Entrevista AS

El DT español que aterriza en el fútbol chileno: "Mi equipo será sampaolista"

Kevin Vidaña (29) asumirá en Provincial Ranco. Es columnista de un diario hispano, escribió un libro sobre Xavi y el Barça, y participó de un congreso con Quique Setién y Monchi.

El DT español que aterriza en el fútbol chileno: "Mi equipo será sampaolista"

En la última temporada, Provincial Ranco se ilusionó con ascender a Segunda División. El conjunto milenario llegó hasta semifinales en la Tercera A, pero Deportes Limache acabó con el sueño. Por lo mismo, en el club sureño ahora buscan nuevos aires. En ese sentido, el primer paso está dado. Y con sorpresa: el español Kevin Vidaña, quien proviene del fútbol chino, se hará cargo del primer equipo. En el país asiático dirigió al Guizhou Fengyun, en la cuarta categoría, y el chileno Mauricio Martínez fue uno de sus pupilos.

Luego de que Ranco confirmara a Kevin Vidaña como DT, el celular del hispano estalló. "La afición ha sido una auténtica locura, una maravilla. Mi teléfono ha ardido de mensajes de apoyo. Miles. Animan, son fieles, lo viven con pasión, el fútbol es parte de sus vidas. En Europa no es así. Son mucho más fríos", reconoce el nacido en Granada, de 29 años, en diálogo con As Chile. "Me sorprendió (el respaldo). Eso hace que esté en la obligación de responder de la misma manera. Tengo una deuda con ellos por el cariño", complementa.

Su historia, eso sí, no guarda exclusiva relación con la dirección técnica. También asoma la pasión por escribir: hace tres años que Vidaña es columnista de Ideal, un periódico español. El fútbol, cómo no, es su tema, y lo ha explotado al máximo. Pero no solo en dicho medio. "Recién he acabado un libro que se llama 'El Barça con Xavi. Una filosofía de juego connatural'. Sale publicado a fines de abril o en mayo, y todas las ganancias irán para una investigación sobre el cáncer infantil", apunta el europeo, que en 2020 ingresó a la escuela de César Luis Menotti para obtener la licencia Conmebol.

- ¿Cómo surge la posibilidad de venir a Chile?
- Provincial Ranco es un club que está haciendo muy bien las cosas en los últimos años. Ha conseguido mucho éxito, y yo creo que eso se debe al conocimiento de la categoría y fuera de ella. El saber descubrir jugadores, entrenadores, y saber seleccionar. Daniel Olcina, un futbolista español que jugó en el Valencia y que es entrenador, le dio referencias mías a Ángelo Reckmann (presidente de Ranco), porque conoce mi trabajo, y decidieron llamarme. Lo otro es que Mauricio 'Piri' Martínez (que jugó en Ranco) siempre ha hablado bien de mí, y eso se corre de boca en boca.

- En el Guizhou Fengyun, usted pudo dirigir al delantero chileno Mauricio Martínez. Él, a fines del 2019, habló con AS y dijo que lo trataban como a una superestrella. ¿Qué puede decir al respecto?
- Pues que es verdad. El respeto, la veneración y el cariño eran máximos. En lo que es la afición, también. En Asia, los extranjeros son mirados con admiración. Si a eso le añades que 'Piri' juega muy bien al fútbol, y que era la estrella del equipo, la admiración es mucho mayor.

Kevin Vidaña junto a Mauricio 'Piri' Martínez en China.

- El fútbol es una materia obligatoria en los colegios de China. ¿Es atractivo para los alumnos o solo se dicta porque ha sido impuesto por el Gobierno? Se lo consulto porque tengo entendido que usted pudo hacer clases...
- El fútbol en China está creciendo ahora. Poco a poco. No es el deporte rey. Los niños cada vez se están aficionando más, pero no hay una afición como la de Sudamérica, la antítesis de lo que es Asia. En clases se les enseñaba lo más básico, ya que allí no hay cultura futbolística. Están empezando de cero. Lo más básico les parecía asombroso.

- ¿Chile le puede dar un salto de calidad?
- Siento que Chile es el sitio ideal para consolidarme e intentar ser entrenador profesional. Amo la cultura chilena. Me he enamorado de Chile por muchas razones. Primero, por 'Piri' Martínez, porque él me ha acercado a cómo sois los chilenos. Muy cariñosos, amables. Me ha presentado a su familia, amigos, y me han tratado con mucho cariño. También amo a Chile por Sampaoli y Bielsa. Soy discípulo de ambos, pero sobre todo de Sampaoli. Seguir los pasos de Sampaoli me entusiasma mucho. En Chile, esa idea resulta y gusta. Estoy enamorado de la U del 2011/12. Mi estilo de juego tiene mucho que ver con él. Ranco, mi equipo, va a ser sampaolista. Será un equipo que juegue sin miedo, que ataque constantemente, que siempre quiera la pelota, que muerda, que sea agresivo con y sin balón, que presione. La U de Sampaoli es el mejor equipo que he visto. Era kamikaze. No se preocupaba de dejar huecos atrás, sino que iban a muerte por la pelota y por conseguir las cosas. Iban ganando 4-0 y cogían la pelota para ir por cuatro goles más. Eso es lo que quiero vivir en Chile. Me considero un entrenador muy pasional.

- Antes también estaba el Colo Colo de Claudio Borghi...
- No tengo tanto conocimiento del Colo Colo de Borghi. Pero ahora que me lo dices, voy a investigar. A lo mejor me hago de Colo Colo (ríe).

- ¿Qué le llama la atención del medio chileno?
- Siempre he tenido en mente entrenar en Sudamérica. Incluso, antes de llegar a China. ¿Por qué? Porque allí todo es puro fútbol. Es una pasión increíble que no se ve en ningún otro sitio. Es inigualable. Los sudamericanos viven el fútbol como se debe vivir. Yo quería venir a la cuna de lo que es el fútbol puro. Yo creo que es de genética (ríe). En China, por ejemplo, ves un niño de dos años que golpea una pelota, y no sabe. Después vi a la hija del 'Piri' Martínez, también de dos años, que golpeaba la pelota y lo hacía como un futbolista. Es difícil encontrar un chileno que juegue mal al fútbol.

- ¿Algún técnico chileno que le guste por su forma de jugar?
- Tengo muy buenas referencias de Pato Almendra y Mario Salgado. Todo lo que yo sé de ellos es muy bueno. Son entrenadores que saben mucho del juego, que tienen mucha experiencia, y me consta que son buenas personas. ¿Manuel Pellegrini? Me parece un buen entrenador, pero no es de mis favoritos.

- En algún momento pudo ser parte de un congreso junto a Monchi y Quique Setién. ¿Qué tal fue la experiencia de compartir con esas personalidades del fútbol?
- Me ofrecieron ser conferenciante en ese congreso y hubo gente de primerísimo nivel como Quique Setién, ex entrenador del Barcelona, Jon Pascua, su preparador de arqueros, y Monchi, director deportivo del Sevilla. Para mí, fue un orgullo y un motivo de felicidad estar incluido entre ellos. Fue una experiencia inolvidable.

- A propósito de Setién. ¿Siente que desaprovechó a Arturo Vidal en el Barcelona?
- Uf... Jugó harto. Quique Setién se supone que tiene un estilo de juego que va en contra de lo que es Arturo Vidal, aunque él jugó todo con Pep Guardiola (Bayern Múnich). Pensaba que iba a jugar menos con Setién. Sobre si lo desaprovechó o no, a nivel colectivo, no lo sé. Pero jugó más de lo que yo pensaba. Se supone que Quique Setién debía apostar más por jugadores como Riqui Puig. Arthur tiene mejores cualidades que Arturo, en relación a la filosofía de Setién.

- Me comentó que había escrito un libro sobre Xavi y el Barcelona. ¿Planea hacerle llegar un ejemplar?
- Sí. Hablo con integrantes del cuerpo técnico de Xavi, y le haré llegar el libro a través de ellos. Veremos si eso da para hablar con él. Me encantaría. El libro ya está en el registro de propiedad. La editorial se está encargando de diseñar la portada, corregir, maquetear, etc.

- He leído que admira bastante a Johan Cruyff. ¿Qué hace que todo recaiga sobre la figura del holandés?
- Fíjate el hilo que hay entre Cruyff, Sampaoli y Bielsa. Recuerdo unas declaraciones de Cruyff que dijo que el Chile de Bielsa era el mejor equipo del mundo, porque generaba un montón de ocasiones y jugaba en ataque constantemente. Hay pequeños matices que diferencian a Cruyff, Sampaoli y Bielsa, pero la idea general es la misma: querer el balón a toda costa, presionar para recuperarlo, atacar constantemente, estar el menor tiempo sin la pelota, no esperar atrás. La filosofía de Sampaoli y Bielsa está muy influenciada por la metodología Barça, de la cual me considero un enamorado, y Johan Cruyff es padre de ella.

- ¿Cuáles son sus aspiraciones como entrenador?
- Me gustaría seguir entusiasmándome con proyectos. Me da igual la categoría. Entrenar en Primera División o Cuarta. Ahora con Ranco se me da un proyecto donde yo puedo ser feliz, llevar a cabo mi juego y empaparme también de una cultura nueva. No importa la división, sino cuánto entusiasmo me genera el proyecto. Quiero seguir manteniendo la llama.