Entrevista AS

El verdugo de Colo Colo que anotó tras dos años y luego de estar 'cortado': "Me emocioné"

Pedro Sánchez había perdido espacio en los 'cementeros' previo a la llegada de 'Paqui'. Festejó tras una larga sequía y le agradece al actual DT.

0
El verdugo de Colo Colo que anotó tras dos años y luego de estar 'cortado': "Me emocioné"

Unión La Calera estuvo cerca de cerrar tres días fatídicos el pasado miércoles, de no ser por Pedro Sánchez (23). La goleada recibida ante la U el domingo caló hondo en el cuadro 'cementero', y las esperanzas de mantenerse arriba, tanto en la tabla de posiciones como anímicamente, se reducían al duelo frente a Colo Colo. El 'Cacique' logró ponerse rápido en ventaja, pero el joven atacante reapareció en el momento más oportuno para darle otra chance de batallar a los de 'Paqui' Meneghini.

El cotejo terminó igualado, pero para Sánchez fue como una victoria. Al menos, personal. A los 83' enganchó a Óscar Opazo dentro del área y remató fuerte arriba, clavándola en la esquina. Tras anotar se quedó tendido en el pasto, boca abajo, conmovido mientras sus compañeros lo abrazaban. Fue su primer gol después de casi dos años: "Me emocioné. Recordé cuando mis compañeros más grandes me daban palabras de aliento. Jeisson (Vargas), Santi (García) o Alexis (Arias) siempre estuvieron. También 'Paqui', siempre me apoyó y me alentó. Con él volví a jugar".

La anterior conversión del viñamarino había sido, justamente, frente a Colo Colo, el 9 de septiembre de 2019. Allí anotó el descuento en la caída por 1-2 de Everton, su ex club, ante el 'Popular' en cuartos de final de Copa Chile. El miércoles ingresó a los 62' por Andrés Vilches y, en su festejo, se desahogó tras dos temporadas en las que no logró efectividad frente al arco. También porque con Luca Marcogiuseppe, ex DT de La Calera, había perdido la continuidad que ganó en 2020.

-¿El gol fue un alivio?
- Sí, la verdad es que fue muy emocionante. El año pasado con el profe Juan Pablo Vojvoda me tocó participar harto, agarré continuidad en el equipo, pero no pude convertir. Y este año lo habíamos empezado muy mal, no estábamos jugando como queríamos y, en mi caso, ni siquiera estaba teniendo minutos. Con el DT anterior (Marcogiuseppe) no tuve ninguna posibilidad y con la llegada de 'Paqui' mejoró mi situación. Y poder anotarle a Colo Colo, cerca del final, es increíble. Como te dije, 'Paqui' siempre confió en mí y le agradezco mucho a él.

- Su anotación le impidió escaparse a Colo Colo y mantiene vivo a La Calera en la lucha...
- Claro... es importante. Creo que supimos responder. El domingo habíamos tenido un partido muy extraño con la U. Ellos se encuentran con un autogol, después un penal... creo que fue un poco injusto el resultado, pero bueno, aprovecharon las oportunidades que tuvieron y fueron contundentes, lo que suele pasar con los equipos grandes, que marcan su jerarquía. La verdad es que fue un golpe duro ese, porque además era el último partido de la primera rueda. Pero en el camarín pensábamos que tres días después teníamos una revancha y nada menos que ante Colo Colo, que venía jugando bien y que iba a ir a buscar los tres puntos. Al final, supimos reponernos a ese gol en contra y gracias a Dios logramos empatar.

Pedro Sánchez y Esteban Valencia celebran el empate de La Calera ante Colo Colo.

- ¿El buen nivel los hace ilusionarse con el título? El año pasado estuvieron cerca.
- Sí, lo del año pasado es una de mis penas futbolísticas. Nos quedó una espinita clavada, pero nada... después nos dimos cuenta de los errores que cometimos, de las cosas que no debieron pasar, y la idea este año es mejorar todos esos aspectos. No podemos equivocarnos... aunque los errores son cosas del fútbol, del día a día. Ahora estamos súper conscientes de que no hemos logrado nada, pero vamos por buen camino y estamos contentos, siempre pensando en mejorar. La llegada de 'Paqui' nos ayudó mucho porque entendimos su idea de juego rápidamente. Él ya había estado acá, conoce el club desde antes entonces fue más fácil. Pero vamos paso a paso.

Su carrera: marcada por Everton

Sánchez siempre supo que quería dedicarse al fútbol profesional. Desde los 7 años, cuando enfrentaba las primeras 'pichangas' en un club de barrio ubicado en Miraflores, localidad de Viña del Mar. Pero a los once, cuando arribó a Everton, lo ratificó. "Hacíamos campeonatos de barrio, jugábamos por la ilusión que nos entregaba el fútbol no más. Me acuerdo que dio la casualidad que justo en uno de ellos llegaron veedores de Everton y Wanderers".

- Clásicos rivales. ¿El veedor de Everton se interesó por usted?
- No, los dos (ríe). Llegaron ambos a hablar con mi papá y le dijeron que me fuera a probar a los clubes. Pero yo no lo dudé. Todos mis amigos son de Everton desde chicos, yo también soy hincha de ese club, así que partí para allá.

- A los once años la mayoría de niños solo disfruta. ¿Usted dejó muchas cosas de lado por el fútbol?
- Para ser sincero, mi infancia también la disfruté, pero no te niego que fue difícil. A esa edad, 11 o 12 años, todos los fines de semana tenía que estar listo a las 8 para irme a entrenar. Pero siempre tuve las ganas de cumplir mi sueño, que era debutar en el plantel profesional de Everton. Eso me dio fuerzas... fui quemando etapas y ahí se fue agrandando la ilusión. Siempre tuve mi objetivo claro. Sí recuerdo también que tuve problemas con el tema del crecimiento, y ahí Everton se portó muy bien conmigo, me ayudó en ese aspecto, nunca me dejó de lado. Gracias a Dios con el pasar de los años logré debutar en el club del cual soy hincha.

-¿Su mayor alegría en el fútbol también se relaciona a Everton?
- Y a La Calera (ríe). Sobre todo cuando logramos clasificar a Copa Libertadores. En Everton lo que me quedó más marcado fue el ascenso, en 2016. Me acuerdo que en ese torneo yo no había podido jugar y Cristian Uribe, interino en ese momento y que estuvo un partido, me hizo debutar. Él me había tenido en las series menores. Después llegó Héctor Tapia, yo agarré una serie de partidos con él y me acuerdo que justo antes de la final del Ascenso, me desgarré. El profe me mandó a Santiago a recuperarme, después volví, entrené como dos días antes del partido... y ahí se la debo a 'Tito', que me bancó para esa final y pude convertir el gol ante Puerto Montt para que el club ascendiera. Ahí volvió al lugar del que nunca debió salir.