AS MEMORIA

Inglaterra 66: el primer Mundial en la gran historia de Elías Figueroa

Con solo 19 años, uno de los mejores futbolistas chilenos de la historia disputó los tres encuentros de la Roja: "Se notó que iba a ser un jugador distinto".

Inglaterra 66: el primer Mundial en la gran historia de Elías Figueroa
Web

El paso de la Roja por la Copa del Mundo de 1966 en Inglaterra, luego de la brillante participación chilena en casa con el tercer lugar en 1962, no dejó recuerdos fulgurantes. La escuadra dirigida por Luis Álamos cayó ante Italia y Unión Soviética y el punto obtenido contra Corea del Norte no le permitió aspirar a la clasificación, en el torneo que pondrá nuevamente en escena el CDF.

Pero, de todas maneras, durante el certamen ocurrió un hecho de gran significado para el país. Con solo 19 años, debutó en un Mundial con la camiseta de la selección Elías Figueroa, uno de los mejores jugadores en la historia del fútbol chileno. 

El entonces zaguero de Santiago Wanderers disputó los tres encuentros en Inglaterra. Formó pareja de centrales en el eje de la defensa con Humberto 'Chita' Cruz, tomando el relevo de la eficaz dupla de la Copa del Mundo anterior, conformada por Raúl Sánchez y Carlos 'Pluto' Contreras. 

"No cumplimos las expectativas"

La buena participación de Figueroa en el certamen ratificó las expectativas que existían a nivel local en torno a la proyección internacional de su carrera. Después del Mundial, el chileno se sumó a Peñarol de Montevideo, cuadro campeón de la Copa Libertadores y uno de los equipos más poderoso del continente, iniciando un recorrido que lo llevó a ser elegido el mejor jugador de América.

"Obviamente que el balance fue negativo. No cumplimos las expectativas que nos habíamos trazado. Uno de los errores nuestros fue haber mirado en menos a Corea del Norte", comentaría Figueroa años después del torneo, haciendo memoria de la actuación colectiva por debajo de lo esperado.

Jugador superdotado

'Chita' Cruz, por su parte, tiene vívido aún el recuerdo de haber compartido la zaga con el entonces juvenil defensa central. "Elías ya mostraba su calidad. Después, cuando se fue a Uruguay, aprendió una barbaridad. También en Brasil ya se convirtió en un jugador superdotado. Antes, estando en La Calera, se notó que iba a ser un jugador distinto, en la selección joven de la época fue lo mismo y al final en la adulta no había ninguna duda", manifiesta Cruz a AS Chile.

"Recuerdo que ya casi al término del partido, en un despeje en que Elías estaba solo, va y cabecea y no que le queda la pelota justo a un coreano. De sobrepique le pegó un 'pencazo' a Juanito Olivares y lo dejó parado de como 20 metros", cuenta Cruz.

"Después de esa jugada, lo mandé a comprar huevos a París y Londres. Le dije '¿Qué te he dicho yo? Cuando viene una pelota así y estas urgido, el rechazo tiene que ir para el costado'. Era mejor despejar hacia el costado que frontal. El coreano la agarró de un sobrepique que patea 100 veces y no lo hace. Pero Elías ya mostraba que iba a ser un crack", agrega, por último, el ex zaguero.