COLO COLO

El desgastado 'jefe' de Colo Colo

Juan Manuel Insaurralde es el que entrega más órdenes en la cancha. Pero también es el que más sufre con el cansancio. Ante Wanderers, incluso, fue reemplazado.

El desgastado 'jefe' de Colo Colo
AS

Mientras Esteban Paredes festejaba el primer gol de Colo Colo ante Santiago Wanderers, Juan Manuel Insarraulde le reprochaba a Brayan Cortés un error previo. Sin el ruido del público (el Monumental tenía una capacidad máxima de 324 personas, como medida sanitaria), la voz de argentino se hizo notar en varias ocasiones. El ex Boca Juniors es uno de los principales líderes en la cancha, pero también es uno de los que evidenció mayor cansancio.

El ‘jefe’ Insaurralde levantó la mano derecha en diversos momentos del encuentro. Intentaba ordenar al equipo con instrucciones a los mediocampistas y laterales. Matías Zaldivia seguía esa línea. Los dos jugadores, quienes también negociaron con Blanco y Negro el frustrado acuerdo de abril, imponen respeto entre sus compañeros.

Insaurralde también traslada ese peso hacia la acción opuesta. Cuando Leonardo Valencia desperdició una ocasión clara en el arco de Santiago Wanderers, el argentino fue el primero en llegar a darle ánimo. Minutos más tarde, después de una atajada, el central aplaudió eufóricamente a Cortés.

Sin embargo, la energía del futbolista parece ser insuficiente. En varias ocasiones del partido, Insaurralde se llevó las manos a la rodilla. Cuando Colo Colo debía salir, él pedía calma. Su rostro reflejaba agotamiento. La peor imagen fue después de un córner a favor del cuadro albo: el jugador tardó bastante en volver a su sector.

Los goles de Santiago Wanderers, además, llegaron tras error de los centrales. A tal punto que cerca del final, cuando faltaban diez minutos, Gualberto Jara optó por sacarlo. Julio Barroso ingresó a la cancha. “Vamos a ir dosificando y rotando jugadores, y hoy tuvimos que hacer estos cambios”, explicó el entrenador.

La paralización de cinco meses golpeó fuerte a los futbolistas de Colo Colo, quienes estuvieron más de tres meses sin contacto oficial con el cuerpo técnico. Y uno de los casos más afectados fue justamente el de Juan Manuel Insaurralde, el jefe de Macul.