Entrevista AS

Tiene 14 años y jugará un Mundial por Chile: el notable ascenso de Antonia Vergara

A su corta edad ya ganó un ITF en el que enfrentó a niñas de 17 años. Ahora representará a Chile en Turquía. Esta es su historia.

0
Tiene 14 años y jugará un Mundial por Chile: el notable ascenso de Antonia Vergara
@antopequenagigante

El tenis femenino junior de Chile de a poco está dando grandes alegrías. A la ya conocida explosión de Paloma Goldsmith, se sumó la histórica clasificación al Mundial Sub 16 de Antalya, Turquía, que se disputará en septiembre próximo. Martina Pavissich (15) y Antonia Sarria (15) son dos de las integrantes del equipo que completa una niña de 14 años. ¿Su nombre? Antonia Vergara. A su corta edad, 'Anto' ya tiene en su palmarés un histórico título ITF y brilló en el Sudamericano de Paraguay que se jugó hace unas semanas.

"Sabíamos que teníamos un buen equipo y personalmente creía que teníamos muchas posibilidades. Lo habíamos conversado, que si jugábamos como teníamos que hacerlo, teníamos muchas chances de clasificar al Mundial y nos tocó un buen grupo. Podíamos quedar primeras y que nuestro partido más difícil podía ser contra Perú. Siempre tuve altas expectativas", dice Vergara en charla con AS Chile.

'Anto' revela un hecho que fue clave para la adaptación y el gran nivel mostrado en Asunción. "Fuimos las primeras en llegar, en jugar con las pelotas del torneo, entonces teníamos una ventaja por ese lado", indica.

Vergara brilló en Paraguay. Ganó su singles y el dobles con Pavissich ante Ecuador en el debut, luego hizo lo mismo contra Venezuela en la fecha 2 y frente a Uruguay en la jornada 3. Como si fuera poco, ganó su sencillo contra Brasil en la serie que certificó la clasificación nacional al Mundial. Todo con apenas 14 años.

Pero esto no es nuevo para ella. A inicios de abril, ganó un histórico ITF en Guayaquil, donde se midió con jugadoras de 15, 16 y 17 años.

"Desde chiquitita que jugué contra niñas más grandes. Siempre me llevaban dos o tres años y cuando pasé a ITF sabía que me iba a tocar, por lo que estoy más acostumbrada. Juego mejor, más suelta, entonces el cambio no me complicó mucho. En mi mente me pongo la meta de hacer un buen partido y fue lo que pasó en Guayaquil. Ahí era mi segundo torneo ITF y sabía que tenía que hacer lo que hago y ahí ver cómo se daban las cosas", expresa con absoluta naturalidad.

- ¿Físicamente nota la diferencia con las jugadoras más grandes? En cuanto a velocidad de pelota o desplazamientos, por ejemplo.
- Sí, le pegan más fuerte, son más altas, sacan mejor, pero creo que la mayor diferencia es la madurez y la cabeza, ahí se ve bastante la diferencia. A lo mejor tienen el mismo nivel que yo, pero están un escalón más arriba mentalmente. Eso las hace ser mejores.

- ¿Cómo describiría su juego?
- Siempre me he caracterizado por ser bien intensa, tanto en los entrenamientos y partidos. Me gusta atacar harto e ir a buscar el juego hacia adelante. Tengo un carácter fuerte dentro y afuera de la cancha. A lo mejor voy a estar en un partido con una cara cien por ciento concentrada y no es porque esté enojada. Me gusta harto jugar con mi derecha, que es mi mejor golpe. Le puedo pegar plano, con efecto, con top… tengo una derecha con top bastante buena que eso a las niñas les molesta un poco más. Siempre he entrenado con hombres y ese golpe lo he desarrollado un poquito más y mi revés es más plano, siempre tratando de entrar a la cancha y es muy estable. Que falle mucho en un partido es muy difícil.

- ¿Competirá antes del Mundial?
- Ahora estoy en cuarentena. El lunes jugaré en Universidad Católica y en Concepción. Después quedaría una semana libre y viajaríamos a Turquía. Será mi primer viaje a Europa, son como ocho horas de diferencia. Estoy emocionada, quiero que llegue pronto fines de septiembre.

- La llevo al pasado. ¿Cómo nace su historia con el tenis?
- Partí jugando en el Club Deportivo Codelco, en La Florida, porque mi abuelo y mi papá jugaron tenis ahí. Mi abuelo fue presidente de ese complejo, entonces iba los fines de semana, almorzábamos en familia, además de que él tenía clases de tenis. Me empecé a meter, al principio jugaba más con la arcilla (ríe), pero poco a poco empecé a agarrar la raqueta. Tenía 3 ó 4 años cuando empecé, hasta que un día, le dije a mis papás que me quería meter a clases. Me gustaba harto y veía jugar a otros niños empecé con clases los fines de semana. Estuve un tiempo y fui a una academia cuando me di cuenta que era lo que quería hacer. Ahí me fui a la Caja de Compensación que está también en La Florida con Jaime Alcaíno y otro entrenador. Estuve hasta los 7-8 años y de ahí pasé a Alto Tenis en el Club Providencia.

- ¿A los 6-7 años se dio cuenta que quería ser tenista?
- Sí. Empecé a jugar los Tenis 10 muy chiquitita, incluso a los 7 me gané el Máster en cancha verde. Cuando empecé a jugar los torneos, vi que quería jugar al tenis de forma más competitiva, quería entrenar en la semana y hacer físico. Mis papás siempre me apoyaron. Mi papá siempre hizo deporte, entonces estaban bien ligados a ese tema, pero el estudio nunca lo dejé. Hasta el día de hoy sigo en colegio normal. Ahora estoy en uno online de dos a seis de la tarde que es normal, tiene notas, pruebas globales y todo.

- ¿Siempre tuvo buenos resultados?
- Al principio me ganaban fácil. Ya cuando pasé a menores de 12 con pelota normal y niñas más grandes que yo, me ganaban 6-0 y 6-0. Empecé a jugar ahí cuando tenía 8 años, pero nunca me desmotivó, me llevó a querer jugar más para saber que a lo mejor en dos o tres años le podía ganar a las mismas niñas que antes me ganaban. No siempre te va bien, a lo mejor en un torneo eres campeona y después pierdes en primera ronda. Eso no me desmotiva, sino que me motiva a saber que tengo cosas por mejorar y a seguir trabajando.

- ¿Cómo se financia?
- Las marcas de tenis me han auspiciado. Antes tuve a Babolat y hoy con Yonex, por ese lado he tenido harto auspicio. Y lo otro va netamente de mis papás, la federación ayuda con lo que puede, pero netamente es apoyo de mis papás, abuelo y toda mi familia.

- ¿Cuáles son sus referentes en el tenis?
- Siempre me gustó mucho María Sharapova. Desde chica era la que más me gustaba, ahora me gusta mucho Ashleigh Barty, pienso que es una jugadora increíble, tiene un juego impresionante, puede hacer de todo. Y en los hombres, siempre ha sido Rafa Nadal. Por cómo juega y cómo es dentro de la cancha. Es increíble, nunca lo he visto tirar una raqueta.

- ¿Qué metas tiene?
- A corto plazo hacer lo mejor posible en el Mundial, a fines de año hacer una gira de ITF y a fin de año quedar Top 100 o 200, para intentar llegar a los Grand Slams. Y me queda otra Sudamericano, así que queremos ser campeonas con Martina (Pavissich). Con mi entrenador el objetivo era sacar la mayor cantidad de puntos posibles para ya el próximo año empezar a jugar los G2-G3. Y a fin del próximo año intentar hacer la gira de G1 y buscar clasificar a los Grand Slams. Ya sería mi segundo año de 16 y el primero de 18.