ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ENTREVISTA AS

“Hoy me veo fuera”: el drama de una carta de medalla en Santiago 2023

Santiago Ford está contra el tiempo. Su proceso de nacionalización se entrampó y, de seguir en ese estado, no podrá estar en los Panamericanos. En AS, expresa su angustia.

Actualizado a
“Hoy me veo fuera”: el drama de una carta de medalla en Santiago 2023

Santiago Ford (24) está contra el tiempo. El nacido en Cuba llegó hace casi cuatro años a Chile con la ilusión de nacionalizarse y representar al país, pero el proceso se entrampó y hoy el atleta está muy cerca de quedarse fuera los Juegos Panamericanos Santiago 2023, por más que sea una seria carta de medalla en el Decatlón.

De cierta manera se quiere que yo esté en los Panamericanos, pero el proceso, sin duda, va un poco lento. En septiembre yo cumplo cuatro años y hoy por hoy, si tú me preguntas, me veo fuera de los Panamericanos”, dice preocupado en charla con AS Chile.

Su angustia es evidente. “Ya se me fue un ciclo olímpico para prepararme bien para el siguiente, porque uno no lo hace en seis u ocho meses. Son años para llegar en óptimos condiciones”, confiesa.

- Decía que el proceso de nacionalización va “un poco lento”. ¿Por qué?

- Después que yo me nacionalice, tengo que esperar de cuatro a seis meses para poder competir. Si empezamos a sacar cálculos, estamos prácticamente al límite (de los Panamericanos).

- ¿En qué situación deportiva se encuentra pensando en Santiago 2023?

- Yo, ahora mismo, no puedo pelear una medalla panamericana. Me veo adentro de ese top, pero está muy difícil por las condiciones en las que estoy entrenando ahora, no me da. Ahora mismo, puedo ser finalista panamericano, pero quiero luchar por una medalla. En 2016 terminé cuarto a nivel mundial y ese resultado, si tú lo trasladas a hoy, en Latinoamérica no me ganó nadie. Eso me da motivación para mantenerme, pero ya necesito una mejor preparación. No cuento con ningún auspiciador para el proceso de entrenamiento.

- Cuando dice que hoy no puede pelear por una medalla, ¿se refiere a la falta de auspicios para cubrir el proceso o porque no tiene un lugar adecuado para entrenar?

- Ahora mismo estoy en el Centro de Alto Rendimiento, pero no es entrenar por entrenar. Uno tiene que tener una planificación. Entreno por las mañanas porque también tengo que trabajar (N. de la R: es profesor de atletismo en un colegio). La verdad es que no me da tiempo para hacer las cosas y pierdo sesiones de entrenamiento. Tengo que compensar porque tengo una familia, un hijo y son obligaciones que hay que cumplir. Ropa deportiva no tengo prácticamente, pero las cosas materiales las dejo a un lado. A lo que me refiero es a competir en el exterior. Voy a cumplir cuatro años acá y no he podido participar en una competencia afuera representando a Chile. La Federación me dice que no puedo competir porque no estoy nacionalizado, pero sí lo puedo hacer sin ser chileno en GP (Grand Prix). Ahora hay fechas en Argentina, Bolivia, pero necesito la oportunidad de participar.

- ¿Siente que están poniendo trabas con su nacionalización para no invertir en usted?

- A veces siento que hay trabas, son problemas internos. Yo quiero representar a Chile, vestir los colores y que los chilenos se sientan orgullosos de mí. He mejorado mis marcas, he sido sido campeón nacional, he ganado en el Orlando Guaita... no sé lo que está pasando. Denme la oportunidad, porque cada vez que pasa el tiempo, no llegamos a los Panamericanos.

- ¿Se encontró con una situación distinta a la que le comentaron antes de venirse a Chile?

- Totalmente. Te juro que hoy por hoy, ya me veía nacionalizado y listo para competir en los niveles más altos. Ahora yo digo “¿cómo puede ser posible que en los Juegos que se harán acá no me den la oportunidad de competir?” Pongo un ejemplo: si hubiera seis atletas más y ellos pensaran que yo los pudiese opacar, pero en Chile no hay nadie en esa prueba. La última figura del decatlón chileno fue (Gonzalo) Barroilhet y se retiró hace muchos años. De ese entonces hasta acá, no ha salido más nadie.

- ¿Cree que por no ser chileno de nacimiento le han puesto más problemas?

- No, no, porque han nacionalizado a varios compañeros. Yasmani Acosta y Arley Méndez, por ejemplo. No sé cómo se manejan las federaciones, pero a ellos su federación los apoyó. Yasmani ganó una medalla y todavía no estaba nacionalizado. No sé que está pasando con mi federación, pero estamos perdiendo tiempo que no se recupera.

- ¿Ve iniciativa en las autoridades o todo ha dependido de usted?

- He movido cielo, mar y tierra para encontrar una respuesta porque al día de hoy, nadie se ha acercado a mí. Solamente amistades del Comité Olímpico y personas diciéndome que se está haciendo todo lo posible, pero el tema es en la Federación de Atletismo. Si ellos no me dan a conocer, si ellos no me postulan, es difícil que el tema trascienda. Todo lo que se está haciendo es con mi insistencia y la de mi entrenador.

- Con lo vivido en estos años y poniéndonos en el caso hipotético que le ofrecieran la opción de representar a Chile, ¿la hubiese tomado o se hubiese quedado en Cuba?

- En Cuba no me hubiese quedado, pero hubiera pensado un poco más las cosas. La decisión de salir de Cuba yo la había tomado hace años, dado que no me veía en la media por muchas cosas que me hicieron allá. Quizás hubiera pensado en otro país, pero ya el tiempo no se puede echar atrás. Eso sí, quiero dejar algo en claro: yo quiero quedarme en Chile. Mi vida está acá, me siento bien acá, pero quiero que me den la oportunidad de competir.

- ¿Encuentra explicaciones?

- No sé por qué mi trámite se ha demorado mucho. Yo sé que la pandemia y el estallido social afectaron, pero si algo se quiere hacer, se puede. Sé que puedo ser un aporte para el país y con eso me refiero a conseguir una medalla. Si no lo fuera, no hueveo tanto, como dicen aquí. Las marcas me lo demuestran.

- ¿Ve más factible París 2024 que Santiago 2023?

- Es que si no paso por Santiago, no sé cómo vaya a llegar a París. Para mí, es un medidor, porque vendrán atletas de nivel y si no compites con ellos, no sabes cómo estás. Llevo más de tres años sin competir a un buen nivel y eso te pasa factura.

- En el mejor de los casos, es decir, acelerar el proceso de nacionalización. ¿Cuánto tiempo le daría a usted para prepararse?

- En un caso hipotético, si yo me nacionalizo a final de año, tendríamos que correr por lo menos en los primeros seis meses de 2023 y hacer todo lo que no hemos hecho hasta ahora. Generar roce competitivo. Tendría que tener una fecha mensual, pero como te decía anteriormente, tengo que estar cuatro o cinco meses sin competir internacionalmente. Es como un bloqueo por decirlo de alguna forma.

- ¿Cómo ha sido mentalmente todo este proceso?

- Hay días que se me viene el mundo encima, donde no tengo ganas de entrenar porque no veo futuro, pero he podido mantenerme firme porque sé lo que puedo dar. Tengo que estar listo para cuando se abra una puerta, porque sé que ese momento va a llegar. Trato de ganar la batalla día a día.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?