ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

U. Católica - Colo Colo

La mayor apuesta del Clásico

Sin Lucero a raíz de una lesión muscular, Bolados sería el reemplazante del ‘9′ del Cacique. Su inclusión implica un giro en el formato ofensivo.

Actualizado a
La mayor apuesta del Clásico
MARCELO HERNANDEZ/PHOTOSPORT

Colo Colo disputará un partido clave en su afán de seguir en el primer lugar de la tabla de posiciones del Campeonato Nacional 2022. Por muy mal que esté Universidad Católica, el duelo es uno de los Clásicos del fútbol chileno y, evidentemente, la visita a San Carlos de Apoquindo reviste complejidad. Los albos no contarán con Juan Martín Lucero y Gustavo Quinteros innovará con la inclusión de Marcos Bolados como titular en el puesto de centrodelantero.

El DT del Cacique ya había dado una señal en el triunfo por 2-1 ante Cobresal, en el Monumental. Al sustituir a Lucero, a raíz de una lesión muscular, Quinteros optó por el ingreso de Bolados en lugar de la opción nominal con que contaba en la banca: Christian Santos. El venezolano es el reemplazante directo del argentino, pero el entrenador escogió al antofagastino. La variante modifica la configuración del eje del ataque, por la presencia de un hombre con otros contenidos de juego, y es a lo que apunta Quinteros en el Clásico de este domingo.

‘9′ diferente

Bolados encabezará la línea ofensiva junto a Pablo Solari y Cristian Zavala o Alexander Oroz. Más atrás, en el rol de volante creativo, actuará Leonardo Gil, quien contará con el respaldo de la dupla de mediocampistas centrales habituales, compuesta por César Fuentes y Esteban Pavez. Lo más probable es que Lucero integre la suplencia a la espera de su recuperación completa para enfrentar a River Plate por la Copa Libertadores.

El inédito ‘9′ del Cacique es un extremo que puede desempeñarse también por la zona central del terreno de juego. No pasa lo mismo, por ejemplo, con Solari, Zavala y Oroz. Son delanteros que necesitan del tiempo y el espacio disponibles por los costados para intervenir. El eje de sus aportes es el juego vertical, a través de acciones en velocidad con el balón y también efectuando constantes cambios de ritmo, cosa que también puede cumplir Bolados. Un juego con un tono más individual, aunque sin perder la dosis indispensable de asociatividad que exige la función.

Cuando irrumpió con fuerza en el profesionalismo, Bolados lo hizo como volante interior con gran profundidad ofensiva en el marco posicional del sistema 1-3-5-2 que le dio éxito al DT Beñat San José en Antofagasta. Tiene un pasado en esa zona de la cancha y conoce la lógica distinta que por momentos impera en el sector. Por lo mismo, tampoco tuvo problemas para actuar como segunda punta en el 1-4-4-2 que Quinteros comenzó a emplear en 2021 para elevar significativamente el rendimiento de Colo Colo.

Entonces, conformó una buena dupla de ataque junto a Iván Morales. El actual delantero del Cruz Azul de México es un ‘9′ con movilidad y, aunque su rol esencial era fijar a los centrales oponentes, también intervenía, apareciendo por el costado izquierdo. Bolados asumía el rol de ariete único, así que el antofagastino entiende qué pasa entre los zagueros rivales y cómo manejarse para incidir en el funcionamiento ofensivo.

Ante la UC

Una de las dudas en la UC es quién será el acompañante de Branco Ampuero en el centro de la defensa local. Con Nehuén Paz y Germán Lanaro fuera por lesión, la primera alternativa es la titularidad de Tomás Asta-Buruaga. Sin embargo, tampoco se descarta que como zaguero izquierdo actúe Alfonso Parot. De partida, Bolados ya tiene definido entonces un oponente directo y el otro seguramente se conocerá poco antes del inicio del partido.

Bolados impone su velocidad en el centro del ataque.
Ampliar
Bolados impone su velocidad en el centro del ataque. MARCELO HERNANDEZ/PHOTOSPORT

Como sea, la presencia del antofagastino por Lucero le dará otro tono al ataque de Colo Colo. Forma parte del juego del argentino asumir el rol de ‘9′ descendido, interviniendo en la generación de combinaciones o asistiendo cuando queda fuera del área o algo lejos de la portería oponente. Bolados no abandona la línea ofensiva, fija a los centrales bien adelante en el terreno de juego, al filo de la posición fuera de juego. Por lo tanto, Gil y también los otros volantes contarán con una opción de pase permanente en perspectiva vertical, lo que puede ayudar a la progresión de los albos.

El otro matiz tiene que ver con la velocidad de Bolados. El colocolino es de movimientos abruptos, sin aviso, y con una capacidad de aceleración que en pocos metros, como los existentes en el frontis del área penal, puede marcar desequilibrios. En las habilitaciones al antofagastino, si ocurre que el ajuste temporal entre la salida del balón y la recepción en carrera es preciso, puede ser un recurso ofensivo de alta eficacia para la visita en San Carlos.

Donde sí disminuye el potencial de Colo Colo con la presencia del antofagastino es en el juego aéreo. Es una de las fortalezas de Lucero, sin llegar a ser excluyente eso sí pese a su estatura (1,82 metros). El argentino marca presencia en el área contraria y su aporte también es significativo al momento de defender colectivamente. Bolados se desempeña, en este dimensión el juego, en función de envergadura, evidentemente menor que la de Lucero. Interviene imponiéndose en ocasiones por ubicación, utilización correcta del cuerpo y puntualmente por elevación o despegue del suelo.