Temas del día Más temas

LA ROJA

Lágrimas e historia: el lazo eterno de Rueda con Honduras

El DT llevó a Honduras a un Mundial tras 28 años. Cada 14 de octubre se comunica con los jugadores. El 2010 se fue llorando, y asegura que tras jubilarse, se irá a vivir a ese país.

Lágrimas e historia: el lazo eterno de Rueda con Honduras

"El fútbol determinará cuándo volveré a Honduras. Esto es como hablar con mis hijos porque...". El silencio se apodera de la sala de prensa, Reinaldo Rueda suelta el micrófono y las lágrimas son cada vez más evidentes en su rostro. El colombiano recibe apoyo a un costado, pero se larga a llorar frente a las cámaras. Eso ocurrió un 27 de julio del 2010, el día que el técnico culminó su exitoso paso por Centroamérica. Un proceso que jamás olvidará, y que mantiene vivo hasta hoy. Justo a horas de enfrentarlos con la Roja.

La historia comienza mucho antes. Quizás en 1982, último año que Honduras había disputado un Mundial. Rueda, que no había logrado clasificar a Alemania 2006 con Colombia, asume como nuevo entrenador para liderar el camino a Sudáfrica 2010. El desenlace es conocido: un 14 de octubre de 2009 se concretó el acceso a la cita planetaria después de 28 años.

Rueda se ganó el cariño de todos. De la directiva, de los jugadores, de los hinchas y del gobierno. A tal punto que el Presidente Porfirio Lobo asistió al debut contra la Roja de Marcelo Bielsa en el Mundial. Ese duelo que terminaría con triunfo para Chile con gol de Jean Beausejour.

"Mi paso por Honduras fue un punto de quiebre en mi carrera profesional. Fue un momento muy emotivo. Toda mi familia tiene a Honduras en el corazón. Fue algo inolvidable e imborrable. Mi familia quería quedarse y yo tenía a mis amigos. No era fácil salir de un país donde solo te han dado amor", aseguró años después.

Honduras también perdió con España, empató con Suiza y se despidió del Mundial. El entrenador no renovó su contrato después de la participación en Sudáfrica. "Doy un paso al costado para dar nuevos aires al fútbol de Honduras y para que la unión vuelva a ser el hilo conductor de un futuro exitoso. El ambiente ya no es el mejor y queremos salir por la puerta de adelante", argumentó esa emotiva tarde del adiós.

Sin embargo, el lazo con ese país no se quebró. Y no solo porque en el aeropuerto, donde volvió a llorar, lo esperó un grupo de hinchas con mensajes de cariño, sino porque sorpresivamente mantuvo contacto con parte del plantel. "Siempre me comunico con los jugadores cada 14 de octubre", reveló este 2018 en una entrevista con Cinco Deportivo.

Con la Federación también. En mayo de este año viajó hasta Tegucigalpa para encabezar un congreso de entrenadores organizado por la máxima institución del fútbol de ese país. Ahí se encontró con Jorge Jimenez, el DT interino de Honduras con el que se enfrentará en el amistoso de este martes que se disputará en Temuco. También se cruzará con Maynor Figueroa y Emilio Izaguirre, dos que llevó hasta Sudáfrica.

Aunque quizás no sea la última vez que se encuentren, pues el técnico ya adelantó dos hechos: que volverá a dirigir a Honduras algún día y que tras su jubilación partirá a Centroamérica. "Me gustaría pensionarme para vivir mi retiro en La Ceiba. Estar con mi gente, ir a la playa viendo a los niños crecer. Es un sitio que tiene un encanto especial y tengo buenos amigos ahí", apuntó a Diario Diez el 2016. Y tal vez la fecha se acerca.