ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

CAMPEONATO NACIONAL

Una discreta actuación: el bajón que inquieta a Colo Colo

Contra Audax, Lucero sumó otra baja actuación, interviniendo poco en el juego. Hoy se recupera de una lesión y no fue citado ante Huachipato.

Actualizado a
Una discreta actuación: el bajón que inquieta a Colo Colo
MARCELO HERNANDEZ/PHOTOSPORT

Juan Martín Lucero dejó la cancha del Monumental a los 74 minutos en el 1-1 contra Audax Italiano cuando fue reemplazado por Christian Santos. El gran fichaje de Colo Colo en 2022, al igual que en el empate ante La Serena (1-1), otra vez tuvo una baja presentación. Claro, abrió la cuenta mediante la ejecución perfecta de un lanzamiento penal, pero en el desarrollo del juego ofensivo no gravitó. La sensación fue idéntica a la del duelo previo: que el funcionamiento actual del Cacique no logra sacar partido a la presencia del argentino en el eje del ataque.

Aislamiento permanente

El inicio de Lucero ante Audax fue auspicioso. A los 5 minutos cayó derribado pocos metros antes del área penal y Leonardo Gil ejecutó el tiro libre que propició el gol del local. El envío golpeó en el codo de Fernando Cornejo y el árbitro Juan Lara sancionó penal, tras consultar el monitor del VAR. Con un disparo cruzado y muy pegado al palo derecho del meta Joaquín Muñoz, Lucero batió al arquero itálico y parecía que Colo Colo se encaminaba al triunfo.

Los albos contaron con otras chances para convertir e incluso Gabriel Costa desperdició un nuevo penal, pero el '9' del Cacique, prácticamente, no intervino más en el juego ofensivo de Colo Colo. A los 12', quien generó el segundo penal en favor del elenco local fue Gabriel Suazo, al recibir una falta de Nicolás Fernández. La otra opción clara de los albos corrió por cuenta de Costa: recibió solo por la derecha, casi en posición frontal al arco, y definió suave a las manos de Muñoz.

Durante la segunda fracción, Audax reaccionó y controló el juego. Por lo tanto, Lucero tuvo menos chances de intervención. La imagen más recurrente del argentino en el Monumental fue de aislamiento permanente. Pese a su movilidad sin pausas, recibió pocas habilitaciones y a veces entró en contacto con el balón luego de algunos descensos a la zona del mediocampo para participar en la elaboración ofensiva, pero lejos de su zona de influencia. 

Colo Colo exhibe un déficit en la generación de juego por el centro, lo que Quinteros intenta solucionar con la presencia de Gil en la función de volante ofensivo. Sin embargo, la variante táctica aún no da resultados y Lucero paga las consecuencias. A esto se agrega, la falta de profundidad y trascendencia en el accionar por los costados. Las duplas que alínea el DT (lateral y puntero o extremo), hasta ahora, no avanzan con fluidez por las zonas externas para buscar con habilitaciones a los hombres que llegan por el centro, entre los que el argentino tiene un rol preponderante.

En dupla de ataque

El panorama no fue muy distinto para Lucero contra La Serena. La escena del Monumental fue la misma con anterioridad en La Portada, con el ariete aislado e interviniendo en el juego principalmente al retroceder en la cancha para recibir el balón. Sin embargo, en esa oportunidad, en lugar de su sustitución, Quinteros buscó la solución para el argentino con una variante posicional.

A los 82 minutos, Santos ingresó por Costa y Colo Colo intentó buscar el tanto de la victoria con el partido 1-1, a través de la acción de una dupla de centrodelanteros. La visita aumentó en algo las llegadas, pero no mejoró la precisión de estas. Fueron principalmente envíos aéreos en busca de los '9' o con el propósito de imponerse en el segundo balón. Ocurrió que el que más cabeceó no fue Lucero sino que Santos.

La presencia de dos centrodelanteros no es algo nuevo en Colo Colo. Quinteros empleó la fórmula en 2021, con la dupla de Iván Morales y Marcos Bolados, y es una alternativa viable en pos de incrementar la presencia de juego de Lucero. En este caso, eso sí, el argentino, a raíz de sus rasgos ofensivos, puede ser el '9' con movilidad, que se desplaza por el eje del ataque, interviniendo parcialmente en la gestación de la jugada para sumarse, a continuación, al término de la maniobra ofensiva dentro del área penal.