ENTREVISTA AS

"El Instagram me colapsó; eso también me ayudó a entender que mi logro quedará en los libros"

En medio de una emotiva actividad con Toyota, Francisca Mardones habló de su oro en los Juegos Paralímpicos y explicó cuáles son sus nuevos sueños en el deporte.

0
"El Instagram me colapsó; eso también me ayudó a entender que mi logro quedará en los libros"

Francisca Mardones llega a un actividad de Toyota con una sonrisa. En Pudahuel, con la presencia de altos cargos, la embajadora de la empresa es recibida entre aplausos. Su oro y doble récord mundial en los Juegos Paralímpicos tienen a la lanzadora de la bala en la cima del deporte: "Ha sido todo muy lindo", dice en una mesa junto a otras diez personas. La ex tenista estuvo acompañada por cercanos y por sus dos premios más atesorados: la medalla que logró en Tokio y la barbie que lanzó Mattel antes de la competencia. Mostró ambos objetos con orgullo.

Con un desayuno, un ramo de flores, abrazos y múltiples palabras de elogio, Toyota reconoce a una de sus estrellas. Ella conversa con fluidez: toma la iniciativa y relata gran parte de su experiencia en los Juegos Paralímpicos. El nerviosismo, las anécdotas, la bandera y el orgullo después de un sacrificado camino hacia el éxito. Se ve muy relajada. Tanto, que se atreve a lanzar una propuesta: "Si llego a Paris 2024, quiero manejar un Lexus". El comentario provoca risas en los presentes, pero las autoridades se comprometen.

- Un Lexus, pero también hay reconocimiento, actividades con otras empresas, entrevistas... ¿Le cambió la vida el oro en los Paralímpicos? 
- Todo lo que he vivido ha sido hermoso desde el aspecto emocional. Ha sido muy enriquecedor. He recibido una cantidad de cariño, apoyo… uno espera recibirlo de la familia, amigos y cercanos, pero lo he recibido de todo Chile. Es motivador para lo que continúa. Sigo leyendo saludos todos los días, incluso desde los rincones más alejados de Chile.

- ¿Le colapsó el Instagram?
- Sí (ríe). Estoy muy contenta y trato de contestar lo que más puedo. Es lindo el cariño que me han hecho llegar.

- Hasta le escriben otros deportistas o ex deportistas: Fernando González, Marco Grimalt, Marcelo Barticciotto...
- Todos son muy amorosos, todos me hacen llegar sus comentarios y apoyo. Y no solo cuando a uno le va bien. Cuando le va mal, también están para dar ánimo. Es muy lindo, porque nos vamos respaldando mutuamente. Los deportistas saben lo que uno vive en el día a día y el esfuerzo que significa tener un triunfo.

- ¿Usted qué reflexiona sobre su día a día?
- Recuerdo muchos años de sacrificio, desde el tenis. Jugué desde el 2006 al 2017, fueron 11 años de carrera. Son muchas horas de entrenamientos, alegrías y penas para llegar a esta instancia, de competir en unos Paralímpicos. Lo primero que hice fue agradecer todo el apoyo que he tenido y dedicarle el triunfo a todos ellos.

- Algunos lo olvidan, pero también fue una gran tenista...
- Fui la número uno de Chile y la 11 del mundo. Me fue súper bien, pero llegó un momento en que me estaba costando mucho mover la silla de tenis con velocidad, a como lo hacía antes. Y ahí tomé la opción de cambiar de deporte, a uno donde no tuviera que mover la silla y fuera estático. Esa fue la razón.

- ¿Quién le recomendó pasar a los lanzamientos?
- Ricardo Ópazo, que fue entrenador de Cristian Valenzuela. Desde el 2012 me decía que yo tenía buen brazo para ser lanzadora. Que veía mis servicios en el tenis y que consideraba que eran muy potentes. No lo veo hace mucho ni se mueve por redes sociales porque es mayor, pero siempre me hace llegar su cariño.

- ¿Está entre las mejores deportistas chilenas de la historia?
- No lo sé. Yo recién me estoy dando cuenta de la importancia del logro deportivo que tuve en Tokio, porque mucha gente con conocimiento del deporte me ha dicho que es un resultado histórico y que va a quedar en los libros. Es el primer oro de una mujer en Chile y con doble récord mundial…

- Eso que usted describe la sitúa entre las mejores, aunque le cueste reconocerlo...
- Claro, porque es un logro deportivo importante. Pero también quiero destacar a otras mujeres con medallas, como Marlene Ahrens, Katherinne Wollermann y Mariana Zuñiga. Ojalá esto sea el boom para conseguir más medallas entre las chilenas.

Mardones, junto a integrantes de Toyota.

- ¿El deporte paralímpico va a crecer gracias a usted y los otros medallistas?
- Yo siento que ya hubo una repercusión cuando Cristian Valenzuela ganó medalla el 2012. Desde ahí se dio más valor al deporte paralímpico y se masificó más. Sin duda los logros de Tokio, con nuestras medallas, ha hecho que la gente se dé cuenta lo que es el deporte paralímpico. Como no hubo público, hubo más difusión en Chile. Realmente se enteraron cómo es la disciplina y que el alto rendimiento es tremendo. Hay que tener constancia, disciplina y exigencia.

- En el desayuno no se notaba tan convencida de estar en Paris 2024. ¿Por qué?
- No tengo duda, pero vengo recién saliendo de esto y quiero descansar un poco. No quiero pensar de inmediato en Paris 2024 o en la preparación. Primero quiero renovar energía antes de comenzar los entrenamientos más intensos. Pero como son tres años, creo es factible. Si eran cinco años, ahí digo que no (ríe).

- ¿Santiago 2023 le genera ilusión?
- Sí, que los Panamricanos sean en Chile es tremendo. Toda deportista espera competir en un gran evento en su propio país. Generalmente somos visitas y pocas veces tenemos el apoyo local. Todos queremos estar ahí.

- ¿Y qué hará después del retiro?
- (Silencio)... Creo que voy manejar mi Lexus (ríe)

- Lo bueno es que hoy quedó acordado...
- Claro (ríe). Después seguiré ligada al deporte. No sé si entrenadora, formadora de talento o en la parte administrativa, pero creo que será vinculada si o si.