Colo Colo

La traumática ruta que llevó a Colo Colo al duelo por la permanencia

Tres técnicos en un año, problemas entre directivos y jugadores y bajo nivel de los refuerzos, son algunos de los problemas que azotaron al Cacique.

Hasta que lo impensado sucedió. Colo Colo extendió su agonía hasta el último momento y deberá apelar a la instancia final para quedarse en la Primera División. El partido por la permanencia ante Universidad de Concepción será, quizá, el más importante en la historia del 'Cacique', desde la final de la Copa Libertadores 1991.

Pero todas las penurias del máximo campeón del fútbol nacional no son casualidad. El momento actual está respaldado por una serie de malas decisiones en el ámbito dirigencial, una alta rotación de técnicos, además de un paupérrimo nivel futbolístico, que ya se arrastra hace varios meses. 

La salida de Salas y el "interinato" de Jara

El 25 de febrero de 2020 se acabó el ciclo de Mario Salas en el cuadro albo. Blanco y Negro decidió cesar al 'Comandante', luego de un año y dos meses en los que apenas consiguió una Copa Chile. Cuatro derrotas al hilo en el Campeonato Nacional 2020 colmaron la paciencia de la directiva y, así, se daba inicio a un nuevo proceso, uno que lideró Gualberto Jara.

El paraguayo comenzó como técnico interino, pero finalmente y, pese a la seguidilla de malos resultados que también afectaron su curso en el 'Popular', se terminó quedando más de lo esperado: su salida se produjo recién a inicios de octubre del año pasado. El equipo resintió el parón por la pandemia y, tras ella, se acrecentaron los problemas futbolísticos. La concesionaria presidida por Aníbal Mosa decidió despedirlo y quitarle también sus labores en las divisiones menores. Jara acusó sentirse "defraudado".

Problemas entre jugadores y la directiva

La pandemia perjudicó no solo el nivel de varios jugadores albos, sino que también estropeó las relaciones de estos con los dirigentes. En abril de 2020, los líderes del camarín de Colo Colo anunciaron la presentación de una denuncia a la Inspección del Trabajo, tras no llegar a acuerdo en torno a una adecuación de los sueldos por la inactividad generada por el Covid-19.

Desde Blanco y Negro esperaban que a partir de ese mismo mes se hiciera efectiva la Ley de Protección del Empleo. Los jugadores, por su parte, alegaban que se habían mantenido trabajando en sus casas, cumpliendo las pautas de actividad enviadas por el cuerpo técnico del 'Popular'. Otra arista que solo aumentó la tensión en la interna.

Quinteros no logró dar solución

El arribo del ex DT de Universidad Católica en el mes de octubre tampoco dio remedio a los problemas que el 'Cacique' tenía en la cancha. Recién en los últimos encuentros el equipo encontró una solidez defensiva, propiciada por la llegada del central uruguayo Maximiliano Falcón, pero continuó con dificultades en la generación de juego y también en la concreción.

Lo cierto es que Colo Colo nunca levantó. No lo hizo, como sí ocurrió con la llegada de Miguel Ponce a Deportes La Serena, como sí pasó con Dalcio Giovagnoli en O'Higgins, o como sí sucedió con José Luis Sierra en Palestino. A la vista de sus hinchas, el 'Popular' no encontró una mejora sustancial. Por algo se paseó por la zona baja de la tabla durante toda la temporada.

Los refuerzos no estuvieron a la altura

Colo Colo apostó a una mixtura de fichajes experimentados y otros más jóvenes, pero solo dos dieron los réditos esperados. El más destacado fue, sin dudas, Falcón. El defensor proveniente de Rentistas de Uruguay afirmó una zaga débil, y junto a Julio Barroso ayudó a que durante el último tramo del campeonato al 'Cacique' le convirtieran poco. De hecho, en los últimos ocho cotejos por el Torneo Nacional, los albos apenas recibieron cuatro anotaciones.

Luego, las lesiones y la búsqueda de alternativas llevó a Quinteros a probar a Pablo Solari, delantero argentino de 19 años proveniente de Talleres de Córdoba que se adueñó de la banda derecha en los últimos partidos, y que mostró personalidad para ser titular en Macul. ¿El resto? Todos al debe.

A inicios de año llegaron Matías Fernández, Nicolás Blandi, Miguel Pinto, Leo Valencia y César Fuentes. Solo este último fue titular. Mientras que a mediados de temporada los arribos de Ignacio Jara y Jorge Valdivia poco aportaron. El ex hombre de Goiás tuvo destellos de buen juego y fue vital en el triunfo ante Unión La Calera, pero tampoco gozó de demasiados minutos. El 'Mago', en cambio, pasó más tiempo lesionado que a disposición de Quinteros. Los refuerzos en Pedrero no estuvieron a la altura de las circunstancias.