Competición
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Ligue 1
  • Premier League
  • Serie A

COPA LIBERTADORES

El balance futbolístico en la U de cara al debut contra Melgar

Los azules exhibieron en la pretemporada un once casi íntegramente nuevo y cada presentación arrojó luces de cómo el cuadro de Kudelka llegará al duelo en Perú.

Se acabo la espera y finalmente Universidad de Chile, durante la próxima semana, debutará en la Copa Libertadores, contra Melgar de Arequipa en Perú, por el partido de ida en la fase previa a la etapa de grupos. En la preparación, los azules disputaron tres encuentros con público en las tribunas, sumando triunfos ante La Serena y Universitario de Lima y una derrota contra Cobreloa, en Calama.

Al margen del traspié sufrido frente a los loínos, la escuadra dirigida por Frank Kudelka proyecta una buena imagen hacia el inicio del certamen. El equipo universitario dio muestras cabales de un funcionamiento correcto, que puede ir en aumento, bajo la idea pregonada por el DT argentino: fútbol a ras de piso desde la última línea, verticalidad en el trato del balón, ataque por las puntas y presión inmediata y adelantada para rehacerse pronto de la pelota.

Anhelada seguridad defensiva

En 2019, la principal novedad en la defensa de la U es la presencia de una nueva dupla de zagueros centrales. Kudelka incorporó a Lucas Aveldaño y Sergio Vittor y, como se presagiaba, les entregó inmediatamente la titularidad, con buenas respuestas de los argentinos: por estatura se imponen en el juego aéreo, son eficientes en los duelos mano a mano y con la pelota resuelven simple.

Los laterales seguirán siendo Matías Rodríguez y Jean Beausejour. El primero ha dado indicios de una recuperación futbolística, con apariciones peligrosas en el ataque y mayor eficacia en el control defensivo de su zona. El zurdo, en tanto, se mantiene vigente en lo suyo, con un ir y venir permanente, transformándose en un jugador influyente por la banda izquierda.

Los niveles individuales se ha conjuntando en una interesante sinergia defensiva. Hoy, el equipo luce más seguro en retaguardia, con movimientos articulados de la última línea según la ubicación del balón. Además con respuestas eficaces ante la exigencia del DT azul en orden a respaldar la presión colectiva en campo contrario, dejando amplios espacios y tornándose potencialmente vulnerable al contraataque. 

Mediocampo ideal

Fue el gran deseo del entrenador argentino durante el semestre pasado, pero al final se resignó y no insistió en organizar el mediocampo con un '6' y dos volantes interiores. La U terminó jugando con una línea de cuatro hombres en la mitad de la cancha, pero eso ya no corre más y ahora los azules juegan con el subesquema distintivo de Kudelka.

El mediocampista central es Rafael Caroca, quien da muestras de extender el buen nivel con que cerró el 2018. Aunque ahora el panorama es distinto para el jugador surgido en Colo Colo: debe asumir la conexión en el inicio del juego a ras de piso en interacción con la defensa y ya no tendrá a David Pizarro para que realice ese trabajo. Va cumpliendo con la tarea, pero su fuerte sigue siendo la recuperación del balón.

Lo mejor hasta ahora en el balance general del nuevo equipo han sido Jimmy Martínez y Nicolás Oroz. El chileno posee gran potencial (es claro con la pelota, posee habilidad y buen tiro de distancia) y calza justo para actuar como interior derecho. Con Oroz sucede lo mismo, pues no es '10' ni tampoco '6. Por lo tanto, la labor mixta se adecua a lo que puede entregar en la cancha: habilidad con la zurda, habilitaciones a larga distancia y movilidad para recibir libre. Puede dar mucho más todavía.

Parra lidera el ataque

Si nada extraño sucede, los tres atacantes contra Melgar serán Sebastián Ubilla, Ángelo Henríquez y Pablo Parra. El tridente se ha vista afiatado, con buenas interrelaciones en el juego con el balón y los acompañamientos correctos cuando el que desnivela y envía el centro es precisamente uno de los delanteros.  

Ubilla sorprendió con goles en sus primeros minutos de acción durante la pretemporada y, por  momentos, genera peligro en sus avances por la punta. Ha exhibido sincronización con Rodríguez en cada pasada al ataque del lateral derecho, combinando con el argentino o liberando espacios para dejarle la vía expedita.

En la otra punta, Parra ha sido el mejor de los delanteros. El ex hombre de Cobreloa desborda y llega a línea de fondo o en su defecto enfrenta mano a mano al marcador, intentando ir hacia el área a través del dribling. Cuando no, se interna en la cancha y asiste con precisión a quienes atacan las espaldas de los zagueros rivales. Hasta el momento, no ha sentido el cambio al llegar desde el fútbol de la Primera B.

El aporte de Henríquez ha transitado más en el plano colectivo que en una dimensión individual. El ariete se ha sumado al funcionamiento con un manejo simple del balón, mediante recepciones de espalda al arco rival y devoluciones precisas, También con movilidad permanente en busca de espacios y liderando la presión sobre la salida de los oponentes. Si no se recupera de la lesión muscular que padece, el reemplazante sería Matías Campos López o Leandro Benegas.