FÚTBOL CHILENO

El inesperado bajón que golpea a Curicó en la vuelta del receso

Los albirrojos compartían la punta con la UC y La Calera, pero hoy suman tres derrotas y la múltiples variantes del DT Larcamón no han dado con la solución.

El inesperado bajón que golpea a Curicó en la vuelta del receso
FELIPE ZANCA/PHOTOSPORT

Mal le ha ido a Curicó en el regreso de la competencia. El cuadro albirrojo acumula tres derrotas, luego de la larga detención por la pandemia del coronavirus, y paulatinamente ha ido perdiendo lugares en el Campeonato Nacional. Hoy es el único equipo sin sumar puntos desde la vuelta de la actividad desde el último fin de semana de agosto. 

Un evidente contrapunto con el estado de forma futbolística que exhibía antes de que el fútbol nacional se paralizará, a mediados de marzo. Entonces, y con un partido menos, Curicó ocupaba la tercera posición, con 16 unidades. Una cantidad de puntos similar a la del líder Universidad Católica y al escolta La Calera, pero con la diferencia de gol más baja del trío en la punta del torneo. 

Traspié en el regreso

El reestreno no fue el esperado para los albirrojos. Por el duelo pendiente de la octava fecha cayeron como locales frente a La Calera. Fue un partido parejo en línea generales, desequilibrado por el cuadro cementero, a raíz de un penal por una mano involuntaria de José 'Pepe' Rojas y un cabezazo casi agónico de Christian Vilches ante una salida fallida del arquero Paulo Garcés.

Ese domingo 30 de agosto en el Estadio La Granja, el DT Nicolás Larcamón organizó al equipo con una línea de tres centrales (Ormazábal, Bechthold y Pepe Rojas), dos carrilleros (Oyarzo y Buss), un trío de volantes conformado por Cortés, Godoy y Espinoza y la dupla de ataque de Cavalleri y Vera. No fue sorpresa, pues uno de los ragos del técnico argentino es la flexibilidad posicional, pero el esquema no le permitió controlar las individualidades visitantes.

Fatalidades en Valparaíso

Contra Wanderers (2-0 en contra) dos hechos clave también marcaron el trámite del encuentro. Tras un comienzo veloz y con gran profundidad de juego en ofensiva, el local estructuró el marcador final cuando recién se cumplían 7 minutos. A larga, dos claras ocasiones desperdiciadas por Vera y Castro y el error arbitral de anular la expulsión del caturro Rotondi (intervino el VAR al margen del reglamento) también condenaron a los albirrojos. 

Intentando retormar el buen nivel, Larcamón nuevamente "movió" el equipo en el Elías Figueroa. Volvió a disponer de una línea de cuatro defensas, mantuvo a los tres volantes y el frente de ataque lo ocuparon Castro, Vera y Cavalleri. Sin embargo, el retorno a la estructura posicional más empleada hasta el momento tampoco surtió el efecto anhelado.

Día negro

La presentación ante Cobresal sin duda que ha sido lo más bajo realizado por Curicó en este corto ciclo de tres partidos. En El Salvador, la escuadra visitante fue superada completamente y el 4-0 final así lo indicó. Buscando salidas al complejo escenario, el DT innovó en la formación y no en el sistema de juego. 

El colombiano Urrego sustituyó a Pepe Rojas y Ormazábal volvió como lateral derecho. Eso en el sector defensivo, mientras que el bloque de ataque también experimentó modificaciones. Ingresaron Oyarzo y Sebastián Jaime, en los puestos de mediocampista ofensivo y extremo. Sin embargo, Curicó terminó en la cancha con dos centrodelanteros (Vera y Harding) en busca de una consistencia ofensiva que, a la postre, no se concretó.