SELECCIÓN CHILENA

Los tres años de Rueda

El DT rival en el importante duelo ante Colombia cumplió una larga etapa en Chile y su gestión estuvo marcada por aportes y decepciones.

0

Nuevamente el camino de Reinaldo Rueda vuelve a cruzarse con la Roja. El ex DT del cuadro nacional, al mando ahora de Colombia, disputará un duelo clave frente a Chile en el propósito de acrecentar o mantener vigentes las posibilidades de finalmente clasificar al próximo Mundial de Qatar. Rueda asumió en enero de 2018 y casi tres años después dejó el cargo, protagonizando una etapa con puntos a favor y en contra.

Aportes relevantes

El principal aporte que realizó el DT colombiano guarda relación con la promoción de algunos nuevos jugadores al plantel nacional. Dos hombres se consolidaron con Rueda y no han vuelto a salir del cuadro chileno: Erick Pulgar y Guillermo Maripán. De ambos, el primero fue la gran apuesta del entrenador, relegando a un histórico como Marcelo Díaz, y el tiempo le dio plenamente la razón, pues el antofagastino es uno de los hombres importantes del elenco nacional. Maripán, por su parte, se convirtió en el sustituto inicial de Gonzalo Jara y, con altibajos, hoy nadie duda de su presencia en las convocatorias.

Otros nombres

Otro hombre que emergió con Rueda fue Gabriel Arias. El arquero de Racing de Avellaneda hoy es el segundo guardameta de la portería nacional, detrás de Claudio Bravo, y es una opción de confianza cuando el arquero del Betis se ausente. Lo mismo acontece con Francisco Sierralta: el DT mostró predilección por el zaguero del Watford, le entregó la titularidad en las Eliminatorias y actualmente también en una carta válida en la defensa chilena. Por último, el colombiano es el autor intelectual de la llegada de Ben Brereton a la Roja, puesto que él allanó el camino para que el delantero de Blackburn Rovers jugara por la Selección. Así lo reconocieron en el entorno del nacido en Inglaterra con madre chilena.

Decisiones fallidas

Con otros jugadores no sucedió lo mismo, eso sí. Quizás, el caso más emblemático sea el de Niklas Castro, delantero chileno-noruego que incluso debutó en las Eliminatorias. Sin embargo, nunca más volvió a estar en el equipo y también es altamente probable que no se vuelva a repetir su presencia. Con Junior Fernandes y Ángelo Sagal el asunto fue parecido. Les entregó plena confianza, pero los rendimientos bajo lo esperado finalmente llevaron a Rueda a borrarlos de las convocatorias. Hoy, tampoco están.

Idea poco clara

Tras reemplazar a Juan Antonio Pizzi luego de la no clasificación de Chile al Mundial de Rusia, la máxima expectativa en la afición de la Roja tuvo que ver con la identidad de juego que Rueda le otorgaría al cuadro nacional. Sin embargo, la Selección jamás logró establecer una regularidad de comportamientos en la cancha que retrataran al equipo. El DT incluso alineó hasta tres zagueros, reforzando la presencia numérica en la zona media con el adelantamiento de los laterales, pero la indefinición persistió.

Caso extraño

Lo que sucedió con Eugenio Mena hasta el día de hoy aún genera extrañeza. El lateral izquierdo de Racing de Avellaneda participó muy poco en el proceso del colombiano y al final quedó completamente excluido, pese a que era titular en su equipo y uno de los hombres con reconocida regularidad en el fútbol de Argentina.

Hoy, el ex Santiago Wanderers está de vuelta en la Roja y ha demostrado que está para cumplir a cabalidad. En su momento, Rueda optó por Jean Beausejour en esa posición, logrando también que pospusiera su retiro de la Selección. Sin embargo, los hechos actuales hacen inferir que la marginación se debió esencialmente a un tema de predilecciones futbolística del estratega, pues el aporte de Mena últimamente ha sido innegable.