CAMPEONATO NACIONAL

La ardua disputa que se inicia y puede favorecer a Colo Colo

Quinteros cuenta ya con los ansiados cuatro zagueros para las dos posiciones en el eje de la defensa. Ahora el DT tendrá que definir quiénes serán los titulares.

0

No ocultó su complacencia antes del duelo contra Palestino en el Monumental. "Por qué no pelear el título", dijo Gustavo Quinteros al referirse a la composición final del plantel para el 2021, tras la llegada del zaguero Emiliano Amor. El argentino-boliviano insistió en sumar otro central, pese al buen desempeño del juvenil Daniel Gutiérrez, y para el partido de este sábado cuenta con cuatro alternativas para dos posiciones, ya que a los mencionados Amor y Gutiérrez se agregan Maximiliano Falcón y Matías Zaldivia. 

La dupla de defensas la dará a conocer Quinteros solo minutos antes del pleito frente a los tricolores. Sin embargo, al margen de quienes actúen en Macul, queda claro que la lucha futbolística por convertirse en uno de los centrales está desatada. Recién se disputará la sexta fecha del Campeonato Nacional y, por lo tanto, lo que decida el DT atañe solo al duelo del sábado. La temporada es larga y cada uno de los aspirantes al puesto cuenta con atributos de juego para imponerse.

¿Titular seguro?

A priori, la impresión es que Falcón cuenta con mayores opciones para ser uno de los integrantes de la dupla de zagueros. Tras su llegada a mediados del 2020, cuando Colo Colo flaqueaba colectivamente y también en la última línea, se puso la camiseta y su aporte resultó indiscutido. Tanto, que Julio Barroso y Juan Insaurralde (Zaldivia estaba lesionado), alternaron solo como complemento del uruguayo.

El uruguayo es un central 'rompedor', sin temor a defender adelantado, la velocidad es uno de sus fuertes, así como también la disputa mano a mano contra los delanteros y, con el balón en los pies, resuelve con fluidez, sin complicarse. Le juega en contra cierto desorden posicional, por lo que necesita un acompañante más contenido, un zaguero 'sobrante' a modo de guía. Da la impresión de que solo si su desempeño disminuye, quedaría fuera de la titularidad en vista de lo que ha mostrado y de la ascendencia que posee en el plantel.

El tapado

Gutiérrez no aparecía en ninguna formación preliminar de Colo Colo antes de que comenzará el 2021. El ariqueño, de 18 años, entró de emergencia al equipo cuando los albos se quedaron sin centrales tras la expulsión de Falcón en la Supercopa y solo dejó la titularidad ante Ñublense (derrota por 5-1), partido en que los albos lamentaron 17 bajas tras la notificación de un caso de Covid en el plantel.

Ha formado dupla con César Fuentes, Felipe Campos, Zaldivia y ahora último con Falcón, siempre como central izquierdo, gracias a la ductilidad de su buena pierna zurda. Fue de menos a más, con algunas vacilaciones iniciales, pero se soltó mostrándose como un zaguero ágil, con capacidad de iniciar el juego desde atrás, eficiente en el uno contra uno y con un dominio posicional preciso. Con Amor recién llegado y Zaldivia saliendo de un castigo de tres fechas, Quinteros debería confirmarlo en la titularidad.

Hombre de experiencia

Zaldivia fue uno de los históricos de la etapa reciente del club que 'sobrevivió' al éxodo varios referentes a fines de la temporada 2020. El argentino se encontraba saliendo de una larga y complicada lesión en la rodilla, pero su continuidad fue ratificada en vista de la percepción en el club de que su ciclo aún no está terminado. Aunque no estaba contemplado que actuara tan de improviso, debió ingresar contra La Calera y se mantuvo en el equipo hasta su expulsión ante O'Higgins.

Cuando mejor anduvo fue en el triunfo frente a Cobresal. Se complementó a la perfección con Gutiérrez, con correctas acciones de presión y respaldo, y también de soporte a la presión en zona ofensiva ejecutada por el bloque de ataque. Al igual que Falcón, es un central 'rompedor', lo que lleva al equipo hacia adelante, pero también lo deja feble en los contraataques. En este minuto, aparenta ser más que todo una alternativa a la presencia del uruguayo en la titularidad, atendiendo también a que sufrió dos graves lesiones (antes se cortó el tendón de Aquiles) con el consiguiente daño que esto genera en el estado de forma de un futbolista.  

Grandote y cabeceador

Con la incorporación de Amor se cerraron los fichajes en Colo Colo y aunque en un momento el arribo pareció estar caído, finalmente el zaguero de 1.91 metros de estatura dejó Vélez Sarsfield para unirse a la disciplina comandada por Quinteros. El DT insistió hasta el último en su llegada y los directivos cumplieron con el requerimiento. Por lo mismo, antes de su estreno queda más que claro que el argentino contará con oportunidades para exhibir sus dotes de juego.

En plena etapa de negociaciones, las referencias en torno a sus rasgos futbolísticos fueron prístinas. Amor es un zaguero alto, con muy buen juego aéreo tanto en defensa como en ataque, no muy rápido debido a su estatura, pero con capacidad para imponerse en los duelos individuales por fortaleza física. Desde este punto de vista, y en función de su perfil de central más 'sobrante' que 'rompedor', encajaría como complemento de Falcón y Zaldivia.