ENTREVISTA AS

El radical giro de un ex albo: en 10 días debutó en Primera y anotó en la Sudamericana

Víctor González (25), quien no logró formar parte del primer equipo de Colo Colo en su momento, fichó por Coquimbo Unido esta temporada.

El radical giro de un ex albo: en 10 días debutó en Primera y anotó en la Sudamericana
HERNAN CONTRERAS/PHOTOSPORT

La carrera de Victor González (25) no ha sido fácil. Pese a que se formó en Colo Colo, el central no tuvo chances de integrar el equipo de honor y, por tal factor, debió batallar en Segunda y en la B, donde lidió con escenarios sumamente precarios. Ahora, sin embargo, su vida tomó un giro radical: en 10 días debutó en la Primera División con Coquimbo Unido y anotó un gol en la Copa Sudamericana, ante Aragua

El defensor calameño desembarcó en el Puerto Pirata y de inmediato se ganó la confianza del técnico Germán Corengia para ocupar un lugar en la zaga. "Hice una muy buena pretemporada y he rendido”, señala el ex Deportes Valdivia y San Antonio Unido, que en el Cacique creció, por ejemplo, junto a Bryan Rabello, Ariel Martínez y Luca Pontigo.

- ¿Cómo toma debutar en Primera a esta altura de su vida?
-  En un buen momento. Me sentía preparado y confiado de poder estar a la altura de jugar en Coquimbo. A los 25 años creo que ya tengo bastantes partidos en el cuerpo en la Primera B. El año pasado tuve la opción de jugar en Primera, me querían bastantes equipos, pero no se dio mi salida de Valdivia. Este año, libre, se pudo dar. Es un lindo desafío en un lindo club. 

- ¿Qué equipos lo querían?
- Curicó Unido, Unión La Calera y Unión Española, pero no se da porque no lograron acordar con Valdivia. En ese momento yo tenía contrato vigente y Valdivia, en ningún caso, aceptaba un préstamo o una compra. Tuve que esperar un año para quedar libre y así salir del club.

- También se estrenó en copas internacionales, y anotando…
- Estoy feliz. Es bonito debutar y hacer un gol. Más para mí, que recién había llegado a Primera. Pero más allá del gol, estoy contento por cómo se jugó, por el resultado y porque pudimos mostrar lo que veníamos trabajando. Con Antofagasta, en el Campeonato Nacional, habíamos hecho un muy mal primer tiempo y, en ese sentido, este partido se acerca mucho más a lo que queremos, con el gran plantel que tenemos.

-Todo futbolista anhela llegar a Primera, y esto recién se le da a los 25… ¿En algún momento se desesperó?
- Cuando pasé por la Segunda División, en San Antonio Unido, no estaban todas las condiciones. Ni siquiera las mínimas para poder realizar nuestro trabajo. Y después me tocó llegar a Valdivia, que recién había subido y le estaban cobrando la cuota de incorporación para jugar en Primera B, así que no estaban firmes económicamente. La pasé mal, pero nunca me desesperé. Siempre fui escalando: de Segunda a Primera B. Tenía confianza, solo me había tocado dar la vuelta larga. Ahora llegó el momento y me siento preparado para estar en Primera. 

- ¿Cómo evalúa su paso por Colo Colo?
- Fue bastante bueno, estuve cinco años y jugué en todas las categorías. En la Segunda Profesional siempre fui titular.

- Pero no pudo llegar al primer equipo…
- Creo que justo me tocó el periodo malo, que cambiaban de técnico casi cada seis meses. Y cada entrenador llevaba sus jugadores, entonces se hizo muy difícil. Y cuando asumió Héctor Tapia, él prefirió los jugadores de la categoría 95-96, más que mi serie, la 94. Así que tuve que salir de ahí. 

- ¿Apuesta por una revancha en Colo Colo?
- No lo tomaría como una revancha, pero me gustaría. Por muchos años fue mi casa, viví en la Casa Alba, le tengo mucho cariño al club porque me formó. Pero con calma, lo primero es hacer bien las cosas en Coquimbo.

- ¿Cómo es compartir camarín con Mauricio Pinilla?
- Siempre es bueno compartir con jugadores como él, que tienen tanto recorrido. Me ha dado harto consejos y, obviamente, son bien tomados. Él jugó harto tiempo en Italia y lo marcaron grandes defensas, así que cuando me corrige lo tomo de buena manera.

- ¿Para qué está Coquimbo en el 2020?
- Tenemos Torneo Nacional, Copa Chile y Sudamericana, y vamos por los tres. Son los objetivos que nos planteamos desde un principio.

- ¿Qué sintió tras los incidentes en el Coquimbo-Audax?
- Me preocupé porque mi madre estaba en el estadio. Uno espera que no le pase nada. Después vi llorar a los hijos de mis compañeros en el camarín y fue feo. Cuando llegué a mi casa, mi mamá lloraba y tiritaba. Estaba preocupada por mí. Entonces, eso es lo que la gente no ve.