COLO COLO

Las claves del juego de Mario Salas que favorecerían a Paredes

La llegada del DT, quien posee un marcado perfil ofensivo, aumentaría las chances de conversión del zurdo, aunque la exigencia en la fase defensiva sería suprema.

Esteban Paredes actuó sin dobleces y dejó bien claro a quien prefiere como nuevo entrenador de Colo Colo. El capitán albo aseguró que su candidato favorito es Mario Salas, aumentando los comentarios sobre la inminente llegada al Monumental del DT de Sporting Cristal, en Perú. 

Está claro que el ariete quiere al chileno dirigiendo al plantel popular en 2019. "Es normal que a Salas lo quieran por su juego ofensivo, pero hay que esperar definiciones. Es primordial tener técnico antes de Navidad", manifestó Paredes, abriendo de paso la incógnita en torno a cómo la presencia del entrenador puede generar incidencia en su labor ofensiva.

Ataque masivo

Los equipos dirigidos por Salas intentan llevar a cabo un modelo de juego caracterizado por un alto volumen en ataque. El DT chileno dispone tres hombres en ataque (dos punteros y un centrodelantero), el desdoblamiento de un lateral de acuerdo a la gestación de la jugada y el apoyo ofensivo de dos de los tres volantes que actúan en la mitad de la cancha.

En total, el estratega procura llegar a situación de ataque con seis hombres, lo que puede acrecentar las chances de conversión de Paredes. Aunque el énfasis no está focalizado solo en lo cuantitativo, ya que el hombre que actúa por el centro de la línea ofensiva, como es el caso del capitán colocolino, tiene por misión finiquitar las elaboraciones en ataque. Por lo tanto, el nuevo diseño lo consideraría como eje de cada construcción con el balón. 

Juego directo

Salas intenta que sus dirigidos vayan en forma permanente al ataque, incluso asumiendo riesgos en las tareas defensivas. Busca unir las tres líneas de sus equipos a través del balón, aunque sin descartar el pelotazo, pero los minutos de posesión están direccionados a dejar un hombre en situación de gol. No hay toque solo por tener la pelota, su idea es generar combinaciones con avance y llegar al arco rival.

En este contexto, Paredes también se vería beneficiado. El zurdo posee grandes atributos técnicos para intervenir en la gestación de juego, pero lo suyo es hacer goles y actúa en consecuencia. Siempre está alerta en el área y maniobra sin demoras para sorprender. Que el balón le llegue recurrentemente sin duda que puede elevar su prestación ofensiva, pues los elencos de Salas van hacia adelante en forma permanente.

Presión constante

En todo esto, no obstante, surge un aspecto que pudiera poner en entredicho los beneficios a Paredes que brindaría el nuevo contexto táctico: la alta exigencia física que demanda el modelo de juego del posible DT albo. En su esquema, el centrodelantero es el primer defensa al no tener o perder la pelota.

La exigencia es irrenunciable, puesto que sostiene la estructura de recuperación pronta del balón para jugar en campo contrario y atacar reiteradamente. No hay tiempo para irse del partido durante la fase defensiva, la activación debe ser inmediata y así disminuir los riesgos que implica desplegar un alto contingente en ataque. Es un fútbol sin pausas, que a los 38 años demandará un exigencia suprema al capitán de Colo Colo.