ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ENTREVISTA AS

El chileno que hace historia: “Hay que apoyar más lo nuestro; siempre miramos para afuera”

Pedro Ferreira se tituló bicampeón del Valparaíso Cerro Abajo al vencer a Tomas Slavík por 00,4 centésimas. Hoy se erige como uno de los bikers más rápidos del mundo.

Actualizado a
El chileno que hace historia: “Hay que apoyar más lo nuestro; siempre miramos para afuera”
SEBASTIAN CISTERNAS/PHOTOSPORT

Pedro Ferreira logró la hazaña en Valparaíso Cerro Abajo. El biker nacional consiguió el bicampeonato del evento que se realizó el pasado domingo 27 de febrero, en uno de los finales más ajustados y emocionantes que se recuerden: debió cerrar la competencia con la presión de superar el tiempo que había hecho el checo Tomas Slavík, y lo logró por 00,4 centésimas. La efusividad del público en la ciudad porteña, luego que él cruzara la meta, lo decía todo.

El deportista de Monster Energy señala, en diálogo con As, que “me considero una persona que funciona mejor bajo presión. Me concentré mucho. Sabía que la presión es molesta al principio, pero me ayudó a darlo todo. Creo que soy alguien súper fuerte de cabeza. Además estaba la tele también, todo Chile viendo. No tenía opción de errar”.

La tensión que se vive sobre el final de la carrera puede costar caro. Bien lo sabe el propio Slavík, segundo en esta ocasión y que en 2019 sufrió un grave accidente, que terminó dándole el título a Ferreira. Hoy, el chileno lo toma como una suerte de revancha. De esto y más, el rider ñuñoíno conversa en esta entrevista.

- El VCA volvió luego de tres años. ¿Cómo se sintió al participar?

- Bien, confiado desde un principio. Siempre supe lo que tenía que hacer. Preparé muy bien mi bicicleta, y mentalmente estaba muy fuerte. Siempre confié en mí. Y participar me deja feliz, o sea, después de tres años sin competir, muy contento, porque es la carrera más importante del mundo en descenso urbano. Es una ventana para Chile y para Valparaíso.

- ¿Qué significa para usted este bicampeonato?

- Confirma que en 2019 no gané porque se cayó Tomas Slavík. Siempre he sabido de mis habilidades en este deporte, y este año se confirmó lo que yo supe siempre. Quiero dejar el nombre de Chile bien alto. A Tomas ya le había ganado en otros países. Y sirve también para que los chilenos comencemos a apoyar más lo nuestro. Siempre estamos mirando para afuera.

- ¿Cómo fue su preparación en los últimos meses para la carrera?

- Ahora tengo un entrenador, Felipe Zelada, que me dio las planificaciones de sprints, que son pedaleos cortos. Estuve entrenando en un crossfit también, haciendo harta escalera, y basándome en mi experiencia sobre el tema. Gracias a eso pude rendir bien.

- Este triunfo lo consolida como el biker de descenso urbano más importante del país...

- Sí, feliz... yo creo que soy considerado uno de los más rápidos del mundo en el descenso urbano. Así que contento de poder darle a Chile este orgullo y mostrar a todos que podemos tener nivel mundial. Este año estuvo mucho más competitivo que en 2019, además, porque se acortó la pista, se puso más rápido y por eso se ajustan los tiempos. Estar en el Top 5 ya era una osadía.

- Debió definir la carrera, con la presión encima y sabiendo que el tiempo de Slavík era muy difícil de superar. ¿Cómo lidió con eso?

- Me considero una persona que funciona mejor bajo presión. Me concentré mucho. Sabía que la presión es molesta al principio, pero me ayudó a darlo todo. Creo que soy alguien súper fuerte de cabeza. Además estaba la tele también, todo Chile viendo. No tenía opción de errar. Me salió todo súper bien, bajé a fondo y súper controlado, en ningún momento sentí que me iba a caer. Hice una carrera muy buena que confirma mi solidez como atleta.

- La euforia del público cuando pasó la meta era muy grande. ¿Cómo vivió ese momento?

- Uf, increíble. Yo quedo feliz por la gente chilena. Se vio muy bonito todo. Y, además, es algo de nivel mundial, algo distinto y que es emocionante para el público. Ellos no se explican cómo se puede ir tan rápido por esas calles. Eso demuestra que el ser humano es una máquina perfecta y que hay que confiar en nuestras capacidades.

Ampliar
SEBASTIAN CISTERNAS/PHOTOSPORT

- Con respecto a la organización de la carrera, ¿cómo anduvo todo?

- Nada que decir, la organización en Valpo es increíble. Ya hay muchos años de experiencia. Víctor Heresmann, el director de la carrera, es un genio, hace que todo funcione perfecto. Toda mi admiración para él.

- ¿Qué significa el descenso urbano para usted?

- Me hace vibrar, me hace sentir vivo. Sacar todas mis capacidades. Es lo que me gusta y espero estrujar mi carrera lo máximo que se pueda. Me considero una persona sana, no fumo, no bebo, no carreteo. El descenso urbano es todo para mí. Es un deporte, entre comillas, nuevo, pero que se está haciendo muy popular por la espectacularidad que tiene y el tema mediático, y eso me pone feliz.

- ¿Cuáles son sus próximos desafíos?

- Hay unas carreras en México a fines de mayo, se supone. Quiero ganarlas, siempre pienso en eso, en poner a Chile en lo más alto. Las competencias de descenso urbano mundialmente no son tantas, en Europa hay algunas, pero son más de pedaleo y no de tanto nivel. Las mejores son acá en Sudamérica. Y quiero seguir haciendo audiovisual, haciendo videos y mostrándole a la gente lo que hacemos.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?