenarme bien y todo, pero ellos no me tenían considerado. Siempre iba citado, pero no veía minutos. Fue difícil tomar esta decisión, porque obviamente no quería bajar de nivel", detalla el jugador. Eso sí, valora que "viéndolo por el lado positivo, necesitaba jugar y acá (Charlotte Independence) tengo la opción".

José Bizama, con la camiseta de Houston Dynamo, el equipo que es dueño de su carta.

- ¿Ve como un retroceso su llegada al Charlotte Independence?
- O sea, bajar de Primera a Segunda lo veo como un retroceso. Por eso tampoco tenía muchas ganas de venir acá, pero viéndole el lado positivo, puedo jugar. En Houston, hiciera lo que hiciera, no iba a jugar de aquí a fin de año. Al menos tengo la posibilidad de llegar con ritmo de competencia a fin de año y ver si es que sigo en Houston o veo otra opción.

- ¿Por qué cree que jugó tan poco en Houston? ¿Lo ve como algo futbolístico o algo personal con el entrenador?
- No... La verdad es que desde que llegué a Houston tuve mala suerte. El primer año tuve una fractura de tobillo que al final me costó toda la temporada. Terminé jugando unos partidos al final de temporada. Luego, en esta, tuve un desgarro que me evitó poder participar de la pretemporada, de los juegos amistosos, y ya arranqué con desventaja. Luego empezó la temporada y el cuerpo técnico no me dio la oportunidad. Las lesiones y un poco de mala suerte es lo que me ha afectado. Entonces, lo que en estos momentos necesito es poder jugar y tomar un poco de confianza.

"Desde que llegué a Houston, la he pasado bastante mal. Si esto continúa, buscaré un psicólogo deportivo".

- A propósito de lo que me dice... ¿se ha sentido mal? ¿Cómo lo ha afrontado?
- La verdad es que sí. Desde que llegué acá la he pasado bastante mal en el tema deportivo. Mi familia me ha servido de apoyo para mantenerme, para seguir luchando. Hasta antes de venir acá, nunca me habían pasado tantas lesiones. En estos momentos, el no estar jugando, me complica aún más. Necesito tener minutos y agarrar ritmo de juego y confianza.

- ¿Ha tenido la posibilidad de trabajar esta situación con un psicólogo deportivo?
- No, pero en algún momento lo voy a hacer, si es que esto continúa así.

- Más allá del respaldo de su familia, ¿qué es lo que lo hace seguir adelante?
- Lo que me mantiene ahí es mi familia. Pero nunca fue fácil para mí. Cuando comencé todo, en Huachipato, me costó llegar al primer equipo. Pasé por momentos malos. Sin embargo, superé todo eso y pude sobreponerme a la adversidad. Esto que me está pasando nuevamente como que me hace recordar un poco a mis inicios. Me mantengo fuerte de mente y trato de seguir luchando. Quizás si hubiese querido tirar la toalla, habría vuelto a Chile, a estar más cerca de mi familia, a estar en mi país, a volver a jugar allá, pero la verdad es que me he mantenido acá porque quiero seguir luchando hasta lo que se pueda.

"Lo que me está pasando me recuerda a mis inicios en Huachipato. Pasé por momentos malos".

- Me hablaba de sus inicios en Huachipato. ¿Cuál es el momento clave que recuerda para esta lucha?
- Un momento que marcó mi carrera fue a los 18 años, cuando falleció mi abuela. Fue un golpe bastante duro para mí y sentía que no tenía nada que perder. Sin embargo, tenía que seguir luchando. Y así lo hice, por honor a ella. No sé de dónde saqué la fuerza, pero seguí entrenando, me esforcé y después, poco a poco, vinieron todas las buenas.

- ¿Qué lecciones ha sacado de su estadía en la MLS? Algo positivo dentro de todo lo malo...
- Para mí, es una muy buena liga, que va creciendo año a año. Están llegando muy buenos jugadores. Siento que el nivel va aumentando y a nivel de clubes, de organización, es todo muy bueno. Vivir todo eso acá es extraordinario. Pero lo más importante, para uno como futbolista, es poder jugar.

"Tengo la intención de volver al fútbol chileno. Miguel Ponce me dijo que le hubiese gustado que vaya a La Serena".

- ¿Ha pensado en volver al fútbol chileno a relanzar su carrera?
- Sí, tengo la intención de volver. Si sigue el cuerpo técnico (de Houston Dynamo) no tengo muchas ganas de seguir acá. Yo tengo dos opciones más en el club. No son contratos fijos, sino que opciones de contrato y el club tiene la mayor decisión de tomar esas opciones. Pero obviamente también es lo que yo quiero y vamos a llegar a diciembre a ver qué sucede. Por eso mismo quise venir acá para tomar ritmo de juego y, en el caso de que quiera volver a Chile, llegar con ritmo de competencia.

- ¿Y ha tenido la posibilidad de retornar?
- Hace poco, antes de venir acá, estuve conversando con el profe Miguel Ponce. Me habló y me dijo que le hubiese gustado que pudiera ir (a Deportes La Serena), pero sabía que era complicado, por el tema de mi sueldo y otros temas. Por eso no se avanzó.

"Ahora pienso en poder sentirme feliz nuevamente en el campo".

- Hace unos años, usted estuvo con Reinaldo Rueda en la Roja. ¿Sigue trabajando para volver o lo ve un poco lejos?
- Lo que pienso en este momento es en poder jugar, poder retomar confianza, minutos. Eso es lo que voy tratando de pensar día a día. Ir paso a paso. Ahora pienso en poder sentirme feliz nuevamente en el campo, pudiendo jugar constantemente. Eso es lo que me preocupa ahora, y para lo que estoy trabajando. Lo demás se va a ir viendo con el tiempo.

- ¿Ha perdido un poco la felicidad con el fútbol?
- No sé si la felicidad del fútbol, porque la alegría de entrenar con los compañeros siempre está, pero cuando no estás teniendo continuidad no puedes estar feliz. Lo que quiero es poder estar en el equipo titular, jugar los fines de semana, eso es lo que más feliz me hace.

"Lo mejor que me ha pasado en mi carrera es haber llegado a la Selección".

- ¿Haber estado en la Roja es su gran tesoro?
- Sí. Para mí, lo mejor que me ha pasado en mi carrera es haber llegado a la Selección. Nunca pensé que podía llegar con 24 años. De hecho, nunca imaginé que podía llegar a la Selección. Esa oportunidad que me dio el profe Rueda es algo muy importante para mí. Son lindos recuerdos.